Ir al contenido principal

El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio

Helen Levitt. Bronx, New York, hacia 1942

El territorio ya no se conforma con ser descrito sólo en términos biológicos y materiales. El territorio ha devenido el espacio de posibilidad de nuestra existencia, porque lo ocupamos físicamente, pero también porque lo habitamos en virtud de las significaciones que definen nuestra relación en comunidad. De allí que pueda hablarse de un espacio socialmente construido, es decir un espacio que pasa de ser considerado el contenedor de un grupo social para convertirse en otro más complejo que es el resultado de las decisiones y acciones de ese grupo a lo largo de su historia. Directa o indirectamente, los artistas visuales han contribuido con sus obras a reflexionar sobre esta acepción contemporánea del espacio, a partir de múltiples perspectivas que van desde la dimensión más íntima del individuo hasta la esfera más global de la sociedad.

En este tema se centra la exposición “El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio. Colección Per Amor a l’Art”, que propone a través de sus obras una aproximación a los modos en que es construido el espacio social. Se trata de un amplio conjunto de trabajos realizados en diversas técnicas y formatos por autores de distintas nacionalidades y momentos históricos, reunidos para este proyecto que se presenta en Bombas Gens. Centre d’Art.



La exposición se plantea un doble objetivo: por una parte, atiende a la posibilidad de visibilizar el espacio físico y social desde los intercambios que cotidianamente se producen en él. Por la otra, y en relación con lo anterior, propone un itinerario temático que deambula constantemente entre lo íntimo y lo colectivo.

A lo largo del recorrido los grupos de obras destacan la presencia de las relaciones humanas en el contexto de lo público; la visión más íntima del cuerpo donde este parece fundirse con el lugar que ocupa; y el conflicto que puede surgir entre la arquitectura y la memoria social. También se ofrece una acepción del espacio como registro o catálogo de su propio contenido; como un producto configurado por la tecnología y la industria; y como una experiencia formalizada por el lenguaje.

Para conducir este relato, el comisariado ha seleccionado los trabajos de importantes artistas como Bernd y Hilla Becher, Helen Levitt, Cartier-Bresson, Robert Frank, David Goldblatt, Luigi Ghirri, Victoria Civera, Elger Esser, Xavier Ribas, Francesca Woodman y Matt Mullican, entre muchos otros.

Se trata de la segunda presentación pública de la Colección Per Amor a l’Art que en esta oportunidad nos ofrece pautas visuales de gran interés para una reflexión acerca del territorio en que vivimos. Un territorio que en el contexto contemporáneo ha de ser asumido desde la complejidad que le aportan la tecnología y la información, así como desde las fronteras materiales y simbólicas tan cambiantes que intentan definirlo.

Autores participantes:
Lewis Baltz, Yto Barrada, Gabriele Basilico, Bernd y Hilla Becher, Bleda y Rosa, Iñaki Bonillas, Adrià Cañameras, Henri Cartier-Bresson, Óscar Carrasco, Vincenzo Castella, Victoria Civera, José Dávila, Elger Esser, Robert Frank, Hamish Fulton, Carlos Garaicoa, Luigi Ghirri, David Goldblatt, Paul Graham, José Guerrero, Takashi Hamaguchi, Raoul Hausmann, Lluís Hortalà, Sanja Iveković, André Kertész, Igor Kotelnikov, Manolo Laguillo, Helen Levitt, Richard Long, Paco Martí, Antoni Miralda, Matt Mullican, Antoni Muntadas, Óscar Muñoz, Timm Rautert, Xavier Ribas, Humberto Rivas, Thomas Ruff, Edward Ruscha, Arkady Shaikhet, Alfred Stieglitz, Valentín Vallhonrat, Francesca Woodman y Adolf Zerkowitz.

“El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio. Colección Per Amor a l’Art”. Bombas Gens. Centre d’Art. Desde el 14 de marzo de 2018 al 20 de enero de 2019. Prorrogada hasta el 10 de febrero. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: www.bombasgens.com

Comentarios

lo más visto

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…