Ir al contenido principal

El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio

Helen Levitt. Bronx, New York, hacia 1942

El territorio ya no se conforma con ser descrito sólo en términos biológicos y materiales. El territorio ha devenido el espacio de posibilidad de nuestra existencia, porque lo ocupamos físicamente, pero también porque lo habitamos en virtud de las significaciones que definen nuestra relación en comunidad. De allí que pueda hablarse de un espacio socialmente construido, es decir un espacio que pasa de ser considerado el contenedor de un grupo social para convertirse en otro más complejo que es el resultado de las decisiones y acciones de ese grupo a lo largo de su historia. Directa o indirectamente, los artistas visuales han contribuido con sus obras a reflexionar sobre esta acepción contemporánea del espacio, a partir de múltiples perspectivas que van desde la dimensión más íntima del individuo hasta la esfera más global de la sociedad.

En este tema se centra la exposición “El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio. Colección Per Amor a l’Art”, que propone a través de sus obras una aproximación a los modos en que es construido el espacio social. Se trata de un amplio conjunto de trabajos realizados en diversas técnicas y formatos por autores de distintas nacionalidades y momentos históricos, reunidos para este proyecto que se presenta en Bombas Gens. Centre d’Art.



La exposición se plantea un doble objetivo: por una parte, atiende a la posibilidad de visibilizar el espacio físico y social desde los intercambios que cotidianamente se producen en él. Por la otra, y en relación con lo anterior, propone un itinerario temático que deambula constantemente entre lo íntimo y lo colectivo.

A lo largo del recorrido los grupos de obras destacan la presencia de las relaciones humanas en el contexto de lo público; la visión más íntima del cuerpo donde este parece fundirse con el lugar que ocupa; y el conflicto que puede surgir entre la arquitectura y la memoria social. También se ofrece una acepción del espacio como registro o catálogo de su propio contenido; como un producto configurado por la tecnología y la industria; y como una experiencia formalizada por el lenguaje.

Para conducir este relato, el comisariado ha seleccionado los trabajos de importantes artistas como Bernd y Hilla Becher, Helen Levitt, Cartier-Bresson, Robert Frank, David Goldblatt, Luigi Ghirri, Victoria Civera, Elger Esser, Xavier Ribas, Francesca Woodman y Matt Mullican, entre muchos otros.

Se trata de la segunda presentación pública de la Colección Per Amor a l’Art que en esta oportunidad nos ofrece pautas visuales de gran interés para una reflexión acerca del territorio en que vivimos. Un territorio que en el contexto contemporáneo ha de ser asumido desde la complejidad que le aportan la tecnología y la información, así como desde las fronteras materiales y simbólicas tan cambiantes que intentan definirlo.

Autores participantes:
Lewis Baltz, Yto Barrada, Gabriele Basilico, Bernd y Hilla Becher, Bleda y Rosa, Iñaki Bonillas, Adrià Cañameras, Henri Cartier-Bresson, Óscar Carrasco, Vincenzo Castella, Victoria Civera, José Dávila, Elger Esser, Robert Frank, Hamish Fulton, Carlos Garaicoa, Luigi Ghirri, David Goldblatt, Paul Graham, José Guerrero, Takashi Hamaguchi, Raoul Hausmann, Lluís Hortalà, Sanja Iveković, André Kertész, Igor Kotelnikov, Manolo Laguillo, Helen Levitt, Richard Long, Paco Martí, Antoni Miralda, Matt Mullican, Antoni Muntadas, Óscar Muñoz, Timm Rautert, Xavier Ribas, Humberto Rivas, Thomas Ruff, Edward Ruscha, Arkady Shaikhet, Alfred Stieglitz, Valentín Vallhonrat, Francesca Woodman y Adolf Zerkowitz.

“El pulso del cuerpo. Usos y representaciones del espacio. Colección Per Amor a l’Art”. Bombas Gens. Centre d’Art. Desde el 14 de marzo de 2018 al 20 de enero de 2019. Prorrogada hasta el 10 de febrero. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: www.bombasgens.com

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Lettera 22

En esa especie de autobiografía intelectual que es Menos que uno, Joseph Brodsky refiere lo que le motivó a escribir en inglés. Era el verano de 1977 y ya habían pasado cinco años desde el inicio de su exilio estadounidense.

Además de dedicarse a hacer ensayos, traducciones y algún poema en su nueva lengua, el propósito principal del poeta ruso era aproximarse a quien consideraba la mente más privilegiada del siglo XX: Wystan Hugh Auden.

Sin embargo, y este es el detalle que ahora nos interesa, para confirmar su determinación Brodsky se fue hasta una tienda en la sexta avenida de Nueva York y una vez allí se compró una Lettera 22.


La Lettera 22 era una máquina de escribir portátil fabricada por la empresa italiana Olivetti. Fue diseñada por Marcello Nizzoli en 1949, un laureado diseñador y arquitecto, quien también creó otros objetos célebres como la máquina de coser Mirella para Necchi.

La principal promesa de la Lettera 22 era su portabilidad y en aquella época tal cualidad se expr…

Anzo. Aislamientos

En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente.

En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor económico se centró en el fomento del turismo. Esto implicó una cierta apertura por parte de la dictadura que fue aprovechada por Estampa Popular para filtrar su arte de crítica social. Tal cuestionamiento se orientó también al papel que las mejoras económicas tuvieron en la aparición de un sector industrial, empresarial y de servicios hasta entonces inédito.


Estos últimos aspectos, en especial su deriva tecnológica, fueron de gran interés para Anzo, quien mediante un hábil manejo de los recursos del pop art pud…