Ir al contenido principal

Fotografía japonesa en torno a Provoke


Takuma Nakahira. De la serie Circulación: fecha, lugar, eventos, 1971

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo

Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposición The Eyes of Ten, donde participaron Toyoko Tokiwa y otros fotógrafos que luego formaron la agencia Vivo (1959-1961). Emulando el trabajo de la agencia Magnum Photos, los fotógrafos de Vivo, entre quienes figuran Eikoh Hosoe, Shomei Tomatsu, Akira Sato y Akira Tanno, se propusieron hacer una fotografía crítica.

Yutaka Takanashi. Tokiotas, 1965

Lo subjetivo como crítica de la realidad 

Por fotografía crítica se entendían aquellas imágenes que se oponían a las convenciones del momento, dominadas sobre todo por la fotografía directa y objetiva. Para dar con ese nuevo lenguaje lo subjetivo fue incorporado como una opción válida para la comprensión de la realidad.

Así, lo real dejó de ser el registro de una serie de lugares y situaciones y se convirtió en una espacio experimental y subjetivo, tan concreto como abstracto.

Esta línea de investigación encontraba algunos parangones en los trabajos de Robert Frank, pero en el caso de los japoneses fue llevada mucho más lejos.

Tamiko Nishimura. De la serie Shikishima, 1969-1972

La presencia política del cuerpo 

La miembros de Provoke se propusieron estudiar la fotografía como un lenguaje, lo cual en el contexto del momento significaba profundizar en las relaciones entre el arte y la resistencia política. De este modo, además de la mirada y el pensamiento, la fotografía debía ser entendida como un acto que implicaba también el cuerpo.

Esto comportaba el convencimiento de que había una parte de la realidad que no podía ser asida solo por la mirada y las palabras. El cuerpo podía actuar como la evidencia de una existencia que afectaba al fotógrafo, que dejaba de ser solo un mero observador.

El testimonio de esta presencia corporal del fotógrafo estaba en el estilo are-bure-boke (grano, barrido, desenfoque) que dio fama a sus registros. Allí se puede establecer el principal aporte a la búsqueda de nuevas perspectivas para la fotografía, cuya influencia se puede detectar aún en la actualidad.

Shomei Tomatsu. Oh! Shinjuku, 1969

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Un interesante panorama de este período en la fotografía japonesa, con Provoke como eje conceptual, se puede apreciar en Bombas Gens Centre d’Art de Valencia.

En el centro ubicado en el barrio de Marxalenes, se ha reunido un amplio cuerpo de trabajo a cargo de artistas como Nobuyoshi Araki, Koji Enokura, Takashi Hamaguchi, Hiroshi Hamaya, Takuma Nakahira, Daido Moriyama, Tamiko Nishimura, Akira Sato, Yutaka Takanashi y Shomei Tomatsu, entre otros.

Las obras pertenecen casi todas a la colección Per Amor a l’Art y constituyen el acervo más importante de este tema en manos privadas a escala mundial. La selección es una gran oportunidad para conocer de cerca la fotografía japonesa más innovadora desde los años cincuenta hasta el presente.

“La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en torno a Provoke”. Del 22 de febrero de 2019 al 2 de febrero de 2020. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: bombasgens.com.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en el contexto de Provoke. La Fábrica, 2019. 192 páginas.

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Morton Feldman

Morton Feldman (Nueva York, 1926-1987) fue un compositor estadounidense de obras que destacan por sus delicadas y envolventes notas de extensa duración. Figura destacada de la música académica del siglo XX, es considerado un pionero de la llamada música indeterminada.

La influencia de John Cage y el círculo creativo de Nueva York Durante su infancia tomó clases de piano con Vera Maurina-Press. Luego estudió composición con Wallingford Riegger, uno de los primeros seguidores estadounidenses de Arnold Schoenberg, y con Stefan Wolpe, quien se había formado con los también músicos experimentales Franz Schreker y Anton Webern. En 1950, durante a una audición de una obra de Webern a cargo de la Filarmónica de Nueva York, conoció a John Cage, quien se convertiría en una de las influencias más importantes de su carrera. Gracias a Cage, pudo entrar en contacto con figuras de gran notoriedad en el mundo artístico de Nueva York, como Jackson Pollock, Robert Rauschenberg, Richard Lippold, Frank …

Manuel Quintana Castillo. Pintura topológica

A comienzos de los años noventa, Manuel Quintana Castillo elaboró una reflexión sobre el espacio pictórico a partir de una rama de la geometría conocida como topología, una disciplina cuyas aplicaciones buscan establecer modelos o estructuras para espacios inestables. La interpretación artística de este planteamiento por parte del artista venezolano, corresponde a la etapa en su trayectoria conocida como la pintura topológica. El resultado es una propuesta en la cual los signos, las caligrafías y las líneas atienden a una noción del espacio entendido como continuidad, en el que puedan convivir el azar y la racionalidad de las estructuras geométricas.

El propósito es reivindicar la superficie bidimensional y el espacio plano del cuadro, el cual ya no pretende ser ilusorio, sino real y concreto. De esta manera, la pintura deja de ser el reflejo o el instrumento comunicativo de otras realidades para convertirse en una realidad sustantiva y a la vez integrante de la totalidad del mundo, …