Ir al contenido principal

Fotografía japonesa en torno a Provoke


Takuma Nakahira. De la serie Circulación: fecha, lugar, eventos, 1971. Colección Per Amor a l'Art, Valencia

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama. La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo

Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposición The Eyes of Ten, donde participaron Toyoko Tokiwa y otros fotógrafos que luego formaron la agencia Vivo (1959-1961). Emulando el trabajo de la agencia Magnum Photos, los fotógrafos de Vivo, entre quienes figuran Eikoh Hosoe, Shomei Tomatsu, Akira Sato y Akira Tanno, se propusieron hacer una fotografía crítica.

Yutaka Takanashi. Tokiotas, 1965

Lo subjetivo como crítica de la realidad 

Por fotografía crítica se entendían aquellas imágenes que se oponían a las convenciones del momento, dominadas sobre todo por la fotografía directa y objetiva. Para dar con ese nuevo lenguaje lo subjetivo fue incorporado como una opción válida para la comprensión de la realidad.

Así, lo real dejó de ser el registro de una serie de lugares y situaciones y se convirtió en una espacio experimental y subjetivo, tan concreto como abstracto.

Esta línea de investigación encontraba algunos parangones en los trabajos de Robert Frank, pero en el caso de los japoneses fue llevada mucho más lejos.

Tamiko Nishimura. De la serie Shikishima, 1969-1972

La presencia política del cuerpo 

La miembros de Provoke se propusieron estudiar la fotografía como un lenguaje, lo cual en el contexto del momento significaba profundizar en las relaciones entre el arte y la resistencia política. De este modo, además de la mirada y el pensamiento, la fotografía debía ser entendida como un acto que implicaba también el cuerpo.

Esto comportaba el convencimiento de que había una parte de la realidad que no podía ser asida solo por la mirada y las palabras. El cuerpo podía actuar como la evidencia de una existencia que afectaba al fotógrafo, que dejaba de ser solo un mero observador.

El testimonio de esta presencia corporal del fotógrafo estaba en el estilo are-bure-boke (grano, barrido, desenfoque) que dio fama a sus registros. Allí se puede establecer el principal aporte a la búsqueda de nuevas perspectivas para la fotografía, cuya influencia se puede detectar aún en la actualidad.

Shomei Tomatsu. Oh! Shinjuku, 1969

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Un interesante panorama de este período en la fotografía japonesa, con Provoke como eje conceptual, se puede apreciar en Bombas Gens Centre d’Art de Valencia.

En el centro ubicado en el barrio de Marxalenes, se ha reunido un amplio cuerpo de trabajo a cargo de artistas como Nobuyoshi Araki, Koji Enokura, Takashi Hamaguchi, Hiroshi Hamaya, Takuma Nakahira, Daido Moriyama, Tamiko Nishimura, Akira Sato, Yutaka Takanashi y Shomei Tomatsu, entre otros.

Las obras pertenecen casi todas a la colección Per Amor a l’Art y constituyen el acervo más importante de este tema en manos privadas a escala mundial. La selección es una gran oportunidad para conocer de cerca la fotografía japonesa más innovadora desde los años cincuenta hasta el presente.

“La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en torno a Provoke”. Del 22 de febrero de 2019 al 2 de febrero de 2020. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: bombasgens.com.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en el contexto de Provoke. La Fábrica, 2019. 192 páginas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr