Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2017

Las imágenes del poder

Alfred Weidinger. Bakary Yerima Bouba Alioum, Lamido de Maroua , Camerún El Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat (MuVIM) está presentando “Las imágenes del poder”, una muestra que a través de 54 fotografías, 25 pinturas, 18 monedas y un vídeo estudia la forma en que ha cambiado la construcción de la simbología asociada al poder. La exposición incorpora imágenes de monarcas africanos contemporáneos, nobles españoles, así como autoridades civiles valencianas del siglo XIX y XX. La propuesta se completa con dos retratos del general Francisco Franco y una exploración del concepto visual del poder a través de los medios de comunicación en la Valencia actual. Alfred Weidinger.  Quattara Sié Félix, Rey de Diébougou.  Bougouriba, Burkina Faso , 2012 La exposición está organizada en tres grupos. El primero, titulado “Los reyes de África”, se basa en una selección de fotografías de reyes y príncipes tribales de África realizadas por Alfred Weidinger (Schwa

Gabriel Moreno. La frágil belleza

En la Antigüedad clásica la belleza se asentaba en la representación del objeto a partir de la justa proporción y medida. Este sentido cobró un nuevo vigor en los tiempos del romanticismo, cuando la presencia afectiva de quien mira se convirtió también en un componente sustancial de lo que era considerado como bello. Será esta comparecencia de los sentimientos y pasiones del artista, aun con sus temores y desesperanza, la que incidirá en el desarrollo del gusto y la complicidad del espectador. Esta acepción romántica se manifiesta intermitente en la propuesta que Gabriel Moreno (Baena, 1973) presenta en la Galería Pepita Lumier bajo el título “La frágil belleza”. Allí, en un conjunto de dibujos, de mediano y gran formato, ejecutados con grafito, carboncillo y tinta sobre papel, el artista se consagra al estudio del retrato femenino. Las obras, que han sido realizadas recientemente, denotan una mirada que se ve doblegada ante el encanto de lo que el autor define como el objeto su

Anzo y la crítica del optimismo tecnológico

José Iranzo Almonacid, más conocido como Anzo, fue un artista valenciano con una obra notable forjada en la figuración pop de los setenta y encauzada hacia la crítica social de finales del franquismo. Su trabajo, principalmente en pintura, se nutre de toda la iconografía que la tecnología y la informática impregnaban en el nuevo espacio corporativo que irrumpe en la sociedad española durante aquellos años, y en el aislamiento que rodea al hombre en su deriva posmoderna. Anzo. Aislamiento 14 , 1968 En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente. En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor econó