Ir al contenido principal

Las imágenes del poder

Alfred Weidinger. Bakary Yerima Bouba Alioum, Lamido de Maroua, Camerún

El Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat (MuVIM) está presentando “Las imágenes del poder”, una muestra que a través de 54 fotografías, 25 pinturas, 18 monedas y un vídeo estudia la forma en que ha cambiado la construcción de la simbología asociada al poder.

La exposición incorpora imágenes de monarcas africanos contemporáneos, nobles españoles, así como autoridades civiles valencianas del siglo XIX y XX. La propuesta se completa con dos retratos del general Francisco Franco y una exploración del concepto visual del poder a través de los medios de comunicación en la Valencia actual.

Alfred Weidinger. Quattara Sié Félix, Rey de Diébougou. Bougouriba, Burkina Faso, 2012

La exposición está organizada en tres grupos. El primero, titulado “Los reyes de África”, se basa en una selección de fotografías de reyes y príncipes tribales de África realizadas por Alfred Weidinger (Schwanenstadt, Austria, 1961), entre 2012 y 2015. El trabajo expone el papel que estos monarcas cumplen como puentes simbólicos entre las tradiciones y un presente que, a pesar de las limitaciones, ya incorpora aspectos modernos como el internet o los teléfonos móviles. Si bien se trata de monarquías en decadencia y sin facultades administrativas determinantes, cumplen desde el atavío de su autoridad una función en la continuidad de costumbres sociales y culturales.

Antonio Cortina. Alfonso XII, 1875

La segunda parte, “Retratos del poder”, se centra en pinturas que informan de la representación del poder en la monarquía española y el mando civil y militar de los siglos XIX y XX. Allí figuran retratos de reyes como Fernando VII, Amadeo I y Alfonso XIII, presidentes de la Diputación de Valencia y dos retratos del general Franco. Las pinturas, firmadas por Antonio Cortina (Almácera, Valencia, 1841- Madrid, 1890), José Albiol (1872-1928) y Luis Arcas (Valencia, 1934-Cambridge, 1989), entre otros importantes pintores, dejan ver la variable subjetividad propia de la representación pictórica, un detalle que contrasta con la rigidez icónica que se observa en las monedas incluidas en la muestra.

José Cuéllar / El Mundo. Alfonso Rus con Rita Barberá y Alberto Fabra, 2016

Para la última sección: “La evanescencia del poder actual”, los organizadores de la exposición solicitaron a los responsables gráficos de los diarios con sede o corresponsalías en Valencia, que aportaran las que a su juicio constituyen las imágenes que ilustran la idea del poder en el presente siglo. Localizados en la historia reciente valenciana, el conjunto de fotografías y un video evidencia cómo la antigua representación basada en la ostentación de atributos cede ante el poder autónomo de la imagen para relativizar o negar toda esa parafernalia. En este caso, los antiguos símbolos del poder institucional tienden a diluirse tras el actual entramado social y tecnológico que facilita y estimula la producción y aun manipulación de la imagen y la información.

“Las imágenes del poder”. Museu Valencià de la Il.lustració i de la Modernitat - MuVIM. Quevedo, 10-Guillem de Castro, 8. Valencia, España. Del 14 de junio al 15 de octubre de 2017. Comisario: Amador Griñó.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Georges Balandier (1994). El poder en escenas. De la representación del poder al poder de la representación. Barcelona: Paidós.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr