martes, 29 de noviembre de 2016

Espacio

Detalle de una obra de Jesús Soto. Foto: Elise Gallant. Purple.fr

El espacio es uno de los elementos del arte. En su interés por lograr imágenes convincentes, la pintura se propuso una representación veraz del espacio tridimensional. Esto condujo, entre otras consecuencias, a la invención de la perspectiva, lo cual confirmó la idea del espacio como una ilusión. Desde principios del siglo XX, el cuestionamiento de la representación trajo como resultado la búsqueda de vías para la creación de un espacio “real” directamente en la obra, con lo cual la pintura comenzó a abandonar su condición bidimensional y se internó en terrenos de la escultura, la arquitectura y el arte de instalación.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Nueva figuración

Obras de Lucien Freud en una exposición. Foto: Viena Turismo

Es una tendencia que promueve la exploración subjetiva y libre de la representación, en especial de la figura humana en un estilo expresivo y emotivo que busca contrarrestar el racionalismo excesivo de otras manifestaciones artísticas. Aparece tras la Segunda Guerra Mundial, entre 1950 y 1960, en Europa, Estados Unidos y América Latina. Entre sus precursores se cuentan Francis Bacon, Lucien Freud y Willem de Kooning. Como principales exponentes se puede mencionar a Fernando Botero, Jacobo Borges, Alirio Rodríguez, José Luis Cuevas, Antonio Berni, Alirio Palacios, Rómulo Macció y Luis Felipe Noé. De los continuadores destacan el grupo Zebra y los hiperrealistas estadounidenses.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Obras singulares de maestros contemporáneos

Vista del panel de entrada de la exposición. Foto: analítica

La exposición "Obras singulares de maestros contemporáneos" reúne una cuidada selección de trabajos de 28 artistas venezolanos activos desde la segunda mitad del siglo XX hasta el presente. Desplegadas en dos plantas del edificio de la Galería Freites, el público podrá apreciar un conjunto de pinturas, esculturas, dibujos y estampas, realizadas en diferentes formatos, algunas de ellas con verdaderas dimensiones de museo. Los artistas convocados para esta curaduría de María Luz Cárdenas fueron, entre otros, Jacobo Borges, Omar Carreño, Sigfredo Chacón, Carlos Cruz-Díez, Ángel Hurtado, Humberto Jaimes Sánchez, Marisol, Alirio Palacios, Héctor Poleo, Alirio Rodríguez y Jesús Soto.

Las últimas semanas del año las galerías suelen echar mano de sus fondos de obras y planificar exposiciones colectivas que resultan útiles para revisar su perfil y trayectoria. En algunas ocasiones, el resultado es de una calidad y amplitud conceptual que se podría equiparar al estándar de un museo. En el caso venezolano, este logro es particularmente sensible cuando se observa la crisis de nuestros museos desde la doble óptica de las limitaciones ideológicas que constriñen una verdadera gestión curatorial autónoma, y de la merma en visitantes provocada por la politización del espacio urbano, la inseguridad y la crisis económica.

Aunque las galerías no pueden sustituir la acción de los museos porque, entre otras razones, carecen del sustrato histórico, patrimonial y cultural de las colecciones públicas, sí pueden ofrecer aproximaciones convincentes como este panorama de las artes visuales venezolanas de la segunda mitad del siglo XX y las décadas recientes. Con este fin la curaduría organizó un diálogo de temas que se entrecruzan en sala, los cuales abordan la relación sensible con la naturaleza y el paisaje; la exploración subjetiva y libre de la representación, en especial de la figura humana; y finalmente la investigación del espacio como concepto artístico autónomo.

Como suele suceder, se podrían señalar ausencias notables. Sin embargo, estas carencias se compensan momentáneamente por el peso histórico de los autores convocados, quienes brindan una magnífica introducción a este periodo. Con respecto a las obras, la exposición aúna el placer y la grata sorpresa al congregar una ambiciosa selección que incluye algunos trabajos inéditos o que en los últimos años eran asequibles solo en publicaciones. De esta manera, frente a las limitaciones de programación o servicios que afectan a los museos nacionales, esta muestra representa una valiosa visión parcial de la historia del arte moderno y contemporáneo en Venezuela.


"Obras singulares de maestros contemporáneos". Galería Freites. Calle Orinoco, entre Monterrey y Jalisco, Las Mercedes. Caracas. Desde el 19 de noviembre de 2016. Curadora: María Luz Cárdenas.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

El papagayo de Humboldt. Voces indígenas

Los Selk'nam

La Caja del Centro Cultural Chacao está presentando la muestra "El papagayo de Humboldt. Voces indígenas", una instalación sonora conformada por doce obras a cargo de quince artistas internacionales. Organizada por el curador alemán Alfons Hug, la exposición, que cuenta con el auspicio del Goethe Institute, reúne los trabajos de Adriana Barreto (Brasil), Muu Blanco (Venezuela), Sonia Falcone y José Laura Yapita (Bolivia), José Huamán Turpo (Perú), Rainer Krause (Chile), Fabiano Kueva (Ecuador), Sofía Medici y Laura Kalauz (Argentina), Erika Meza (Paraguay) y Javier López (Cuba), Priscilla Monge (Costa Rica), Sandra Monterroso (Guatemala), Ellen Slegers (Alemania) y Gustavo Tabares (Uruguay).

Hay estudios que afirman que en promedio cada pocas semanas desaparece una lengua debido a que los niños no la aprenden y quienes la hablan dejan de usarla. En América Latina existen aproximadamente 600 lenguas nativas, de las cuales dos tercios se encuentran bajo amenaza. Las causas de esta situación obedecen a dinámicas sociales, culturales y económicas en las que unos contenidos y modos dominantes sobrepasan a otros que ceden su vigencia. El problema, que se manifiesta no solo en América del Sur sino también en Europa, tiene entre sus consecuencias más importantes la pérdida de identidad de esos pueblos.

Para sensibilizar sobre este problema, la curaduría rescató la anécdota que narra que en su expedición por el Orinoco, Alexander von Humboldt compró un papagayo que había sido el trofeo de una guerra entre tribus. Al científico alemán le resultó curioso que el ave pronunciaba solo las palabras del bando exterminado, cuyo sonido Humboldt anotó como último vestigio de esa lengua ya desaparecida. En torno a la potencia simbólica de aquella escena, la selección privilegió la afinidad de los artistas con las lenguas indígenas, su relevancia histórica y cultural, el peligro de extinción latente y el atractivo estético de las propuestas.

En sala el despliegue visual es mínimo y el murmullo que predomina se define según el visitante se acerca a las campanas que reproducen el audio en lengua autóctona. Allí un texto con la traducción al castellano completa la experiencia que muestra la sonoridad y la realidad contenida en esas voces amenazadas. La exposición permite conocer una propuesta que ha recorrido varios países de América Latina luego de su presentación en la Bienal de Venecia de 2015, donde destacó por este formato inusual para concienciar acerca de problemas tan urgentes como la suerte del acervo simbólico de nuestras comunidades originarias.


"El papagayo de Humboldt. Voces indígenas". La Caja. Centro Cultural Chacao. Avenida Tamanaco, entre calle Mohedano y avenida El Parque, Chacao. Caracas. Del 13 de noviembre de 2016 al 8 de enero de 2017. Curador: Alfons Hug.

martes, 15 de noviembre de 2016

Curaduría de autor

Vista de una exposición. Foto: cic

En los últimos años se ha puesto de manifiesto un tipo de curaduría que además de concentrarse en los contenidos de la historia del arte, se basa en interpretaciones que conciernen a la dimensión subjetiva del curador. A tal punto llega esta intermediación entre la obra y el espectador que tales curadurías llegan a ostentar la firma del curador como otro autor, en un nivel semejante al del propio artista.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Flujo disperso / Blurry flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen

Vista de la exposición Flujo disperso / Blurry Flux. Foto: @yqueesesto

El arte contemporáneo acude con frecuencia al pasado para revisar, cuestionar o actualizar conceptos, y al mismo tiempo, con frecuencia, la curaduría se plantea una inquietante autonomía con respecto a los fundamentos históricos de su objeto de estudio. Una de las consecuencias de esta actitud ha sido la transformación de la curaduría en un ejercicio de marcado carácter subjetivo casi a la par o más que el que toca al artista por su trabajo. Sin embargo, este tipo de curaduría no se puede desligar del sentido “crónico” en los aspectos conceptuales, formales e históricos de las imágenes que convoca. Con esos elementos en juego, la intermediación creativa del curador entre la obra y la exposición convierte algunos montajes en verdaderas instalaciones artísticas.

"Flujo disperso / Blurry flux" es una exposición colectiva que reúne 48 obras de arte venezolano realizadas en distintos formatos, disciplinas, épocas y estilos, pertenecientes a la Colección Mercantil. El título de la muestra remite grosso modo a la teoría de la física que estudia el desplazamiento por colisión de las ondas y las partículas, un poco como lo hacen las bolas durante el golpe de salida del juego del billar. En este sentido, la organización de las obras en sala no está pautada por recorridos preestablecidos ni lineales, sino que parecen gobernadas por una estructura espontánea no por ello exenta de una lógica interna.

Como curadores de esta muestra, los artistas Carla Arocha (Caracas, 1961) y Stéphen Schraenen (Amberes, 1971) solapan la dimensión histórica de las obras y sus autores en favor de dos aspectos que resultan primordiales a lo largo de su trabajo: cómo se producen las imágenes y cómo son percibidas. En este terreno común que congrega a quien hace las imágenes y quien las mira, sus propuestas se centran en estudiar la visión como un fenómeno donde conviven la óptica, la psicología y las convenciones sociales, y a desafiar al espectador para que discierna entre lo ilusorio y lo verdadero.

Dispersas por el muro y ajenas al eje imaginario que suele unificarlas horizontalmente, las obras ponen a prueba los límites del campo visual del espectador, quien debe levantar la cabeza, retroceder o aguzar la mirada. A esa inestabilidad contribuyen decididamente los Sky, unos paneles colgantes hechos de un material reflectante e intervenido con cortes rectangulares que fraccionan el espacio e incorporan también fragmentado el cuerpo y su contexto. Si se suma la ausencia de los tradicionales rótulos que identifican a las obras o los textos informativos que predisponen una lectura determinada, la muestra confirma su propósito de remover los cimientos de confort que asisten al espectador convencional y a estimular la voluntad sensible de quien la visite.


"Flujo disperso / Blurry Flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen. Colección Mercantil". Espacio Mercantil. Avenida San Juan Bosco. Edificio Panaven. Caracas. A partir del 13 de noviembre. Curadores: Carla Arocha y Stéphane Schraenen.