Ir al contenido principal

Obras singulares de maestros contemporáneos

Vista del panel de entrada de la exposición. Foto: analítica

La exposición "Obras singulares de maestros contemporáneos" reúne una cuidada selección de trabajos de 28 artistas venezolanos activos desde la segunda mitad del siglo XX hasta el presente. Desplegadas en dos plantas del edificio de la Galería Freites, el público podrá apreciar un conjunto de pinturas, esculturas, dibujos y estampas, realizadas en diferentes formatos, algunas de ellas con verdaderas dimensiones de museo. Los artistas convocados para esta curaduría de María Luz Cárdenas fueron, entre otros, Jacobo Borges, Omar Carreño, Sigfredo Chacón, Carlos Cruz-Díez, Ángel Hurtado, Humberto Jaimes Sánchez, Marisol, Alirio Palacios, Héctor Poleo, Alirio Rodríguez y Jesús Soto.

Las últimas semanas del año las galerías suelen echar mano de sus fondos de obras y planificar exposiciones colectivas que resultan útiles para revisar su perfil y trayectoria. En algunas ocasiones, el resultado es de una calidad y amplitud conceptual que se podría equiparar al estándar de un museo. En el caso venezolano, este logro es particularmente sensible cuando se observa la crisis de nuestros museos desde la doble óptica de las limitaciones ideológicas que constriñen una verdadera gestión curatorial autónoma, y de la merma en visitantes provocada por la politización del espacio urbano, la inseguridad y la crisis económica.

Aunque las galerías no pueden sustituir la acción de los museos porque, entre otras razones, carecen del sustrato histórico, patrimonial y cultural de las colecciones públicas, sí pueden ofrecer aproximaciones convincentes como este panorama de las artes visuales venezolanas de la segunda mitad del siglo XX y las décadas recientes. Con este fin la curaduría organizó un diálogo de temas que se entrecruzan en sala, los cuales abordan la relación sensible con la naturaleza y el paisaje; la exploración subjetiva y libre de la representación, en especial de la figura humana; y finalmente la investigación del espacio como concepto artístico autónomo.

Como suele suceder, se podrían señalar ausencias notables. Sin embargo, estas carencias se compensan momentáneamente por el peso histórico de los autores convocados, quienes brindan una magnífica introducción a este periodo. Con respecto a las obras, la exposición aúna el placer y la grata sorpresa al congregar una ambiciosa selección que incluye algunos trabajos inéditos o que en los últimos años eran asequibles solo en publicaciones. De esta manera, frente a las limitaciones de programación o servicios que afectan a los museos nacionales, esta muestra representa una valiosa visión parcial de la historia del arte moderno y contemporáneo en Venezuela.


"Obras singulares de maestros contemporáneos". Galería Freites. Calle Orinoco, entre Monterrey y Jalisco, Las Mercedes. Caracas. Desde el 19 de noviembre de 2016. Curadora: María Luz Cárdenas.

Comentarios

lo más visto

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Xu Bing: el poder de las palabras

Xu Bing(Chongqing, China, 1955) es un artista con una destacada trayectoria en la instalación, la caligrafía y la impresión. A través de estos medios se ha concentrado en estudiar principalmente la dimensión política de las palabras y los textos. Su condición de artista contemporáneo de una nación no occidental como China lo ha llevado a explorar las limitaciones y aperturas del lenguaje desde el punto de vista de la interrelación social y el entendimiento que tenemos del mundo.