Ripley: el thriller psicológico de Patricia Highsmith, ahora en Netflix

Ripley, la miniserie de Netflix basada en la novela de Patricia Highsmith, atrapa con su atmósfera elegante, su ritmo pausado y su exploración profunda de la psicología criminal. Andrew Scott brilla como el enigmático Tom Ripley, un estafador talentoso que se ve envuelto en un juego de engaños al ser contratado para convencer al hijo descarriado de un adinerado empresario. La serie se destaca por su calidad cinematográfica, su actuación principal y su reflexión sobre la naturaleza del engaño. Si bien no es para todos, Ripley ofrece una experiencia visualmente impactante y profundamente satisfactoria para aquellos que aprecian el drama inteligente y las historias complejas.



Ripley, la miniserie escrita y dirigida por Steve Zaillian, basada en la novela de Patricia Highsmith (1921-1995), llegó a Netflix el 4 de abril de 2024, cautivando a la audiencia con su atmósfera elegante, su ritmo pausado y su exploración profunda de la psicología criminal. Protagonizada por el excepcional Andrew Scott, la serie se presenta como una reinterpretación fresca y original de la historia clásica, que atrae tanto a fanáticos de la novela como a nuevos espectadores.


Un estafador talentoso y un mundo de engaños

La trama gira en torno a Tom Ripley (Scott), un joven encantador e ingenioso que se ve envuelto en un juego de engaños y mentiras cuando un adinerado empresario lo contrata para que viaje a Italia y convenza a su hijo descarriado, Dickie Greenleaf (Johnny Flynn), de que regrese a casa. Tom, atraído por el estilo de vida lujoso de Dickie y su círculo social de élite, se ve tentado a asumir una nueva identidad y sumergirse en una red de secretos y peligros.


Andrew Scott brilla como el enigmático Tom Ripley

La actuación de Andrew Scott es el pilar fundamental de la serie. Scott sabe capturar la complejidad de Tom Ripley, un personaje moralmente ambiguo que navega por un mundo de mentiras y manipulaciones. Su carisma y encanto natural, junto a su mirada penetrante y sutileza expresiva, lo convierten en un protagonista cautivador que genera tanto empatía como repulsión.


Una atmósfera elegante y un ritmo pausado

Alejándose de las narrativas aceleradas y llenas de acción que dominan el panorama televisivo actual, Ripley opta por un ritmo pausado y contemplativo. La serie se toma su tiempo para desarrollar a sus personajes, explorar sus motivaciones y crear una atmósfera densa y envolvente. La fotografía en blanco y negro, la música melancólica y la cuidadosa dirección de arte contribuyen a crear un mundo visualmente impactante y estéticamente refinado.


Una exploración profunda de la psicología criminal

Más allá de ser un thriller de espionaje convencional, Ripley se adentra en una profunda exploración de la psicología criminal. La serie analiza las motivaciones de Tom Ripley, sus complejos mecanismos de defensa y su descenso gradual hacia la oscuridad. A medida que la trama avanza, nos preguntamos qué lo impulsa a actuar de la manera en que lo hace, y si existe alguna posibilidad de redención para este personaje tan intrigante.


Una reinterpretación fresca y original

Si bien la serie se basa en la novela clásica de Patricia Highsmith, Ripley no se limita a ser una simple adaptación. Los guionistas se toman libertades creativas para expandir la historia, profundizar en los personajes y ofrecer una perspectiva fresca sobre los eventos del libro. El resultado es una obra que se mantiene fiel a la esencia de la novela original, a la vez que aporta su propia voz y visión.


Una serie que no es para todos

Es importante destacar que Ripley no es una serie para todos los públicos. Su ritmo pausado, su trama compleja y su exploración de temas psicológicos oscuros pueden no atraer a aquellos que buscan una experiencia televisiva ligera y entretenida. Sin embargo, para quienes aprecian el drama de suspenso psicológico inteligente y las actuaciones de primer nivel, Ripley es una serie que ofrece una experiencia visualmente rica y profundamente satisfactoria.

Cabe destacar que la serie ha recibido críticas mixtas, con algunos elogiando su calidad cinematográfica y su actuación principal, mientras que otros la critican por su ritmo lento y su falta de acción. Sin embargo, es innegable que Ripley es una obra audiovisual única y ambiciosa que se diferencia del panorama televisivo actual, ofreciendo una experiencia visualmente impactante y una reflexión profunda sobre la naturaleza del engaño y la moralidad.

Comentarios

lo más visto

La presencia simbólica del origen en la escultura de Martín Chirino

La pintura libre de Isabel Villar

Monumento a José de Ribera

Alejandro Otero y el espíritu de su tiempo

Más allá de la cercanía: ronda de exposiciones mayo 2024

Ronda de exposiciones marzo 2024

Libertad de color y forma en el arte de Víctor Valera

Rafael Canogar: pionero del abstraccionismo español

Atsuko Tanaka: la expansión de la pintura