Ir al contenido principal

Julio Romero de Torres. Social, modernista y sofisticado

Julio Romero de Torres. Mal de amores, hacia 1905. Museo de Bellas Artes de Córdoba

En la España de finales del siglo XIX y principios del XX, el pintor Julio Romero de Torres (Córdoba, 1874-1930) es una figura que goza de gran importancia y popularidad. Un artista provisto de una sensibilidad para comunicar desde su mirada la psicología y las implicaciones sociales de sus personajes, predominantemente mujeres. Esto es evidente en las escenas de costumbres de origen andaluz y especialmente en los retratos, suerte de crónica visual de la sociedad de su época.

Del pintor cordobés, la Fundación Bancaja ha organizado la antológica "Julio Romero de Torres. Social, modernista y sofisticado", una exposición que reúne cincuenta y cinco obras de gran formato fechadas entre 1895 y 1929. Se trata de la primera individual con estas características que se presenta en Valencia y que busca diferenciarse de otras a través de un concepto curatorial desarrollado en tres vertientes temáticas.

Julio Romero de Torres. La buenaventura, 1920. Carmen Thyssen-Bornemisza

La presencia de lo social

Lo social figura como una presencia transversal a lo largo de la carrera de Romero de Torres. Sin embargo, su momento de mayor desarrollo ocurre en una fase previa a su paso al modernismo. Se trata de un capítulo no siempre abordado en las exposiciones dedicadas al artista, donde destacan obras como Mal de amores, A la amiga o Vividoras del amor.

La vertiente modernista

En esta corriente es uno de los más destacados creadores y diseñadores. Sus méritos son más evidentes en la obra gráfica que desarrolló entre 1900 y 1906. Esta filiación demuestra también la curiosidad que como artista desarrolló en viajes por varios países de Europa que enriquecieron la raigambre hispana de su obra.

Vista de la exposición "Julio Romero de Torres. Social, moderno y sofisticado"
Centro Cultural Bancaja, Valencia, 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Foto cortesía Fundación Bancaja

El estilo sofisticado

La pintura de Julio Romero de Torres evoluciona del carácter regionalista de su trabajo  al retrato elaborado bajo la búsqueda de un estilo cada vez más personal. Visible entre 1907 hasta su muerte, en esta etapa predomina una delicadeza y elegancia que tienden al art deco.

Vista de la exposición "Julio Romero de Torres. Social, moderno y sofisticado"
Centro Cultural Bancaja, Valencia, 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Foto cortesía Fundación Bancaja

La exposición se completa con un conjunto de fotografías documentales que abordan aspectos más personales del artista y ofrecen una imagen más clara de su universo creador y profesional. El visitante podrá complementar este perfil íntimo del artista a través de la película dirigida por Julián Torremocha que se proyecta en sala y que contiene las únicas imágenes en movimiento del pintor andaluz.

Vividoras del amor, 1906. Fondos de Arte de la Caja de Las Palmas de Gran Canaria

Un pintor no exento de polémica

El refinamiento de estilo que alcanza la pintura de Romero de Torres supo convivir con su interés por lo social al punto de implicarse en polémicas como las de 1906. En aquella ocasión una de sus obras y otra del valenciano Antonio Fillol fueron retiradas de la Exposición Nacional al ser consideradas inmorales. En la muestra que ofrece ahora la Fundación Bancaja se reencuentran estas obras para testimoniar el carácter vanguardista que definió la trayectoria de Romero de Torres.

“Julio Romero de Torres. Social, modernista y sofisticado”. Centro Cultural Bancaja. Del 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Comisariado: Francisco Javier Pérez Rojas. Más información en: fundacionbancaja.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Comentarios

lo más visto

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…