Ir al contenido principal

Julio Romero de Torres: social, modernista y sofisticado

Julio Romero de Torres. Mal de amores, hacia 1905. Museo de Bellas Artes de Córdoba

En la España de finales del siglo XIX y principios del XX, el pintor Julio Romero de Torres (Córdoba, 1874-1930) es una figura que goza de gran importancia y popularidad. Un artista provisto de una sensibilidad para comunicar desde su mirada la psicología y las implicaciones sociales de sus personajes, predominantemente mujeres. Esto es evidente en las escenas de costumbres de origen andaluz y especialmente en los retratos, suerte de crónica visual de la sociedad de su época.

Del pintor cordobés, la Fundación Bancaja ha organizado la antológica "Julio Romero de Torres. Social, modernista y sofisticado", una exposición que reúne cincuenta y cinco obras de gran formato fechadas entre 1895 y 1929. Se trata de la primera individual con estas características que se presenta en Valencia y que busca diferenciarse de otras a través de un concepto curatorial desarrollado en tres vertientes temáticas.

Julio Romero de Torres. La buenaventura, 1920. Carmen Thyssen-Bornemisza

La presencia de lo social y la vertiente modernista

Lo social figura como una presencia transversal a lo largo de la carrera de Romero de Torres. Sin embargo, su momento de mayor desarrollo ocurre en una fase previa a su paso al modernismo. Se trata de un capítulo no siempre abordado en las exposiciones dedicadas al artista, donde destacan obras como Mal de amores, A la amiga o Vividoras del amor.

En esta corriente es uno de los más destacados creadores y diseñadores. Sus méritos son más evidentes en la obra gráfica que desarrolló entre 1900 y 1906. Esta filiación demuestra también la curiosidad que como artista desarrolló en viajes por varios países de Europa que enriquecieron la raigambre hispana de su obra.

Vista de la exposición "Julio Romero de Torres. Social, moderno y sofisticado". Centro Cultural Bancaja, Valencia, 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Foto cortesía Fundación Bancaja

El estilo sofisticado

La pintura de Julio Romero de Torres evoluciona del carácter regionalista de su trabajo  al retrato elaborado bajo la búsqueda de un estilo cada vez más personal. Visible entre 1907 hasta su muerte, en esta etapa predomina una delicadeza y elegancia que tienden al art deco.

Vista de la exposición "Julio Romero de Torres. Social, moderno y sofisticado". Centro Cultural Bancaja, Valencia, 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Foto cortesía Fundación Bancaja

La exposición se completa con un conjunto de fotografías documentales que abordan aspectos más personales del artista y ofrecen una imagen más clara de su universo creador y profesional. El visitante podrá complementar este perfil íntimo del artista a través de la película dirigida por Julián Torremocha que se proyecta en sala y que contiene las únicas imágenes en movimiento del pintor andaluz.

Vividoras del amor, 1906. Fondos de Arte de la Caja de Las Palmas de Gran Canaria

Un pintor no exento de polémica

El refinamiento de estilo que alcanza la pintura de Romero de Torres supo convivir con su interés por lo social al punto de implicarse en polémicas como las de 1906. En aquella ocasión una de sus obras y otra del valenciano Antonio Fillol fueron retiradas de la Exposición Nacional al ser consideradas inmorales. En la muestra que ofrece ahora la Fundación Bancaja se reencuentran estas obras para testimoniar el carácter vanguardista que definió la trayectoria de Romero de Torres.

“Julio Romero de Torres. Social, modernista y sofisticado”. Centro Cultural Bancaja. Del 18 de julio de 2019 al 12 de enero de 2020. Comisariado: Francisco Javier Pérez Rojas. Más información en: fundacionbancaja.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr