Michèle Bernstein, una escritora situacionista



Michèle Bernstein es una escritora y crítica literaria francesa. Fue miembro fundadora de la Internacional Situacionista, un colectivo que aspiraba a cambiar el mundo a través de la transformación de la vida cotidiana. El grupo se propuso la superación de los límites de la forma artística a través del empleo de todos los medios que hicieran posible una reapropiación de la realidad. Bernstein tuvo un papel importante en la difusión de estas ideas, en especial por los artículos que escribió para la revista del grupo y por dos novelas que recrean el espíritu de aquellos tiempos.


Orígenes, formación e influencias 

Michèle Bernstein nació el 28 de abril de 1932 en París en el seno de una familia judía rusa. En 1954 se casó con el filósofo, escritor y cineasta frances Guy Debord, un matrimonio que duraría hasta 1972. Tras su separación, Bernstein se estableció en Inglaterra y se convirtió en la compañera del artista Ralph Rumney, quien estuvo ligado como único miembro al grupo London Psychogeographical Association. Bernstein había estudiado en La Sorbona pero aburrida del ambiente de la universidad hacia 1952 comenzó a frecuentar un bar donde se reunían artistas, escritores y vagabundos. Allí conoció a Guy Debord, el cineasta y poeta Gil J. Wolman y el escritor Patrick Straram, entre otros, quienes recientemente habían roto con el movimiento Letrismo de Isidore Isou. 


Su papel como difusora de ideas revolucionarias y como crítica literaria

Michèle Bernstein fue colaboradora de Potlatch, el boletín de la Internacional Letrista (1952-1957). En 1957 se convirtió en miembro fundadora de la Internacional Situacionista, el grupo formado por artistas, poetas y cineastas provenientes de la Internacional Letrista, el Movimiento Internacional para una Bauhaus Imaginista y la London Psychogeographical Association. Fue una importante influencia en el pensamiento de esta asociación de la que formó parte hasta 1967 y, junto con Jacqueline de Jong, de las pocas mujeres que allí participaron. A partir de 1982, y durante varios años mantuvo una columna de crítica literaria en Libération. También trabajó como publicista y llegó a redactar horóscopos para una revista hípica.


Una carrera literaria motivada por el dinero

La obra literaria de Michèle Bernstein estuvo motivada por la necesidad económica para financiar las actividades de la Internacional Situacionista. De hecho, las ventas de sus obras llegaron incluso a ser decisivas en la publicación del ensayo sobre filosofía social de Guy Debord, La sociedad del espectáculo (1967). En 1960, Bernstein publicó Tous les chevaux du roi, una novela falsa, como la calificó su autora, convencida de lo caduco que ya resulta entonces el género. Fue concebida como una broma a partir de las novelas populares de la época, en especial Bonjour tristesse (1954) de Françoise Sagan. Al año siguiente publica La nuit, en la que se repiten algunas situaciones de su primera novela, sobre todos los personajes, y en la que retoma la trama de Les liaisons dangereuses de Pierre Choderlos de Laclos. En este caso, Bernstein parodia las frases alargadas y la ruptura del tiempo y el espacio propios del movimiento literario nouveau roman, que tenía a Alain Robbe-Grillet como su principal animador.


También te puede interesar:

Todos los caballos del rey. Michèle Bernstein. Traducción: María Teresa Gallego Urrutia. Anagrama, 2006. 136 páginas.

La sociedad del espectáculo. Guy Debord: Traducción: José Luis Pardo Torio. Pre-Textos, 2005. 184 páginas.


Créditos de la imagen de inicio:
Ilustración: María Leis

Comentarios

lo más visto

Toshiko Takaezu: una vida dedicada a la cerámica

Atsuko Tanaka: la expansión de la pintura

Yayoi Kusama

Raymond Saunders: artífice del collage afroamericano

Josef Koudelka: un fotógrafo de la humanidad

Julio Romero de Torres: social, modernista y sofisticado

La presencia simbólica del origen en la escultura de Martín Chirino

Alejandro Otero y el espíritu de su tiempo

CoBrA: el experimento como libertad

Libertad de color y forma en el arte de Víctor Valera