Ir al contenido principal

Historias de Bombas Gens


Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia.

El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva el nombre que tenía cuando funcionaba como fábrica y se presenta como Bombas Gens Centre d’Art.


Para dar a conocer esta historia, el espacio cultural ha organizado la exposición “Historias de Bombas Gens”. Allí se reúnen treinta fotografías del edificio antes de su remodelación, una línea de tiempo con ilustraciones de archivo, un video con testimonios de personas relacionadas con el pasado del inmueble, paneles que informan sobre su adecuación como centro de arte, y una selección de objetos asociados al funcionamiento de la antigua fábrica y otros que se recuperaron durante el proceso de restauración.

La exposición, distribuida en cinco secciones, discurre en un tono vivencial que es propicio para valorar la historia de la construcción no solo por sus aspectos materiales sino además por el nexo que mantiene con el barrio de Marxalenes donde se ubica. La primera sección acoge treinta fotografías de mediano formato realizadas por Manolo Laguillo (Madrid, 1953), quien posee una amplia experiencia en el registro de espacios urbanos en proceso de cambio. El blanco y negro de sus imágenes revela con acierto los vestigios de arquitectura honorable que aún sobrevivían en medio del estado de dejadez en que se encontraba el conjunto, así como el reto que supuso para sus nuevos propietarios el acondicionamiento como centro de arte.


Un segundo momento corresponde a la línea de tiempo que se inicia con los planes para la construcción del edificio al término de la década del veinte, imágenes del ambiente de trabajo en la fábrica y algunas páginas extraídas del catálogo de productos que se ofrecían a la venta, junto con otras que reflejan el contexto urbano, la celebración de fallas, el cierre de la empresa y el deterioro posterior del conjunto. El tercer capítulo se dedica a un video de entrevistas con los participantes en el proceso de transformación del inmueble una vez que fue adquirido por la Fundació Per Amor a l’Art, así como valiosos testimonios de los vecinos de Marxalenes que dejan ver la implicación de la vieja factoría en la vida del barrio, en un documental realizado por Miguel Ángel Baixauli y Pau Berga.

La cuarta sección atiende a la rehabilitación, en cuyos trabajos se descubrió un almacén del siglo XV y un refugio de la Guerra Civil. También se muestra la reorganización de los espacios, así como las intervenciones o modificaciones que fueron necesarias para adaptarlos a un centro cultural. El último capítulo es una interesante exposición de objetos vinculados al pasado de la fábrica: moldes para elaborar partes de las maquinarias, elementos arquitectónicos, carteles publicitarios, catálogos de venta y algunos enseres de oficina.


La exposición “Historias de Bombas Gens” ofrece una valiosa oportunidad para conocer la historia de este icono arquitectónico de gran valor para la comunidad que se integra ahora a la oferta cultural de la ciudad de Valencia. La ocasión es también propicia para celebrar su continuidad como sede de la iniciativa en favor del arte, la sociedad y la ciencia que adelanta la colección Per Amor a l’Art. Esta incluye un espacio de convivencia para niños y niñas en situación vulnerable y un centro destinado a la investigación y divulgación de la Enfermedad de Wilson. De este modo se sigue preservando el influjo del viejo edificio de Bombas Gens como factor de transformación urbana y de desarrollo social y cultural.

“Historias de Bombas Gens”. Del 8 de julio de 2017 al 14 de enero de 2018 (prorrogada hasta el 25 de febrero de 2018). Bombas Gens. Centre d’Art. Avenida Burjassot, 54. Valencia, España. Comisariado: Paloma Berrocal y Nuria Enguita. Más información y horarios en www.bombasgens.com

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
José Coscollano Rodríguez (2003). Restauración y rehabilitación de edificios. Ediciones Paraninfo.

Comentarios

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho