Ir al contenido principal

Historias de Bombas Gens


Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia.

El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva el nombre que tenía cuando funcionaba como fábrica y se presenta como Bombas Gens Centre d’Art.


Para dar a conocer esta historia, el espacio cultural ha organizado la exposición “Historias de Bombas Gens”. Allí se reúnen treinta fotografías del edificio antes de su remodelación, una línea de tiempo con ilustraciones de archivo, un video con testimonios de personas relacionadas con el pasado del inmueble, paneles que informan sobre su adecuación como centro de arte, y una selección de objetos asociados al funcionamiento de la antigua fábrica y otros que se recuperaron durante el proceso de restauración.

La exposición, distribuida en cinco secciones, discurre en un tono vivencial que es propicio para valorar la historia de la construcción no solo por sus aspectos materiales sino además por el nexo que mantiene con el barrio de Marxalenes donde se ubica. La primera sección acoge treinta fotografías de mediano formato realizadas por Manolo Laguillo (Madrid, 1953), quien posee una amplia experiencia en el registro de espacios urbanos en proceso de cambio. El blanco y negro de sus imágenes revela con acierto los vestigios de arquitectura honorable que aún sobrevivían en medio del estado de dejadez en que se encontraba el conjunto, así como el reto que supuso para sus nuevos propietarios el acondicionamiento como centro de arte.


Un segundo momento corresponde a la línea de tiempo que se inicia con los planes para la construcción del edificio al término de la década del veinte, imágenes del ambiente de trabajo en la fábrica y algunas páginas extraídas del catálogo de productos que se ofrecían a la venta, junto con otras que reflejan el contexto urbano, la celebración de fallas, el cierre de la empresa y el deterioro posterior del conjunto. El tercer capítulo se dedica a un video de entrevistas con los participantes en el proceso de transformación del inmueble una vez que fue adquirido por la Fundació Per Amor a l’Art, así como valiosos testimonios de los vecinos de Marxalenes que dejan ver la implicación de la vieja factoría en la vida del barrio, en un documental realizado por Miguel Ángel Baixauli y Pau Berga.

La cuarta sección atiende a la rehabilitación, en cuyos trabajos se descubrió un almacén del siglo XV y un refugio de la Guerra Civil. También se muestra la reorganización de los espacios, así como las intervenciones o modificaciones que fueron necesarias para adaptarlos a un centro cultural. El último capítulo es una interesante exposición de objetos vinculados al pasado de la fábrica: moldes para elaborar partes de las maquinarias, elementos arquitectónicos, carteles publicitarios, catálogos de venta y algunos enseres de oficina.


La exposición “Historias de Bombas Gens” ofrece una valiosa oportunidad para conocer la historia de este icono arquitectónico de gran valor para la comunidad que se integra ahora a la oferta cultural de la ciudad de Valencia. La ocasión es también propicia para celebrar su continuidad como sede de la iniciativa en favor del arte, la sociedad y la ciencia que adelanta la colección Per Amor a l’Art. Esta incluye un espacio de convivencia para niños y niñas en situación vulnerable y un centro destinado a la investigación y divulgación de la Enfermedad de Wilson. De este modo se sigue preservando el influjo del viejo edificio de Bombas Gens como factor de transformación urbana y de desarrollo social y cultural.

“Historias de Bombas Gens”. Del 8 de julio de 2017 al 14 de enero de 2018 (prorrogada hasta el 25 de febrero de 2018). Bombas Gens. Centre d’Art. Avenida Burjassot, 54. Valencia, España. Comisariado: Paloma Berrocal y Nuria Enguita. Más información y horarios en www.bombasgens.com

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
José Coscollano Rodríguez (2003). Restauración y rehabilitación de edificios. Ediciones Paraninfo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr