Ir al contenido principal

Richard Hamilton. Tenemos un caso


Como parte de la serie “Casos de estudio”, el Institut Valencià d'Art Modern - IVAM está presentando la exposición "Richard Hamilton. Objetos, interiores, autorretratos y gente”. La muestra que reúne una selección de obras, en su mayoría gráficas, así como material documental proveniente de la biblioteca del IVAM, incluye además un trabajo de Marcel Duchamp que permite establecer la valiosa influencia del artista francés en la producción de Hamilton (Londres, 1922-2011).

El conjunto reunido ofrece una visión bastante completa de la experiencia creativa de este renovador de la escena artística británica durante los cincuenta y los sesenta del siglo XX y su papel como uno de los precursores del pop art.

La exposición parece concentrarse en un asunto propio de la naturaleza del museo que tiene que ver con su labor como coleccionista e investigador. A este respecto, la adquisición de una obra de arte supone una suma de aspectos que incluye decisiones que se planifican concienzudamente hasta situaciones fortuitas donde dominan el instinto y aun el azar. En el caso de las instituciones públicas, los museos están llamados a otorgar una coherencia suficiente a ese proceso de modo que sea posible entender en qué punto se encuentra la representación de un artista o de un tema y hasta dónde o por cuáles vías es posible continuar esa indagación.

El formato del "caso de estudio" permite atender a este objetivo sin la presión que a veces imponen las efemérides, los aniversarios y otros reclamos de una agenda más mediática.  En este sentido, ofrece un cierto equilibrio entre la notoriedad que se exige de la programación del museo y el tempo propio y metódico de la investigación.

A esa búsqueda autónoma respondería la acepción de la palabra "caso" en el contexto del inquiry policial o clínico, un recurso que permite superar la espera por la gran obra "original" en favor de la "evidencia" más a mano que pueden aportar la estampa seriada, el facsímil o el vídeo documental. En este caso específico la exposición actúa también como una suerte de "estado de la cuestión" que ayuda a establecer hasta qué punto los fondos sobre Richard Hamilton presentes en la colección del IVAM, pueden revelar el carácter incisivo de la obra multifacética del artista londinense, así como su crítica a la sociedad de consumo y el imaginario de los medios de comunicación contemporáneos.

En un diseño museográfico entretenido por su dinamismo y claridad didáctica, la exposición permite revisar algunos planteamientos críticos de la modernidad aún vigentes como las tensiones entre alta cultura y cultura popular, lo natural y lo artificial, lo figurativo y abstracto, y otros conceptos que surgen o son cuestionados en el siglo XXI, tales como la gestión personal de la imagen, lo banal, la autoridad conceptual o histórica de la obra original y la influencia de lo global en tiempos de una mayor relevancia de los relatos locales.

Richard Hamilton. Case Study. Institut Valenciá d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 10 de noviembre de 2016 al 26 de febrero de 2017. Curadora: Teresa Millet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr