Ir al contenido principal

Flujo disperso / Blurry flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen


El arte contemporáneo acude con frecuencia al pasado para revisar, cuestionar o actualizar conceptos, y al mismo tiempo, con frecuencia, la curaduría se plantea una inquietante autonomía con respecto a los fundamentos históricos de su objeto de estudio.

Una de las consecuencias de esta actitud ha sido la transformación de la curaduría en un ejercicio de marcado carácter subjetivo casi a la par o más que el que toca al artista por su trabajo. Sin embargo, este tipo de curaduría no se puede desligar del sentido “crónico” en los aspectos conceptuales, formales e históricos de las imágenes que convoca. Con esos elementos en juego, la intermediación creativa del curador entre la obra y la exposición convierte algunos montajes en verdaderas instalaciones artísticas.

"Flujo disperso / Blurry flux" es una exposición colectiva que reúne 48 obras de arte venezolano realizadas en distintos formatos, disciplinas, épocas y estilos, pertenecientes a la Colección Mercantil. El título de la muestra remite grosso modo a la teoría de la física que estudia el desplazamiento por colisión de las ondas y las partículas, un poco como lo hacen las bolas durante el golpe de salida del juego del billar. En este sentido, la organización de las obras en sala no está pautada por recorridos preestablecidos ni lineales, sino que parecen gobernadas por una estructura espontánea no por ello exenta de una lógica interna.

Como curadores de esta muestra, los artistas Carla Arocha (Caracas, 1961) y Stéphen Schraenen (Amberes, 1971) solapan la dimensión histórica de las obras y sus autores en favor de dos aspectos que resultan primordiales a lo largo de su trabajo: cómo se producen las imágenes y cómo son percibidas. En este terreno común que congrega a quien hace las imágenes y quien las mira, sus propuestas se centran en estudiar la visión como un fenómeno donde conviven la óptica, la psicología y las convenciones sociales, y a desafiar al espectador para que discierna entre lo ilusorio y lo verdadero.

Dispersas por el muro y ajenas al eje imaginario que suele unificarlas horizontalmente, las obras ponen a prueba los límites del campo visual del espectador, quien debe levantar la cabeza, retroceder o aguzar la mirada. A esa inestabilidad contribuyen decididamente los Sky, unos paneles colgantes hechos de un material reflectante e intervenido con cortes rectangulares que fraccionan el espacio e incorporan también fragmentado el cuerpo y su contexto. Si se suma la ausencia de los tradicionales rótulos que identifican a las obras o los textos informativos que predisponen una lectura determinada, la muestra confirma su propósito de remover los cimientos de confort que asisten al espectador convencional y a estimular la voluntad sensible de quien la visite.

"Flujo disperso / Blurry Flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen. Colección Mercantil". Espacio Mercantil. Avenida San Juan Bosco. Edificio Panaven. Caracas. A partir del 13 de noviembre. Curadores: Carla Arocha y Stéphane Schraenen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr