Ir al contenido principal

Gabriel Moreno. La frágil belleza


En la Antigüedad clásica la belleza se asentaba en la representación del objeto a partir de la justa proporción y medida. Este sentido cobró un nuevo vigor en los tiempos del romanticismo, cuando la presencia afectiva de quien mira se convirtió también en un componente sustancial de lo que era considerado como bello. Será esta comparecencia de los sentimientos y pasiones del artista, aun con sus temores y desesperanza, la que incidirá en el desarrollo del gusto y la complicidad del espectador.

Esta acepción romántica se manifiesta intermitente en la propuesta que Gabriel Moreno (Baena, 1973) presenta en la Galería Pepita Lumier bajo el título “La frágil belleza”. Allí, en un conjunto de dibujos, de mediano y gran formato, ejecutados con grafito, carboncillo y tinta sobre papel, el artista se consagra al estudio del retrato femenino. Las obras, que han sido realizadas recientemente, denotan una mirada que se ve doblegada ante el encanto de lo que el autor define como el objeto sus obsesiones.


Moreno es un ilustrador con una destacada trayectoria en el manejo de las emociones y conceptos que comunica a través de sus reconocidas gráficas publicitarias. Esto le permitió ser incluido en la prestigiosa selección 100 Illustrators, así como firmar la portada del número 4 de la serie Illustration Now!, ambas publicaciones editadas por Taschen. Como artista se ha centrado en el tema de la belleza y la sensualidad femenina a través de una vertiente clásica del dibujo que se expresa en una técnica notable pero también en la búsqueda emotiva a través de la mancha de color.


Las obras de la exposición en Pepita Lumier están resueltas con trazos simples de lápiz o bolígrafo que se extienden en formas más complejas hasta completar una figura femenina casi hiperrealista. Tal logro es contrastado mediante la aplicación de texturas o tatuajes en la piel de la retratada -suerte de body art referenciado- o por otras intervenciones en la superficie del papel. Así la obra alcanza una tensión muy contemporánea entre la sinuosidad que denota la línea y la fuerza que proviene del gesto pictórico.


El prototipo de mujer que surge de esta indagación se ubica dentro de un contexto muy urbano, cuya vigencia no es ajena al ideal de belleza que han promovido tradicionalmente los medios de comunicación social. En este caso, la representación que hace Gabriel Moreno se sensibiliza a partir de “la rudeza de los tatuajes y lo vulnerable de esa figura femenina”, en un doble juego que resulta de la seducción que ejerce el sujeto retratado y la persistencia de quien mira y siente lo que mira.

“Gabriel Moreno. La frágil belleza”. Galería Pepita Lumier. Segorbe, 7. Valencia, España. Del 15 de septiembre al 21 de octubre de 2017.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):




Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El Saler per al poble, ara!

La Dehesa del Saler es una franja de arena ubicada a diez kilómetros al sur de Valencia, que separa la Albufera del Mar Mediterráneo. Su vegetación, conformada por un bosque de pinos y por plantas crasas, aloja a las aves que anidan en el canal que la atraviesa y en el marjal de su parte norte. En 1962, las autoridades locales, animadas por el fervor turístico, promovieron un plan para urbanizar este territorio. El comienzo de las obras reveló su efecto pernicioso y dio lugar a fuertes críticas entre biólogos y ambientalistas. En la década del setenta, en plena dictadura, la protesta del movimiento ciudadano se hizo más activa y al amparo del lema “El Saler per al poble” logró más tarde la paralización de las obras.


Para ilustrar esta historia, la Universitat de València está presentando “El Saler per al poble, ara!”, una exposición compuesta por documentos oficiales, manuscritos, posters, fotografías, planos y vídeos, entre otros objetos. El proyecto rememora la lucha ciudadana en con…