Ir al contenido principal

Gabriel Moreno. La frágil belleza


En la Antigüedad clásica la belleza se asentaba en la representación del objeto a partir de la justa proporción y medida. Este sentido cobró un nuevo vigor en los tiempos del romanticismo, cuando la presencia afectiva de quien mira se convirtió también en un componente sustancial de lo que era considerado como bello. Será esta comparecencia de los sentimientos y pasiones del artista, aun con sus temores y desesperanza, la que incidirá en el desarrollo del gusto y la complicidad del espectador.

Esta acepción romántica se manifiesta intermitente en la propuesta que Gabriel Moreno (Baena, 1973) presenta en la Galería Pepita Lumier bajo el título “La frágil belleza”. Allí, en un conjunto de dibujos, de mediano y gran formato, ejecutados con grafito, carboncillo y tinta sobre papel, el artista se consagra al estudio del retrato femenino. Las obras, que han sido realizadas recientemente, denotan una mirada que se ve doblegada ante el encanto de lo que el autor define como el objeto sus obsesiones.


Moreno es un ilustrador con una destacada trayectoria en el manejo de las emociones y conceptos que comunica a través de sus reconocidas gráficas publicitarias. Esto le permitió ser incluido en la prestigiosa selección 100 Illustrators, así como firmar la portada del número 4 de la serie Illustration Now!, ambas publicaciones editadas por Taschen. Como artista se ha centrado en el tema de la belleza y la sensualidad femenina a través de una vertiente clásica del dibujo que se expresa en una técnica notable pero también en la búsqueda emotiva a través de la mancha de color.


Las obras de la exposición en Pepita Lumier están resueltas con trazos simples de lápiz o bolígrafo que se extienden en formas más complejas hasta completar una figura femenina casi hiperrealista. Tal logro es contrastado mediante la aplicación de texturas o tatuajes en la piel de la retratada -suerte de body art referenciado- o por otras intervenciones en la superficie del papel. Así la obra alcanza una tensión muy contemporánea entre la sinuosidad que denota la línea y la fuerza que proviene del gesto pictórico.


El prototipo de mujer que surge de esta indagación se ubica dentro de un contexto muy urbano, cuya vigencia no es ajena al ideal de belleza que han promovido tradicionalmente los medios de comunicación social. En este caso, la representación que hace Gabriel Moreno se sensibiliza a partir de “la rudeza de los tatuajes y lo vulnerable de esa figura femenina”, en un doble juego que resulta de la seducción que ejerce el sujeto retratado y la persistencia de quien mira y siente lo que mira.

“Gabriel Moreno. La frágil belleza”. Galería Pepita Lumier. Segorbe, 7. Valencia, España. Del 15 de septiembre al 21 de octubre de 2017.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Steven Heller (2017). 100 Illustrators. Taschen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr