Ir al contenido principal

La encantadora geometría de Monika Buch



Hasta finales del siglo XIX la expresión artística más contemporánea se mantenía atada a la individualidad de su autor; es decir, a su personal elección de temas, a su manera de abordarlos y hasta a su particular forma de aplicar el pigmento o modelar un volumen. Con el cambio de siglo, muchos artistas empiezan a manifestar su interés por liberar al arte del enorme peso que tenía lo subjetivo del autor en la obra resultante.

Así, entre la segunda y tercera década del siglo XX, se propusieron lograr un arte de verdadero alcance universal para lo cual tuvieron que prescindir de las figuras conocidas del entorno material y concentrarse en el uso de la geometría y el color para significar una nueva realidad que se anunciaba más allá de lo visible.

Ciertamente, los avances de la ciencia y la tecnología dejaban en claro que el mundo había cambiado y que esos cambios se tendrían que reflejar en los comportamientos de las personas y en su manera de organizarse en sociedad. Las artes plásticas y la arquitectura cumplieron un importante papel en la promoción y concreción de estas ideas, y contribuyeron a consolidar un verdadero sentido social a través del arte público, así como de las alianzas entre diversas disciplinas como la ingeniería, la física o la psicología experimental.

Esta experiencia convivió con el expresionismo abstracto americano o el arte informal europeo y alcanzó hasta la década del sesenta cuando fue revisado por la depuración del arte minimal o desestabilizado por el avasallante paso del pop art.


En ese vasto campo que tiene como eje el empleo de la geometría y el color para elaborar propuestas de carácter abstracto se ubica Monika Buch (Valencia, 1936), cuya obra está centrada principalmente en las corrientes del arte cinético y el arte óptico. La exposición que tiene lugar en la Fundación Chirivella Soriano está integrada por un nutrido número de dibujos, pinturas y estampas distribuidos a lo largo de los tres pisos del Palau de Joan de Valeriola. Las piezas cubren un periodo que se inicia en los años de formación de la artista en la década del cincuenta y alcanza hasta el presente.

Varios elementos otorgan singularidad al trabajo de Buch. Por una parte, su predilección por lo que se podría llamar una pintura programada. Un planteamiento que se inicia a partir de un único elemento: un cuadrado, por ejemplo, que es modificado sutilmente en su disposición y color en el espacio, dando lugar a encantadoras secuencias que además de entretener la mirada no dejan de ser el testimonio de una manera de entender la época en que fueron producidas.


Otro aspecto que llama la atención en la selección para esta muestra es la cualidad manual de su técnica. A diferencia de otros artistas que también formaron parte de esta corriente, Buch no busca el acabado impoluto, la factura perfecta y la impronta industrial. En su obra se aprecia el peso del boceto, las huellas del grafito luego de ser borrado o el trazo del pincel al aplicar el pigmento. Sin embargo, esto no resta méritos a la propuesta ya que lo que sobresale y domina es el juego perceptivo de las figuras ambiguas, los enigmáticos climas cromáticos que surgen por la composición calculada y otros aspectos que tienen que ver más con la acepción del color como una energía liberada en el lienzo o el papel. Este tono contenido de su propuesta destaca también en su apego al plano y a no incursionar, hasta donde nos deja ver la exposición, en la forma tridimensional y la arquitectura.

La muestra está dividida en siete secciones que no siguen un orden cronológico. Hay un grupo dedicado a la etapa de formación. Otro grupo se identifica como el de las obras lineales y está referido a una “geometría en estado puro”. Los modulares se articulan en torno a la repetición. Las figuras imposibles se centran en imágenes ambiguas que desafían la certeza perceptiva. En esa búsqueda de lo inestable se llega a la sensación de movimiento a través de las obras óptico-cinéticas. Un componente de mayor libertad en la forma y la ejecución se aprecia en el grupo de las casuales y finaliza la muestra con un capítulo denominado investigación, donde se aprecian ideas tal vez no desarrolladas del todo pero que surgen en las distintas etapas creadoras de la artista.

“Monika Buch. Trayectoria”. Fundació Chirivella Soriano. Del 4 de mayo al 9 de septiembre de 2018. Comisariado: . Más información en: www.chirivellasoriano.org y www.consorcimuseus.gva.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Rudolf Arnheim (2005). Arte y percepción visual. Alianza.

Donis A. Dondis (2017). La sintaxis de la imagen. Gustavo Gili.

Comentarios

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho