Elliot Erwitt: el humor y lo espontáneo

Elliott Erwitt, maestro del humor y la espontaneidad, capturó la comedia de la vida cotidiana en imágenes icónicas. Su mirada aguda y su ojo para el detalle lo convirtieron en un referente del fotoperiodismo y la fotografía humanística, dejando un valioso legado cultural del siglo XX.

Elliot Erwitt, 2014. Foto: Alessio Jacona, vía Wikipedia

Elliott Erwitt nació el 26 de julio de 1928 en París, Francia, en el seno de una familia judía rusa. Su infancia transcurrió entre Italia y Francia, pero la Segunda Guerra Mundial obligó a la familia a emigrar a los Estados Unidos en 1939. Se instalaron en Los Ángeles, donde Erwitt completó su educación secundaria y comenzó a interesarse por la fotografía.


Inicios en la fotografía y encuentro con Magnum

A finales de la década de 1940, Erwitt experimentó con la fotografía, aprendiendo técnicas básicas y desarrollando su propio estilo. En 1948 se mudó a Hollywood, donde trabajó como asistente de fotografía en un estudio comercial. Este trabajo le brindó la oportunidad de perfeccionar sus habilidades técnicas y adquirir experiencia en la industria fotográfica.

Un punto de inflexión en su carrera llegó en 1950 cuando se unió al ejército estadounidense destinado en Alemania. Allí, Erwitt documentó la vida cotidiana en la posguerra, capturando imágenes conmovedoras y llenas de humanidad. Su trabajo llamó la atención de Robert Capa, cofundador de la prestigiosa agencia Magnum Photos, quien lo invitó a unirse a la agencia en 1953.


Miembro de Magnum y reconocimiento internacional

Convertirse en miembro de Magnum marcó un hito en la trayectoria de Erwitt. A partir de entonces, tuvo la oportunidad de viajar por el mundo, fotografiando eventos históricos, personalidades importantes y la vida cotidiana en diferentes culturas. Su estilo único, caracterizado por la ironía, el humor y la capacidad de capturar momentos fugaces y llenos de significado, lo convirtió en uno de los fotógrafos más reconocidos del siglo XX.


Temas recurrentes y estilo fotográfico

A lo largo de su prolífica carrera, Erwitt exploró una amplia gama de temas, desde la vida en la calle y la cultura popular hasta la política y los conflictos sociales. Sin embargo, algunos temas recurrentes en su obra son:

  • Humor e ironía: Erwitt tenía una gran habilidad para encontrar el lado humorístico de la vida cotidiana, incluso en situaciones serias o desafiantes. Sus fotografías a menudo capturan momentos inesperados o absurdos que provocan una sonrisa en el espectador.
  • Humanismo: Erwitt sentía una profunda empatía por la condición humana y esto se refleja en su trabajo. Sus fotografías muestran a las personas en toda su diversidad, con sus alegrías, tristezas, esperanzas y sueños.
  • Momentos decisivos: Erwitt era un maestro en capturar el "momento decisivo", ese instante fugaz que define una situación o revela una verdad profunda. Sus fotografías tienen la capacidad de transportar al espectador al momento exacto en que fueron tomadas y hacerles sentir la emoción del instante.


Reconocimiento y legado

Elliott Erwitt recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, incluyendo el Premio Leica (1958), el Premio Hasselblad (1974), el Premio Nacional de Artes Mediales (2010) y el Infinity Award for a Lifetime Achievement (2011).Su obra ha sido expuesta en los principales museos y galerías del mundo y se encuentra en las colecciones de las instituciones fotográficas más importantes.

Erwitt falleció el 29 de noviembre de 2023 a la edad de 95 años, dejando un legado inigualable en el mundo de la fotografía. Su trabajo ha inspirado a generaciones de fotógrafos y ha contribuido a definir la forma en que vemos y entendemos el mundo que nos rodea.


Otros aspectos de la vida y obra de Elliott Erwitt

  • Pasión por los perros: Erwitt era un gran amante de los perros y a lo largo de su carrera dedicó una gran parte de su trabajo a fotografiarlos. Su libro Dog Dogs (1976) es una colección icónica de imágenes humorísticas y conmovedoras de perros en todo tipo de situaciones.
  • Compromiso social: A pesar de su enfoque en el humor y la ironía, Erwitt también abordó temas sociales y políticos en su trabajo. Fotografió protestas, manifestaciones y eventos históricos, utilizando su cámara para dar voz a los marginados y denunciar las injusticias.
  • Influencia en la fotografía: Erwitt ha sido una figura influyente en el mundo de la fotografía, inspirando a generaciones de fotógrafos con su estilo único y su visión del mundo. Su trabajo ha contribuido a ampliar los límites de la fotografía documental y a establecerla como una forma de arte poderosa.


Algunas obras destacadas

  • Retratos: destacan los que hizo a Marilyn Monroe, Richard Nixon y Marlon Brando, entre otros.
  • Perros: Erwitt hizo alegres fotos de perros, sobresalen las que hizo de ellos saltando, y son una verdadera carta de presentación de su trabajo.
  • Documentales: en los años setenta y ochenta Erwitt hizo documentales sobre fabricación de vidrio en Afganistán (Glassmakers of Herat, 1977) y sobre un equipo femenino de marcha y baile (Beauty Knows No Pain, 1971).

También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Elliot Erwitt. Instantáneas. Phaidon, 1029. 545 páginas.

Elliott Erwitt. Dog Dogs. Phaidon, 1988. 

Comentarios

lo más visto

Antoni Tàpies: un titán del informalismo

Jean Tinguely: el maestro de las máquinas cinéticas

Ramón Gómez Ferrer, el médico de los niños

Andreu Alfaro: Meditaciò-Homenaje a Cavanilles

Más allá de la cercanía. Ronda de exposiciones Junio 2024

La Olivetti Lettera 22: el icono cultural que revolucionó la forma de escribir

Rafael Canogar: pionero del abstraccionismo español

Más allá de la cercanía: ronda de exposiciones mayo 2024

Ronda de exposiciones marzo 2024

Alejandro Otero y el espíritu de su tiempo