Ir al contenido principal

Edu Comelles. Spectre

Vista de la exposición "Edu Comelles. Spectre" en el Centre del Carme Cultura Contemporània. Todas las imágenes por cortesía del Centre del Carme Cultura Contemporània

El arte sonoro es una disciplina artística con unos antecedentes que remiten a la segunda década del siglo veinte y que empieza a lograr un mayor reconocimiento en los años setenta.

Aunque el sonido es el medio expresivo predominante, el arte sonoro suele presentarse acompañado de otras disciplinas o asumir formas híbridas, una característica propia del arte contemporáneo.

Por su marcada cualidad heterodoxa y por ser presentado casi siempre en museos y galerías, a veces surge la dificultad de clasificar el arte sonoro como arte visual o como música experimental.



Edu Comelles

En la escena española, Edu Comelles (Barcelona, 1984) es un destacado representante de este tipo de creación artística. Valencia es su ciudad de residencia y desde allí trabaja no solo como artista-músico, sino también como un gestor cultural muy activo.

Desde 2006 está combinando el arte sonoro, la producción musical y el diseño de sonidos y en sus creaciones busca siempre mantener una conexión con el lugar como referencia cultural.

Con una formación que incluye la Universidad de Barcelona, la Universidad de Edimburgo y la Universidad Politècnica de Valencia, Comelles ha desarrollado una importante labor en la divulgación del arte sonoro.



Spectre

En los últimos años, este artista catalán ha centrado su investigación en explorar  formas de visualizar el sonido.

El resultado de este esfuerzo se muestra ahora en la exposición “Spectre” que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània y que ha sido organizada por el Consorcio de Museos de la Comunitat Valencia.

Para lograr su cometido, Comelles basa su propuesta en los espectrogramas, es decir, las representaciones gráficas del espectro de frecuencias que contiene una señal sonora. A través de la indagación en las cualidades plásticas y expresivas que encuentra en esas imágenes, el artista alcanza una forma de “ver” el sonido.



¿Y la conexión con el lugar? Pues a través de sonidos y grabaciones de campo que provienen de la cotidianidad del autor y que son la materia prima para este proyecto.

Con todo esto, la exposición “Spectre” nos plantea una pregunta muy interesante: ¿a qué suenan las imágenes? Tras ella se esconde la necesidad de realzar la importancia de la experiencia sonora y de ser conscientes de que bajo el gran peso de lo visual se hallan otras realidades dignas de ser escuchadas.


“Edu Comelles. Spectre. Hacia un lenguaje visual desde lo auditivo”. Del 11 de septiembre al 15 de noviembre de 2020. Centre del Carme. Sala Dormitori. Organiza: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana. Más información en: www.consorcimuseus.gva.es


También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Edu Comelles. Agost. spa.RK. 2015. 48 minutos.

Isabel Latorre & Edu Comelles. For Pauline. IDM/Experimental. 2018. 46 minutos.

Aitor Merino Martínez. Eco en el silencio: Surgimiento y desarrollo de un arte sonoro en España. Edición independiente. 2017. 104 páginas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr