Ir al contenido principal

Cristina Santos. Chemtrails


Con la aparición de los blogs y las redes sociales, la función informativa fue liberada de la única fuente institucional que tenía: el publisher. Ahora, una gran mayoría de usuarios asumen este rol de publishers o editores de su perfil de Twitter o muro en Facebook, y a muchos les tiene sin cuidado términos como veracidad, objetividad o imparcialidad.

Si a esto se suma el carácter indiscriminado y la velocidad con que se generan las informaciones, se entiende la sobreexposición noticiosa que nos rodea y la consiguiente afectación del análisis, la capacidad crítica y el sano hábito de contrastar y poner en duda lo que nos llega desde una fuente desconocida.

Cristina Santos (Vila-real, 1990) es una artista cuya obra orbita alrededor de estos temas. Así lo demuestra en su propuesta más reciente “Chemtrails”, una intervencion mural que se exhibe actualmente en la Fundación Chirivella Soriano, y que fue la ganadora de la VI Convocatoria de Sala d’arcs que organizó este centro de arte contemporáneo en Valencia.


La obra consta de un texto dibujado en pared que reproduce parcialmente los consejos de Facebook para detectar noticias falsas, y una doble composición fragmentada de fotografías de la estela de condensación que dejan los aviones en su vuelo. Son estas nubes artificiales conocidas míticamente como chemtrails las que sirven de base a la propuesta de la artista.

Las chemtrails es el nombre que la rumorología ha dado a esas estelas de los aviones cuando surcan los cielos. Según algunas personas no contienen vapor de agua sino químicos destinados a diversos y oscuros propósitos. Esta teoría conspirativa, que comenzó a finales de los noventa, justo con el inicio de la web 2.0, ha sido refutada por la comunidad científica.

La historia le sirve a Cristina Santos para conducir un discurso acerca de la verdad en las redes sociales. Por una parte, el texto con parte del decálogo de Facebook es al principio legible pero su progresiva falta de nitidez podría ser una metáfora del desplazamiento hacia abajo, el infinito scroll que rige nuestro tránsito por internet.

Las dos imágenes de los chorros de vapor que despiden los aviones están ensambladas a partir de diferentes tomas fotográficas, como si hubiesen sido construidas con fragmentos de diferentes observadores. La idea del ensamble nos remite al carácter social de la red, pero también a los diferentes puntos de vista que restan estabilidad a la información, y que parece ser la esencia de la imagen y su posible verdad en el mundo contemporáneo.

“Cristina Santos. Chemtrails”. Fundación Chirivella Soriano. Calle Valeriola, 13. Valencia, España. Del 6 de octubre de 2017 al 14 de enero de 2018.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr