Ir al contenido principal

Cristina Santos. Chemtrails

Foto: Fundación Chirivella Soriano

Con la aparición de los blogs y las redes sociales, la función informativa fue liberada de la única fuente institucional que tenía: el publisher. Ahora, una gran mayoría de usuarios asumen este rol de publishers o editores de su perfil de Twitter o muro en Facebook, y a muchos les tiene sin cuidado términos como veracidad, objetividad o imparcialidad.

Si a esto se suma el carácter indiscriminado y la velocidad con que se generan las informaciones, se entiende la sobreexposición noticiosa que nos rodea y la consiguiente afectación del análisis, la capacidad crítica y el sano hábito de contrastar y poner en duda lo que nos llega desde una fuente desconocida.

Cristina Santos (Vila-real, 1990) es una artista cuya obra orbita alrededor de estos temas. Así lo demuestra en su propuesta más reciente “Chemtrails”, una intervencion mural que se exhibe actualmente en la Fundación Chirivella Soriano, y que fue la ganadora de la VI Convocatoria de Sala d’arcs que organizó este centro de arte contemporáneo en Valencia.

Foto: Fundación Chirivella Soriano

La obra consta de un texto dibujado en pared que reproduce parcialmente los consejos de Facebook para detectar noticias falsas, y una doble composición fragmentada de fotografías de la estela de condensación que dejan los aviones en su vuelo. Son estas nubes artificiales conocidas míticamente como chemtrails las que sirven de base a la propuesta de la artista.

Las chemtrails es el nombre que la rumorología ha dado a esas estelas de los aviones cuando surcan los cielos. Según algunas personas no contienen vapor de agua sino químicos destinados a diversos y oscuros propósitos. Esta teoría conspirativa, que comenzó a finales de los noventa, justo con el inicio de la web 2.0, ha sido refutada por la comunidad científica.

La historia le sirve a Cristina Santos para conducir un discurso acerca de la verdad en las redes sociales. Por una parte, el texto con parte del decálogo de Facebook es al principio legible pero su progresiva falta de nitidez podría ser una metáfora del desplazamiento hacia abajo, el infinito scroll que rige nuestro tránsito por internet.

Las dos imágenes de los chorros de vapor que despiden los aviones están ensambladas a partir de diferentes tomas fotográficas, como si hubiesen sido construidas con fragmentos de diferentes observadores. La idea del ensamble nos remite al carácter social de la red, pero también a los diferentes puntos de vista que restan estabilidad a la información, y que parece ser la esencia de la imagen y su posible verdad en el mundo contemporáneo.

“Cristina Santos. Chemtrails”. Fundación Chirivella Soriano. Calle Valeriola, 13. Valencia, España. Del 6 de octubre de 2017 al 14 de enero de 2018.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…