Ir al contenido principal

El arte puede beneficiar tu salud: aprovéchalo

Participantes en un evento de Meet me at the Museum
National Museums Liverpool. Foto: Happy Older People

Es cierto: el arte puede afectar la salud. Por ejemplo, el Síndrome de Stendhal, un trastorno que reveló las consecuencias que sufre un individuo cuando se expone a obras de arte de extrema belleza. El síndrome debe su nombre al escritor francés Henri Beyle, más conocido por su seudónimo Stendhal, quien padeció un cúmulo de sensaciones y emociones después de visitar la Basílica de la Santa Cruz en Florencia, en 1817: “me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme", relató poco después.

A finales de los años setenta del siglo XX, el trastorno fue definido como Síndrome de Stendhal a partir de la recurrencia de pacientes que experimentaban vértigo, palpitaciones o un elevado ritmo cardíaco cuando visitaban los monumentos y museos florentinos. Aunque algunos lo cuestionan por considerar que se trata de una exageración con fines turísticos promovida desde la ciudad, otros psicólogos clínicos no dudan en reconocer la veracidad del trastorno.

Un último deseo: visitar el museo

También son conocidos los efectos del arte en los pacientes terminales que reciben la oportunidad de hacer una visita a museos como el Rijksmuseum de Amsterdam, donde podrán admirar por última vez algunas de sus obras favoritas. La idea es promovida por voluntarios con formación médica agrupados en la asociación Stichting Ambulance Wens, que opera en los Países Bajos. Su objetivo es cumplir los deseos de pacientes terminales inmóviles a quienes se les facilita ambulancias especialmente equipadas para este tipo de traslados. Aunque no se llegue a identificar un efecto de mejoría en la salud de los pacientes, sí es posible reconocer su función paliativa y el claro componente humanitario que sostiene iniciativas como estas.

Voluntarios de Stichting Ambulance Wens acompañan a una paciente en una visita al  Rijksmuseum

En busca de la verdad científica

Pero esta relación entre arte y salud ha sido estudiada con mayor rigor por investigadores como Enzo Grossi, quien es director científico de la Fondazione Villa Maria. Grossi ha participado en varias evaluaciones del impacto de las experiencias estéticas en la reducción del estrés y el aumento de la sensación de bienestar. Estos estudios se ocupan de medir el cortisol, una hormona cuyos niveles aumentan cuando el individuo es sometido a fuertes cargas de estrés. En un experimento realizado el año pasado, los participantes fueron conducidos hasta muy cerca del interior de la cúpula del Santuario de Vicoforte en Italia. El análisis de las muestras de saliva antes y después del ascenso arrojó una variación importante en los niveles de cortisol, y junto con las entrevistas realizadas a cada individuo, permitió establecer con base científica los beneficios que el arte puede aportar a la disminución de los niveles de angustia de las personas.

De Mattis - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=30329159
 Mattia Bortoloni y Felice Biella
Decoración del interior de la cúpula del Santuario de Vicoforte, 1746-1748. Foto: Wikipedia

¿Pero el arte puede mejorar la salud?

Depende de lo que se entienda por salud. La valoración de los efectos del arte en el organismo son producto también de una definición que hoy en día es mucho más amplia. Así, según la Organización Mundial de la Salud, la salud es “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Tal apertura del concepto ha dado cabida a prácticas que desde el arte y la cultura se ocupan de los efectos favorables que tendría el empleo de terapias alternativas. Estas experiencias llevan ya muchos años y cada vez aumenta el interés por parte de las autoridades sanitarias de ámbito local o regional.

Algunas experiencias relevantes

Activa-Cultural en Valencia

En el contexto valenciano, el pasado mes de febrero la iniciativa Activa-Cultural recibió un reconocimiento de buenas prácticas por parte de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana. Activa-Cultural es un proyecto impulsado por el Centro de Innovación Las Naves, el Hospital General y el Museo d’Historia de València, cuyo objetivo es estimular la prescripción de encuentros sociales y culturales a través de los centros de atención primaria pertenecientes al área del departamento Valencia-Hospital General. En concreto, se trata de organizar visitas guiadas a museos como parte de un tratamiento que puede mejorar la salud y la calidad de vida de las personas mayores. El reconocimiento a Activa-Cultural se entregó principalmente por los innovadores medios empleados para promover un envejecimiento activo que reduzca el aislamiento y favorezca el acceso a la cultura, algo que sin duda ayudará al bienestar físico y psicológico de esta población.

El Museo de Bellas Artes de Montreal

Por su parte, a finales del año pasado, un grupo de médicos en Canadá inició la prescripción de visitas gratuitas a los museos. Según el acuerdo entre el Musée des beaux-arts de Montréal y la asociación Médecins Francophones du Canada, los médicos participantes en el programa prescriben hasta cincuenta visitas gratuitas al año para un paciente y su cuidador. Cada prescripción permite, además, la entrada a un máximo de dos adultos y dos niños menores de diecisiete años. Así, aseguran, la prescripción es terapéutica para el paciente y a la vez preventiva para sus acompañantes. Entre los pacientes que se benefician de esta iniciativa están aquellos que sufren de depresión, diabetes y enfermedades crónicas.

Museos Nacionales de Liverpool

El Reino Unido también tiene también una importante trayectoria en este campo donde destacan varias organizaciones, entre ellas la Culture, Health and Wellbeing Alliance. Para esta asociación, el compromiso cultural y la participación inciden en la transformación de la salud y el bienestar, sobre todo a través de prácticas que promuevan el uso de la imaginación y la creatividad. Además, desde este organismo y su predecesor, la National Alliance for Museums, Health & Well-being, se han llevado a cabo distintos estudios, experiencias, así como un glosario que busca poner en común las distintas disciplinas y áreas de trabajo involucradas. Una experiencia valiosa es la que adelanta el consorcio de los Museos Nacionales de Liverpool. Se trata de Meet at the Museum, un evento gratuito que se realiza cuatro veces al mes para que las personas mayores compartan sus recuerdos. Al evento se puede asistir solo o con amigos y la idea es reunirse para algo muy simple: conversar, una actividad que incide favorablemente en la salud cognitiva y la memoria. Los temas varían desde una obra literaria, grandes mujeres de la historia, la naturaleza y la Pascua, hasta los cambios en los sistemas de transporte.

Qué esperar en el futuro

Los estudios científicos como los del profesor Grossi, así como las iniciativas que se están implementando en Valencia, Canadá o  Reino Unido permiten ver las claras ventajas que seguirá brindando esta relación entre arte y salud. Para médicos como Hélène Boyer, vicepresidente de Médecins Francophones du Canada, es incuestionable que “producimos hormonas cuando visitamos un museo y que estas hormonas son responsables de nuestro bienestar”. De allí se comprende el entusiasmo que arropa a profesionales como Nathalie Bondil, directora del Musée des beaux-arts de Montréal, quien no duda en pronosticar que “en el siglo XXI la cultura será para la salud lo que el ejercicio físico en el siglo XX”.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Los imaginarios colectivos, la salud pública y la vida. Miquel Porta (Ed.). Los Libros de la Catarata, 2019. 224 páginas.

Arte y bienestar.  Josep Gustems (Ed.). Universitat de Barcelona, 2014. 149 páginas.

Comentarios

lo más visto

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Una retrospectiva del arte valenciano para celebrar medio siglo de la UPV

La Universitat Politècnica de València (UPV) cumple cincuenta años y su Facultat de Bellas Artes lo celebra con una exposición en el Centre del Carme. El proyecto expositivo surge del trabajo de los alumnos y docentes del Máster Interuniversitario de Gestión Cultural UV-UPV 2019-2020 y lleva por título “Medio siglo que cont[arte]”. Esta “aproximación a la colección universitaria”, como la definen sus organizadores, se resuelve en sala con una nutrida selección de obras representativas de “la realidad artística valenciana”.


Son treinta obras de las más de tres mil que conforman el Fondo de Arte de la UPV, fechadas entre los años cincuenta del siglo XX y el 2011. Las pinturas y esculturas, distribuidas para ofrecer una visión panorámica y retrospectiva, han sido realizadas en su mayoría por artistas licenciados por la UPV, así como por miembros del equipo de profesores. Allí figuran importantes nombres como Anzo, José María Yturralde, Manolo Gil, Vicente Castellano, Equipo Realidad, Ca…