Ir al contenido principal

Juan Downey. El blanco espacio de la conciencia


La producción de Juan Downey se desenvolvió en distintos medios. En el vídeoarte es considerado uno de los pioneros. A lo largo de la década del sesenta del siglo XX, Downey estudió mediante soportes electrónicos los flujos de transmisión de datos y el proceso de la comunicación como una vía para “hacer visibles los sistemas invisibles de la energía”. En el campo específico del vídeo, una década después, se propuso llevar más lejos la esencia colectiva de su propuesta y abordar la potencialidad simbólica de los cruces culturales a lo largo de varias regiones del continente americano.

De este artista, nacido en Santiago de Chile en 1940 y fallecido en Nueva York en 1993, se está presentando en la galería Espaivisor la muestra “El blanco espacio de la conciencia”. El proyecto reúne una breve selección de obras que permite dar cuenta del carácter político que acompañó siempre el trabajo de Downey. La muestra se basa en una serie de fotomontajes y dibujos realizados entre 1976 y 1978, además de los vídeos The Abandoned Shabono (1978) y The Laughing Alligator (1977) que recogen parte de la incursión del artista en la comunidades indígenas del Alto Orinoco. Allí confluyen algunas contradicciones que quiso revelar como son la inestable frontera que separa la objetividad científica y la subjetividad del autor, o el cruce entre lo ancestral aborigen y la tecnología actual del hombre blanco.

La pertinencia y el valor de la obra de Downey ya era conocida en Valencia gracias a la gran retrospectiva que organizó el Instituto Valenciano de Arte Moderno en 1998. En aquel momento se pudo conocer por primera vez en territorio europeo los aspectos centrales del discurso del artista chileno: la revisión de las políticas de identidad, el cuestionamiento de la supuesta condición objetiva del documental y el perfil esperanzador de las tecnologías en la lucha del ser humano por su emancipación. Estos aspectos, entre otros que nutren el complejo entramado del trabajo de Downey, resultan útiles para revisar el papel que la ciencia, la tecnología y la naturaleza están cumpliendo hoy en día en la búsqueda de un nuevo paradigma de conciencia para la humanidad.

"Juan Downey. El blanco espacio de la conciencia". Espaivisor. Del 1 de febrero al 22 de marzo de 2019. Más información en: espaivisor.com.

Comentarios

lo + visto

Una Valencia inédita se revela en la mirada de sus ilustradores

Espai Rambleta y la marca de cervezas Alhambra han organizado la exposición “Valencia se ilustra”. Allí se reúnen los trabajos de un amplio grupo de ilustradores con los que se quiere descubrir otra visión de las calles, la gente o los elementos arquitectónicos de la ciudad. Todo ello a través de  imágenes que nos invitan a replantear nuestros recorridos y las miradas habituales con que nos relacionamos con Valencia.

Antes del arte. Cincuenta años después

A finales de la década del sesenta del siglo XX, surge en Valencia “Antes del arte”, un grupo que se propuso replantear la actividad artística mediante un acercamiento a la ciencia. Para lograr este objetivo sus integrantes estudiaron los postulados de la psicología de la Gestalt, así como las posibilidades estéticas de las matemáticas, la informática y las estructuras de la naturaleza. Tal replanteamiento buscaba llevar la experiencia estética a un estadio previo a esa “individualización de objetos privilegiados” en que había devenido el arte.

El Centre Cultural La Nau ofrece una revisión de los fundamentos teóricos que animaron la andadura de este colectivo entre 1968 y 1969, así como su relación con el contexto histórico de aquellos años. Con el título “Antes del arte. Cincuenta años después” han reunido una importante cantidad de las obras que participaron en las tres exposiciones realizadas por el grupo en Valencia, Madrid y Barcelona. Del mismo modo, y para una mejor comprensió…

El sentimiento del color recorre la obra de Soledad Sevilla

Soledad Sevilla está presentando en el Centro Cultural Bancaja la exposición “El sentimiento del color”. El título es conveniente para proponer una especie de hilo conductor que recorre la extensa trayectoria de la artista valenciana en su empeño por lograr una representación sensible del espacio y la luz.