Ir al contenido principal

Un futuro en construcción

Vista de la exposición "Un futuro en construcción",  Institut Valencià d’Art Modern-IVAM

A principios del siglo XX, las artes visuales pasaron por un importante proceso de transformación que hizo tambalear esquemas tan arraigados en la pintura como el de la perspectiva renacentista. Ese cambio de mentalidad se manifestó en un importante número de movimientos y corrientes que también acompañaron o contribuyeron a cambios de gran calado en lo político y lo social.

En el caso de la extinta Unión Soviética, el constructivismo resultó fundamental para el surgimiento de una cultura visual que propició su transición hacia el socialismo. Así, junto con los nuevos mensajes hubo también revolucionarios cambios en la forma de presentar los libros, revistas y carteles que los contenían, a un punto en que sus efectos resultaron decisivos en la evolución del diseño gráfico en Europa.

La colección del Institut Valencià d’Art Modern cuenta con notables obras del diseño soviético. De ella se han seleccionado cincuenta publicaciones editadas en los años veinte y treinta que conforman la muestra “Un futuro en construcción. El libro soviético en el IVAM”. La exposición, que se presenta en la sala aledaña a la biblioteca del museo, incluye importantes trabajos de artistas como Natalia Goncharova, Gustav Klutsis, Valentina Kulagina, El Lissitzky, Kazimir Malevich, Natalia Pinus, Liubov Popova, Vladimir y Georgij Stenberg, Varvara Stepánova y Solomon Telingater.

La exposición permite ver el papel que cumplió el constructivismo ruso como enlace entre el arte y los medios de comunicación social. Esta relación amplió el área de impacto del arte más allá del tradicional ámbito del museo y la galería, y sirvió también para actualizar el plano expresivo de la industria gráfica con un atrevimiento e irreverencia hasta entonces desconocidos. Este impacto se puede apreciar en dos aspectos que responden a la impronta mecánica e industrial que subyace en el constructivismo. En el primer caso por un tratamiento de la tipografía más allá de la convencionalidad horizontal, haciendo que los caracteres se movieran libremente por la página, en un desplazamiento visual que era tan comunicativo como el propio significado de la palabra. En el segundo caso, porque a través de un proceso similar al de la palabra, el constructivismo llevó el collage y el fotomontaje a extremos comunicacionales inéditos para la época.

El proyecto “Un futuro en construcción. El libro soviético en el IVAM” ofrece valiosas pistas para abordar un capítulo significativo de la historia moderna del diseño gráfico. También se presenta como una oportunidad para reflexionar acerca de la relación entre arte, industria e ideología. En estas cualidades lo que sobresale es una valoración del lector como un ente activo en la adquisición de información y en el reconocimiento de su participación como eje del proceso creativo y comunicacional.

“Un futuro en construcción. El libro soviético en el IVAM”. Institut Valencià d’Art Modern. Del 13 de marzo al 30 de septiembre de 2018. Más información en: www.ivam.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr