Ir al contenido principal

La veu de la ciutat


Desde principios del siglo XIX, las cridas o pregones, aquellos anuncios que un funcionario hacía en una plaza precedidos de un toque de corneta, comenzaron a ser acompañados y luego sustituidos por los bandos. Estos eran documentos impresos que se colocaban en distintos puntos de la ciudad y que desde entonces se convirtieron en una de las formas oficiales del poder municipal en España para comunicarse públicamente con sus vecinos.

Se usan para hacer aclaraciones a las normas en vigencia, recordar la obligación de cumplirlas o recomendaciones para la buena convivencia ciudadana. A pesar de su lenguaje institucional, el bando tiene una naturaleza eventual y cotidiana que lo hace de gran interés para estudiar la historia social y cultural de una comunidad.

El Museu d'Història de València ha reunido cincuenta de los bandos que se publicaron en esta ciudad desde 1800 hasta la actualidad en una exposición que lleva por título “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans”.

Se trata de una muestra de carácter documental que permite componer un entrañable resumen de la historia de esta urbe a partir del bando, al que se suman obras de arte, fotografías y otros objetos que ayudan a contextualizar el recorrido. La selección proviene de los archivos de la Hemeroteca Municipal, institución que custodia más de cuatro mil bandos y que ha unido esfuerzos con el museo para llevar a cabo este proyecto.


La exposición se organiza en trece secciones que responden a un doble nivel de lectura. En el primero se sigue un eje de hitos en la historia de España y Valencia que son señalados por los textos de sala y destacados por pinturas originales y fotografías. Estos se inician con un panorama político, económico y social de la “Valencia recogida” que recibe el comienzo del siglo XIX, pasa por la invasión napoleónica, el ocaso del Antiguo Régimen, las epidemias, los inicios del siglo XX, la Segunda República, los tiempos de guerra y dictadura, hasta alcanzar el retorno de la democracia.

Entre estos grandes eventos, en una segunda línea de lectura, se distribuyen los bandos que van contando una historia alternativa que contrasta por su carácter doméstico y por una suerte de “intimidad pública”: las medidas severas para frenar los daños al alumbrado público o el llamado a preservar el orden y decoro en las funciones del teatro o en los baños de mar.

También se aprecian momentos decisivos en la historia de Valencia como la resistencia a la invasión napoleónica. Otros hablan de las mejoras urbanas, como la instalación de las primeras fuentes públicas de agua potable o el control de las hogueras en la víspera de San José, antecedentes de las primeras Fallas. El recorrido sigue en eventos como la adopción del sistema métrico decimal, la llegada del tranvía de tracción animal que dio origen al primer transporte masivo en Valencia, entre muchos otros de interés.


El trayecto concluye con un mural llamado "Si fueras el alcalde..." donde los visitantes tienen la oportunidad de hacer sus propios bandos en unas hojas de papel dispuestas para ello, en un ejercicio que pone de manifiesto la pertinencia de este medio de comunicación. La exposición “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans” se presenta como un libro abierto que permite recorrer la historia de la ciudad de una manera diferente.

La perspectiva del bando, a pesar de su antigüedad y lenguaje a veces enrevesado, ofrece una mirada poco frecuente para conocer en otra dimensión hechos decisivos en la historia de España y de Valencia. Allí el visitante encontrará pistas para rastrear los orígenes de tradiciones y costumbres que conforman el gentilicio valenciano, algunas ya perdidas y otras que guardan plena vigencia.

“La veu de la ciutat”. Museu d'Història de València. Del 20 de julio de 2017 al 7 de enero de 2018. Comisariado: María Teresa Abad y Javier Martí. Más información y horarios en: Museu d'Història de València.

Comentarios

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho