Ir al contenido principal

¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art


En 1908, el austriaco Adolf Loos publicó el artículo “Ornamento y delito”, el cual defendía un nuevo estilo llamado a superar el aditivo ornamental que aún predominaba en la arquitectura del momento. Loos, quien consideraba el ornamento como algo anacrónico y costoso, abrió el camino para hacer de la función el eje racional de la forma y el material, una idea que pronto suscribieron los primeros teóricos de la abstracción. En el empeño de alcanzar la autonomía del arte, una parte importante de la vanguardia abstracta de la primera mitad del siglo XX proclamó la supremacía y depuración de la forma y el color como medio para lograr una obra trascendente. Entre finales del siglo XX y principios del XXI, surgió una revaloración del ornamento que lejos del fragor de los enfrentamientos entre abstractos y figurativos, propone su recuperación en acepciones que giran en torno a lo banal, lo experimental y la relación arte-vida.





Una revisión de esta última idea, desde la perspectiva del arte contemporáneo internacional, es lo que trae la exposición “¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art” que presenta Bombas Gens. Centre d’Art. Se trata de una muestra que reúne un notable grupo de obras realizadas por más de cuarenta autores de distintas latitudes, provenientes de los fondos de la importante colección valenciana Per Amor a l’Art. El conjunto destaca por la variedad de técnicas, medios y lenguajes, así como por la resonancia de sus artistas y la calidad de las realizaciones que se muestran públicamente por primera vez. La nómina de creadores incluye nombres como Anna-Eva Bergman, Miguel Ángel Campano, Ángela de la Cruz, Inma Femenía, João Maria Gusmão y Pedro Paiva, Richard Hamilton, Teresa Lanceta, Robert Mapplethorpe, Irving Penn, José María Sicilia Ian Wallace.


La exposición ofrece un recorrido alternativo por la abstracción que se aleja del núcleo duro de la forma inspirada por la razón, la Historia o la trascendencia espiritual. El “ornamento” es, en este caso, el vehículo para considerar discursos abstractos que lejos del purismo de la geometría y la mancha, no dudan en ostentar sus raíces callejeras, anecdóticas, naturales o marcadamente humanas que las sustentan. Esta posibilidad de “contaminar” el predominio formal de la obra con otras circunstancias que eluden cualquier pretensión hegemónica remite a la revisión post estructuralista de los años sesenta. Este nuevo enfoque dio protagonismo a una concepción de la forma que había sido relegada en el planteamiento de Loos por ser femenina y primitiva, y que dio pie, ya en la segunda mitad del siglo XX al interés académico y museístico por las artesanías, las perspectivas de género y los grupos étnicos históricamente desplazados.

Es la revisión de esta apertura semántica y cultural de la forma abstracta la principal contribución de “¿Ornamento = delito?”, una postura curatorial que se justifica cada vez más si se atiende a la configuración política que hoy en día determinan lo banal, lo efímero y la sociedad digital hiperinformada, y que anuncian en cierto modo el contexto de los nuevos desafíos que el infatigable proyecto abstracto tiene por delante.

“¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art”. Bombas Gens. Centre d’Art. Avenida Burjassot, 54. Valencia, España. Del 8 de julio de 2017 al 25 de febrero de 2018. Consulta más información en: www.bombasgens.com.


También te puede interesar (contenidos patrocinados):
Matt Gibberd,‎ Albert Hill (2017). El ornamento es delito. Phaidon.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…