Ir al contenido principal

Tots som Valentia


Al margen de si la creatividad se aprende o es innata, lo que sí parece cierto es que se manifiesta desde temprana edad y que requiere de una práctica constante con método y disciplina. De hecho, no se trata solo de un asunto de inspiración si no de una actividad que exige motivación, planificación, acción y reacción.

Según algunas opiniones, dejamos de ser creativos debido a un proceso de inhibición que ocurre durante el periodo escolar. En esta época, cualidades propias de un pensamiento creativo como son el riesgo y el error, son constreñidas en favor de la repetición, la pasividad y el conformismo, los cuales solo servirían para asegurar una buena calificación en el boletín.

Una consecuencia importante de este sistema de enseñanza es que inhibe el surgimiento de una individualidad creadora y por lo tanto de esa diferencia (talento, don, disposición) que cada uno tenemos y que es la base si no de una vida feliz por lo menos de una un poco más satisfactoria.

Movidos por el lema “todos somos diferentes”, el Centre del Carme está presentando “Tots som Valentia”, un proyecto de la Asociación Rebombori Cultural que resultó seleccionado en #Altaveu2016, la convocatoria del Consorci de Museos de Valencia que busca visibilizar iniciativas de cohesión social.


Para esta muestra participaron ocho organizaciones que atienden a colectivos considerados en riesgo de exclusión, como son Noupertres, la Casa Grande, Asindown, Asociación Alfil, Bona Gent, Asociación Valenciana para el Síndrome Prader-Willi y Asociación Valenciana de Sordos.

La exposición consiste en una serie de láminas de papel donde los participantes realizaron un dibujo cuyo tema era algún momento feliz en Valencia o algo que se quisiera cambiar de la ciudad. Para el montaje en la sala Contrafocs del Centre del Carme, cada lámina se colocó muy cerca una de la otra, creando una especie de gran mural que une la expresión individual con la visión de conjunto y fuerza de grupo.

Convencidos de que todos nacemos con la capacidad de crear, “Tots som Valentia” se conforma como una plataforma de expresión plástica útil y necesaria para comunicar ideas y sentimientos que contribuyan a fortalecer una personalidad única y original. Se demuestra entonces que iniciativas como esta son también muy importantes para valorar a largo plazo el proyecto de los centros expositivos de carácter público.

"Tots som Valentia". Centre del Carme. C/ Museo, nº 2. Valencia, España. Del 17 de octubre al 3 de diciembre. 

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop