Ir al contenido principal

Francis Bacon. La cuestión del dibujo


El Centro Cultural Bancaja ofrece la exposición “Francis Bacon. La cuestión del dibujo” que reúne más de cincuenta dibujos realizados en lápiz y pastel por el artista dublinés, uno de los más importantes indagadores de la figuración humana en pintura.

Fechados entre 1977 y 1992, los trabajos se muestran en general en mediano formato y tratan sobre temas persistentes en la trayectoria de Bacon: el papa Inocencio X de Diego Velázquez, las crucifixiones, los retratos y los autorretratos.

Las obras provienen de la colección Francis Bacon Foundation of the Drawings donated to Cristiano Lovatelli Ravarino y han sido exhibidas recientemente en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Foto: Centro Cultural Bancaja

En el ámbito académico se suele entender el dibujo como un género menor. Si bien es cierto que se trata de una especie de herramienta auxiliar que antecede a obras de mayor calado (por lo general pinturas, esculturas o edificios), cada vez más se reivindica como una disciplina que involucra una importante combinación de intuición, agilidad y pensamiento visual que resultan de gran interés como experiencia artística.

En el caso de Francis Bacon  (Dublín, 1909-Madrid, 1992) su formación autodidacta y la consecuente falta de adiestramiento en el dibujo contribuyó a cimentar, a los ojos de la crítica más sofisticada, la fama de una incapacidad natural para esta disciplina.

Esta idea se vio reforzada por el carácter decididamente expresivo de su pintura, evidente en la comparecencia simultánea en la tela de la emoción, la mano y el pigmento.

Al querer resaltar que hacía una pintura directa sobre la tela, Bacon llegó a afirmar que no realizaba bocetos preparatorios, algo que fue asumido como que no dibujaba.

Sin embargo, la presencia de estas obras de la colección Cristiano Lovatelli Ravarino llevan a pensar que ciertamente lo hacía y a juzgar por el hecho de que todas están firmadas, que lo hacía con convicción.

Foto: Centro Cultural Bancaja

Dado que no se pueden asumir como dibujos en cuanto bocetos o trabajos preparatorios, y si además se toma en cuenta el procedimiento pictórico aplicado a los pigmentos, estos trabajos podrían ser considerados como obras con una entidad propia.

El procedimiento pictórico señalado se observa en aspectos como el tratamiento del pastel y las calidades cromáticas de guaches y crayones, así como en el recorte del motivo del dibujo y su superposición en un plano definido de cartulina coloreada.

Esta incómoda relación entre el artista y el dibujo y el hecho de que muchos de estos dibujos aparecieron luego de su muerte, sembró dudas acerca de su autenticidad y abrió procesos judiciales entre el propietario y los custodios del legado del artista. Sobre este tema tan discutido quiere arrojar luces la exposición que presenta el Centro Cultural Bancaja.

No obstante, es también una magnífica oportunidad para estudiar otra faceta del proceder plástico de Bacon en relación con la representación emocional de la figura humana, tal vez el alcance más importante y vital de su trabajo en medio del incierto devenir del mundo contemporáneo.

Francis Bacon. La qüestió del dibuix”. Centre Cultural Bancaixa. Plaza Tetuán, 23, Valencia, España. Del 22 de junio al 15 de octubre de 2017. Comisario: Fernando Castro Flórez.


También te puede interesar:
Edward Lucie-Smith, Fernando Castro Flórez, Cristiano Lovatelli Ravarino et al (2017). Francis Bacon. La cuestión del dibujo. Círculo de Bellas Artes.

Anthony Bond y Martin Harrison (2015). Francis Bacon: Five Decades. Thames and Hudson.

David Sylvester (2009). La brutalidad de los hechos. Entrevistas con Francis Bacon. Ediciones Polígrafa.

Comentarios

lo más visto

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio

Hace ochenta años, por causa de la Guerra Civil, miles de personas se vieron obligadas a abandonar España en lo que para muchas sería un viaje sin retorno. Con su marcha, aquellos emigrantes dejaron atrás sus pertenencias, memorias y sobre todo su cultura. La llegada de la democracia animó la reconstrucción histórica del peregrinar de aquellos españoles por los países donde residieron. Fruto de este esfuerzo es la llamada “Biblioteca del exilio”, una sección de los fondos de la Biblioteca Valenciana que reúne un amplio acervo donado por los exiliados o sus familiares.

Ochenta años del exilio republicano español Para conmemorar el aniversario del exilio republicano español, la Biblioteca Valenciana está presentando la exposición “Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio”. La muestra brinda una oportunidad excepcional de acceder a esos fondos y conocer las historias de estas personas que tuvieron que desplazarse por motivos políticos o ideológicos A lo largo del recorrido, el visit…

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…