Ir al contenido principal

Mar Sáez. Vera y Victoria


En los esfuerzos del ser humano por construir y defender su identidad, las reivindicaciones alcanzadas por los grupos transgéneros ocupan un lugar de importancia en la historia social contemporánea. A pesar de que aún queda mucho por hacer, la situación actual de estos colectivos en buena parte del mundo occidental se aleja de la clandestinidad, ocultamiento y persecución a la que se vieron sometidos hasta hace relativamente poco tiempo. Prueba de ello es que hoy en día es posible encauzar políticamente una discusión acerca de la complejidad que conlleva el concepto de identidad de género cuando se aborda más allá de la oposición binaria hombre-mujer.



En el campo de las artes visuales, la fotografía ha sido un medio muy utilizado para tratar este tema, probablemente por su poder para mostrar de manera inmediata y directa las expectativas y precauciones que indistintamente aparecen entre artista y espectador cuando se abordan realidades tan complejas. Durante los años ochenta y noventa del siglo pasado, estos intereses lograron una de sus mejores expresiones en una intimidad no exenta de un romanticismo alternativo que reveló situaciones escabrosas, asociadas a la violencia, el uso de drogas y el carácter underground. De gran repercusión en Estados Unidos, algunos de estos artistas, como Nan Goldin, Jack Pierson o Mark Morrisroe, mantuvieron en su obra una nota persistente de obsesión y dependencia.


El trabajo que Mar Sáez (Murcia, 1983) presenta en la Librería Railowsky aborda estas cuestiones pero de una manera que actualiza y pone a prueba el avance político de los discursos transgéneros, ya no desde la perspectiva de un estudio sociológico o de la imagen provocadora sino desde la realidad íntima del afecto cotidiano. La exposición “Vera y Victoria” presenta varios momentos en la vida amorosa de dos mujeres, una de ellas transexual, que son valiosos para desmontar prejuicios y malentendidos acerca de la igualdad de género y la búsqueda y el disfrute de la identidad sexual. Del mismo modo, estas fotografías tienen el mérito de revelar la presencia de la artista como alguien que acompaña y no simplemente documenta, desde el margen, lo que ve; una cualidad que sin duda favorece la curiosidad, la empatía o el cuestionamiento por parte del espectador.

“Mar Sáez. Vera y Victoria”. Librería Railowsky. Grabador Esteve, 34. Valencia, España. Del 2 de mayo al 1 de junio de 2017. 

También te puede interesar:
Mar Sáez y Lara Moreno (2016). Vera y Victoria. André Frere Editions.
Marta Lamas (compiladora) (2015). El género. La construcción cultural de la diferencia sexual. Universidad Autónoma de México.


Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…