Ir al contenido principal

Mar Sáez. Vera y Victoria


En los esfuerzos del ser humano por construir y defender su identidad, las reivindicaciones alcanzadas por los grupos transgéneros ocupan un lugar de importancia en la historia social contemporánea. A pesar de que aún queda mucho por hacer, la situación actual de estos colectivos en buena parte del mundo occidental se aleja de la clandestinidad, ocultamiento y persecución a la que se vieron sometidos hasta hace relativamente poco tiempo. Prueba de ello es que hoy en día es posible encauzar políticamente una discusión acerca de la complejidad que conlleva el concepto de identidad de género cuando se aborda más allá de la oposición binaria hombre-mujer.



En el campo de las artes visuales, la fotografía ha sido un medio muy utilizado para tratar este tema, probablemente por su poder para mostrar de manera inmediata y directa las expectativas y precauciones que indistintamente aparecen entre artista y espectador cuando se abordan realidades tan complejas. Durante los años ochenta y noventa del siglo pasado, estos intereses lograron una de sus mejores expresiones en una intimidad no exenta de un romanticismo alternativo que reveló situaciones escabrosas, asociadas a la violencia, el uso de drogas y el carácter underground. De gran repercusión en Estados Unidos, algunos de estos artistas, como Nan Goldin, Jack Pierson o Mark Morrisroe, mantuvieron en su obra una nota persistente de obsesión y dependencia.


El trabajo que Mar Sáez (Murcia, 1983) presenta en la Librería Railowsky aborda estas cuestiones pero de una manera que actualiza y pone a prueba el avance político de los discursos transgéneros, ya no desde la perspectiva de un estudio sociológico o de la imagen provocadora sino desde la realidad íntima del afecto cotidiano. La exposición “Vera y Victoria” presenta varios momentos en la vida amorosa de dos mujeres, una de ellas transexual, que son valiosos para desmontar prejuicios y malentendidos acerca de la igualdad de género y la búsqueda y el disfrute de la identidad sexual. Del mismo modo, estas fotografías tienen el mérito de revelar la presencia de la artista como alguien que acompaña y no simplemente documenta, desde el margen, lo que ve; una cualidad que sin duda favorece la curiosidad, la empatía o el cuestionamiento por parte del espectador.

“Mar Sáez. Vera y Victoria”. Librería Railowsky. Grabador Esteve, 34. Valencia, España. Del 2 de mayo al 1 de junio de 2017. 

También te puede interesar:
Mar Sáez y Lara Moreno (2016). Vera y Victoria. André Frere Editions.
Marta Lamas (compiladora) (2015). El género. La construcción cultural de la diferencia sexual. Universidad Autónoma de México.


Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…