Ir al contenido principal

Cómo aprendimos a comer


Una mirada a lo que comemos puede servir para hacernos una idea del tipo de cultura de la que formamos parte. A  través de la comida y de nuestros modos en la mesa se crean costumbres y ritos que a su vez reafirman roles y relaciones entre los miembros de una sociedad.

De allí que sea posible obtener un perfil muy claro de un lugar o de una comunidad con solo revisar lo que comen y la manera de hacerlo. En España, con una gastronomía de fama mundial, este tema resulta de gran importancia. Y ya sea desde su valor como atributo turístico o bien por las bondades de la dieta mediterránea, es difícil no encontrar alguien en estas latitudes que no se interese por la calidad de lo que come.

Un programa para aprender a comer

Sin embargo, los españoles no siempre han comido bien, y es sobre este tema que trata la exposición “Com aprenguérem a menjar” (Cómo aprendimos a comer) que se presenta en el Palau de Cerveró. De manera puntual, la muestra se concentra en la acción educativa y social llevada a cabo por el Programa de Educación en Alimentación y Nutrición (EDALNU) que entre 1961 y 1996 se propuso educar a la población española en nuevos y mejores hábitos alimentarios, así como estimular la producción y el consumo local de alimentos protectores.

El programa EDALNU se desarrolló a través de una intensa labor educativa y divulgadora que se materializó en una gran cantidad de recursos educativos y didácticos destinados al ámbito escolar, familiar y comunitario. Muchos de esos objetos, documentos y archivos audiovisuales, que en su momento estuvieron destinados a propagar los valores de una alimentación variada y de calidad, son los que se han reunido para esta exposición.


La comida: otra forma de transición

El claro perfil histórico y documental de la exhibición permite, a decir de los organizadores, acercarnos “a una etapa de nuestra historia en la que la transición alimentaria se unió a muchas otras transiciones”. De allí que además de ser una exposición que insiste en la importancia de una alimentación equilibrada, es útil también para ilustrar otros aspectos como el rol de la mujer, la misión de la escuela y el papel de los ciudadanos en un proyecto de sociedad que en aquellos años comenzaba apenas a vislumbrarse.

"Com aprenguérem a menjar. L'acció educativa i social del Programa EDELNU, 1961-1996". Institut d'Historia de la Medicina i de la Ciència "López Piñero". Del 27 de abril al 27 de octubre de 2017.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Ensayos
Jean-Louis Flandrin y Massimo Montanari (2016). Historia de la alimentación. Ediciones Trea.
Miguel Ángel Almodóvar Martín (2003). El hambre en España: Una historia de la alimentación. Editorial Oberón.

Cine
Comer, beber, amar. Ang Lee, 1994.
El festín de Babette. Gabriel Axel, 1987.
Un toque de canela. Tassos Boulmetis, 2002.
Una pastelería en Tokio. Naomi Kawase, 2015.
Como agua para chocolate. Alfonso Arau, 1992.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr