Ir al contenido principal

Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú

Vista de la exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú"

La exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú" reúne un conjunto de 75 obras que testimonian parte de la breve pero intensa trayectoria de este destacado representante del arte contemporáneo español. Acorde con las tendencias del arte mundial de las últimas décadas, el trabajo expuesto combina diversos medios y técnicas de la pintura, el dibujo, el performance, la escultura y la instalación. Se trata de una producción realizada entre las décadas de 1980 y 1990 donde la forma y el contenido se conjugan poéticamente para comunicar reflexiones acerca del ser individual, la identidad y la inminencia de la muerte. Para ello el artista recurrió a una serie de referentes entre los que sobresalen caparazones de tortugas, campanas, máscaras, muletas y jaulas, ejecutados en variados y sugerentes soportes. Esta es la base de un juego de analogías que permitieron a Espaliú dar cuenta de la arriesgada relación que mantuvo siempre entre el arte y la vida. La exposición ilustra también el contexto creativo que influyó en el artista a través de una selección de obras y libros de diversa autoría.



El reconocimiento del hombre como un ser individual pasa por la construcción de una identidad que se debate continuamente entre una dimensión subjetiva y otra social. El mundo contemporáneo ofrece constantes señales de lo complejo que puede ser este proceso, en especial cuando las perspectivas culturales y políticas, lejos de preservarse en un centro ideal, se muestran fragmentadas y dispersas. Desde la década de 1970, tuvieron lugar en el arte manifestaciones tendentes a la visualización de grupos que habían permanecido periféricos con respecto a un eje hegemónico de lo social y que comienzan a partir de entonces a lograr importantes espacios de expresión cultural. La pandemia del SIDA, que se inicia a finales de los ochenta, termina de revelar varias de estas desigualdades y para el caso de muchos artistas afectados por esta enfermedad significó una relación con la muerte que muchos de ellos pudieron testimoniar de diferentes modos en su obra.

De una manera que sorprende por su potencia poética, decididamente ausente de cualquier atisbo panfletario, el trabajo de Pepe Espaliú puede informar de este cambio cultural. No obstante, su propuesta se halla fundada en un claro componente autobiográfico que se concentra en la exploración semántica de la noción de vacío, desde la cual planteó una consideración de la identidad, el cuerpo, la sexualidad, la ausencia y la muerte. Organizada en cinco grupos temáticos, la curaduría de José Miguel G. Cortés propone un trayecto por conceptos claves en la producción del artista, cohesionados alrededor de la imagen del círculo. Este puede ser interpretado desde la presencia inicial en sala de artistas cercanos al espíritu creador de Espaliú, pero también desde la idea de una regeneración vital que al final se sobrepone a la melancolía que tiñe a veces el recorrido de la muestra.

Como el artista se orienta por analogías y metáforas visuales, el nivel de comunicabilidad se torna por momentos indescifrable, dada la ambigüedad y el significado dual de las formas y objetos que construyó. En esto se ubica dentro de la tradición creadora de Marcel Duchamp o de algunos exponentes del surrealismo español como Luis Buñuel, Salvador Dalí o Federico García Lorca. La exploración de estas conexiones permite comprobar las filiaciones conceptuales y vitales que Espaliú sostuvo con artistas como Joan Brossa, Louise Bourgeois, Gina Pane y Robert Mapplethorpe, algunas de cuyas obras se incluyen en la exposición. De este modo, la muestra ofrece una valiosa oportunidad para reflexionar acerca del sentido del riesgo y entrega que puede asumir un artista, y que en el caso de Pepe Espaliú resultó esencial para distender con plena libertad las rígidas fronteras que suelen existir entre el arte y la vida.

"Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú". Institut Valenciá d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 1 de diciembre de 2016 al 19 de marzo de 2017. Curador: José Miguel G. Cortés.


Comentarios

lo más visto

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio

Hace ochenta años, por causa de la Guerra Civil, miles de personas se vieron obligadas a abandonar España en lo que para muchas sería un viaje sin retorno. Con su marcha, aquellos emigrantes dejaron atrás sus pertenencias, memorias y sobre todo su cultura. La llegada de la democracia animó la reconstrucción histórica del peregrinar de aquellos españoles por los países donde residieron. Fruto de este esfuerzo es la llamada “Biblioteca del exilio”, una sección de los fondos de la Biblioteca Valenciana que reúne un amplio acervo donado por los exiliados o sus familiares.

Ochenta años del exilio republicano español Para conmemorar el aniversario del exilio republicano español, la Biblioteca Valenciana está presentando la exposición “Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio”. La muestra brinda una oportunidad excepcional de acceder a esos fondos y conocer las historias de estas personas que tuvieron que desplazarse por motivos políticos o ideológicos A lo largo del recorrido, el visit…

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…