Ir al contenido principal

Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú

Vista de la exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú"

La exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú" reúne un conjunto de 75 obras que testimonian parte de la breve pero intensa trayectoria de este destacado representante del arte contemporáneo español. Acorde con las tendencias del arte mundial de las últimas décadas, el trabajo expuesto combina diversos medios y técnicas de la pintura, el dibujo, el performance, la escultura y la instalación. Se trata de una producción realizada entre las décadas de 1980 y 1990 donde la forma y el contenido se conjugan poéticamente para comunicar reflexiones acerca del ser individual, la identidad y la inminencia de la muerte. Para ello el artista recurrió a una serie de referentes entre los que sobresalen caparazones de tortugas, campanas, máscaras, muletas y jaulas, ejecutados en variados y sugerentes soportes. Esta es la base de un juego de analogías que permitieron a Espaliú dar cuenta de la arriesgada relación que mantuvo siempre entre el arte y la vida. La exposición ilustra también el contexto creativo que influyó en el artista a través de una selección de obras y libros de diversa autoría.



El reconocimiento del hombre como un ser individual pasa por la construcción de una identidad que se debate continuamente entre una dimensión subjetiva y otra social. El mundo contemporáneo ofrece constantes señales de lo complejo que puede ser este proceso, en especial cuando las perspectivas culturales y políticas, lejos de preservarse en un centro ideal, se muestran fragmentadas y dispersas. Desde la década de 1970, tuvieron lugar en el arte manifestaciones tendentes a la visualización de grupos que habían permanecido periféricos con respecto a un eje hegemónico de lo social y que comienzan a partir de entonces a lograr importantes espacios de expresión cultural. La pandemia del SIDA, que se inicia a finales de los ochenta, termina de revelar varias de estas desigualdades y para el caso de muchos artistas afectados por esta enfermedad significó una relación con la muerte que muchos de ellos pudieron testimoniar de diferentes modos en su obra.

De una manera que sorprende por su potencia poética, decididamente ausente de cualquier atisbo panfletario, el trabajo de Pepe Espaliú puede informar de este cambio cultural. No obstante, su propuesta se halla fundada en un claro componente autobiográfico que se concentra en la exploración semántica de la noción de vacío, desde la cual planteó una consideración de la identidad, el cuerpo, la sexualidad, la ausencia y la muerte. Organizada en cinco grupos temáticos, la curaduría de José Miguel G. Cortés propone un trayecto por conceptos claves en la producción del artista, cohesionados alrededor de la imagen del círculo. Este puede ser interpretado desde la presencia inicial en sala de artistas cercanos al espíritu creador de Espaliú, pero también desde la idea de una regeneración vital que al final se sobrepone a la melancolía que tiñe a veces el recorrido de la muestra.

Como el artista se orienta por analogías y metáforas visuales, el nivel de comunicabilidad se torna por momentos indescifrable, dada la ambigüedad y el significado dual de las formas y objetos que construyó. En esto se ubica dentro de la tradición creadora de Marcel Duchamp o de algunos exponentes del surrealismo español como Luis Buñuel, Salvador Dalí o Federico García Lorca. La exploración de estas conexiones permite comprobar las filiaciones conceptuales y vitales que Espaliú sostuvo con artistas como Joan Brossa, Louise Bourgeois, Gina Pane y Robert Mapplethorpe, algunas de cuyas obras se incluyen en la exposición. De este modo, la muestra ofrece una valiosa oportunidad para reflexionar acerca del sentido del riesgo y entrega que puede asumir un artista, y que en el caso de Pepe Espaliú resultó esencial para distender con plena libertad las rígidas fronteras que suelen existir entre el arte y la vida.

"Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú". Institut Valenciá d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 1 de diciembre de 2016 al 19 de marzo de 2017. Curador: José Miguel G. Cortés.


Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…