Ir al contenido principal

Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú

Vista de la exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú"

La exposición "Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú" reúne un conjunto de 75 obras que testimonian parte de la breve pero intensa trayectoria de este destacado representante del arte contemporáneo español. Acorde con las tendencias del arte mundial de las últimas décadas, el trabajo expuesto combina diversos medios y técnicas de la pintura, el dibujo, el performance, la escultura y la instalación. Se trata de una producción realizada entre las décadas de 1980 y 1990 donde la forma y el contenido se conjugan poéticamente para comunicar reflexiones acerca del ser individual, la identidad y la inminencia de la muerte. Para ello el artista recurrió a una serie de referentes entre los que sobresalen caparazones de tortugas, campanas, máscaras, muletas y jaulas, ejecutados en variados y sugerentes soportes. Esta es la base de un juego de analogías que permitieron a Espaliú dar cuenta de la arriesgada relación que mantuvo siempre entre el arte y la vida. La exposición ilustra también el contexto creativo que influyó en el artista a través de una selección de obras y libros de diversa autoría.



El reconocimiento del hombre como un ser individual pasa por la construcción de una identidad que se debate continuamente entre una dimensión subjetiva y otra social. El mundo contemporáneo ofrece constantes señales de lo complejo que puede ser este proceso, en especial cuando las perspectivas culturales y políticas, lejos de preservarse en un centro ideal, se muestran fragmentadas y dispersas. Desde la década de 1970, tuvieron lugar en el arte manifestaciones tendentes a la visualización de grupos que habían permanecido periféricos con respecto a un eje hegemónico de lo social y que comienzan a partir de entonces a lograr importantes espacios de expresión cultural. La pandemia del SIDA, que se inicia a finales de los ochenta, termina de revelar varias de estas desigualdades y para el caso de muchos artistas afectados por esta enfermedad significó una relación con la muerte que muchos de ellos pudieron testimoniar de diferentes modos en su obra.

De una manera que sorprende por su potencia poética, decididamente ausente de cualquier atisbo panfletario, el trabajo de Pepe Espaliú puede informar de este cambio cultural. No obstante, su propuesta se halla fundada en un claro componente autobiográfico que se concentra en la exploración semántica de la noción de vacío, desde la cual planteó una consideración de la identidad, el cuerpo, la sexualidad, la ausencia y la muerte. Organizada en cinco grupos temáticos, la curaduría de José Miguel G. Cortés propone un trayecto por conceptos claves en la producción del artista, cohesionados alrededor de la imagen del círculo. Este puede ser interpretado desde la presencia inicial en sala de artistas cercanos al espíritu creador de Espaliú, pero también desde la idea de una regeneración vital que al final se sobrepone a la melancolía que tiñe a veces el recorrido de la muestra.

Como el artista se orienta por analogías y metáforas visuales, el nivel de comunicabilidad se torna por momentos indescifrable, dada la ambigüedad y el significado dual de las formas y objetos que construyó. En esto se ubica dentro de la tradición creadora de Marcel Duchamp o de algunos exponentes del surrealismo español como Luis Buñuel, Salvador Dalí o Federico García Lorca. La exploración de estas conexiones permite comprobar las filiaciones conceptuales y vitales que Espaliú sostuvo con artistas como Joan Brossa, Louise Bourgeois, Gina Pane y Robert Mapplethorpe, algunas de cuyas obras se incluyen en la exposición. De este modo, la muestra ofrece una valiosa oportunidad para reflexionar acerca del sentido del riesgo y entrega que puede asumir un artista, y que en el caso de Pepe Espaliú resultó esencial para distender con plena libertad las rígidas fronteras que suelen existir entre el arte y la vida.

"Círculo íntimo. El mundo de Pepe Espaliú". Institut Valenciá d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 1 de diciembre de 2016 al 19 de marzo de 2017. Curador: José Miguel G. Cortés.


Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Morton Feldman

Morton Feldman (Nueva York, 1926-1987) fue un compositor estadounidense de obras que destacan por sus delicadas y envolventes notas de extensa duración. Figura destacada de la música académica del siglo XX, es considerado un pionero de la llamada música indeterminada.

La influencia de John Cage y el círculo creativo de Nueva York Durante su infancia tomó clases de piano con Vera Maurina-Press. Luego estudió composición con Wallingford Riegger, uno de los primeros seguidores estadounidenses de Arnold Schoenberg, y con Stefan Wolpe, quien se había formado con los también músicos experimentales Franz Schreker y Anton Webern. En 1950, durante a una audición de una obra de Webern a cargo de la Filarmónica de Nueva York, conoció a John Cage, quien se convertiría en una de las influencias más importantes de su carrera. Gracias a Cage, pudo entrar en contacto con figuras de gran notoriedad en el mundo artístico de Nueva York, como Jackson Pollock, Robert Rauschenberg, Richard Lippold, Frank …

Manuel Quintana Castillo. Pintura topológica

A comienzos de los años noventa, Manuel Quintana Castillo elaboró una reflexión sobre el espacio pictórico a partir de una rama de la geometría conocida como topología, una disciplina cuyas aplicaciones buscan establecer modelos o estructuras para espacios inestables. La interpretación artística de este planteamiento por parte del artista venezolano, corresponde a la etapa en su trayectoria conocida como la pintura topológica. El resultado es una propuesta en la cual los signos, las caligrafías y las líneas atienden a una noción del espacio entendido como continuidad, en el que puedan convivir el azar y la racionalidad de las estructuras geométricas.

El propósito es reivindicar la superficie bidimensional y el espacio plano del cuadro, el cual ya no pretende ser ilusorio, sino real y concreto. De esta manera, la pintura deja de ser el reflejo o el instrumento comunicativo de otras realidades para convertirse en una realidad sustantiva y a la vez integrante de la totalidad del mundo, …