Ir al contenido principal

Artistas chilenos en Venezuela


En la Venezuela del siglo XX, Chile surge como una referencia valiosa en el campo de la educación y en especial en lo que concierne a nuestra enseñanza del arte. La historia se remonta a 1936, cuando la larga dictadura de Juan Vicente Gómez llegaba a su fin y en nuestro país tocaba actualizar o incluso crear una cultura de la institucionalidad pública, algo desconocido para buena parte de la población cuya carencia, como era de esperar, se supliría desde la escuela.

En Chile había transcurrido el exilio del eminente intelectual venezolano Mariano Picón Salas, quien fue llamado por el nuevo gobierno venezolano para ocuparse de la reforma del sistema educativo nacional, la cual incluía la enseñanza artística, todavía anquilosada en el vetusto esquema académico de las bellas artes. En el país austral se estudiaban muchas de estas ideas y algunos de sus cultores llegaron a Venezuela con Picón Salas, conformando lo que se ha dado en conocer como la misión chilena.

Con el paso de los años y por diversas razones, nos correspondió recibir a varios intelectuales y artistas chilenos que se asentaron en estas tierras y dejaron huella de su sensibilidad creadora. De aquellos artistas, hubo algunos que se integraron en el ambiente contracultural que se desarrolló en Venezuela a través de grupos como El Techo de la Ballena, o luego en la bohemia de la inefable República del Este.

Nemesio Antúnez. Los peligros de la danza, 1972
Universidad Simón Bolívar

Parte de esa nutrida relación entre Chile y Venezuela se puede apreciar en la exposición “Arte chileno en Venezuela” que presenta la Galería CAF en Caracas. Allí se reúne el trabajo de 15 artistas que cubre un período que se inicia en el paisaje de motivos venezolanos de los años treinta del siglo XX y llega hasta obras más contemporáneas.

Aunque no parece prevalecer una ilación conceptual entre las piezas, surgen ciertas cualidades que sin ser atribuibles a un hipotético, en nuestra opinión, "arte chileno", resultan propicias para abordar una sensibilidad, un modo de elaborar la forma y el color por las gentes de aquellas latitudes donde se aúnan la condición latinoamericana, la influencia imponente del Pacífico y la cordillera, y sumado a ello, una “temperatura” particular con incidencias lumínicas que en general hablan de un equilibrio entre la fuerza de la emoción y la razón de una idea que la sustenta.

Mucho de eso se puede captar en el cromatismo temperado de Aníbal Ortizpozo, José Balmes o incluso en la explosiva desintegración formal de Marcela Krause.  Hay también una suerte de disección de referentes espaciales y conceptuales como proponen Nemesio Antúnez, Dámaso Ogaz y Mario Toral. También en la valoración austera de la forma como lo hacen Raúl Valdivieso, Ricardo Yrarrázaval y Rodolfo Opazo.

José Balmes. Sin título, sin fecha. Colección particular

Como nota al margen, la ocasión es propicia para llamar la atención sobre la necesidad de futuras investigaciones que rescaten del olvido a algunos representantes de las artes del fuego y las artesanías que tuvieron actividad en el país a partir de la reforma de 1936 antes mencionada. Esa presencia se remonta al casi desconocido maestro de esmaltes Luis Passi, y a la artesana y pintora María Valencia. En el renglón de artistas más renombrados es de extrañar la ausencia del pintor Marco Bontá, quien fuera profesor de vitrales en Caracas y con quien estuvo casada durante varios años la venezolana Mercedes Pardo. En el renglón de las artes del fuego se podrían sumar los nombres de las ceramistas Ana Ávalos y Ruth Kiwi.

Estas carencias, que no restan méritos a la estupenda selección que ofrece la Galería CAF, evidencian la amplitud del impacto chileno en nuestras artes visuales. Lo que se aprecia en esta exposición habla de lo fecundo que ha sido ese influjo en Venezuela y que se extrae además de la presencia de estas obras en importantes colecciones nacionales. Pero tal vez lo más trascendente que se puede confirmar a través de estas piezas es el singular aporte con que Chile ha contribuido a la construcción del potente imaginario del arte latinoamericano actual.

Comentarios

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho