El arte abstracto y su primer museo en España



La Fundació Catalunya La Pedrera, en Barcelona, presenta la exposición "Los caminos de la abstracción, 1957-1978. Diálogos con el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca", una muestra que ilustra los inicios de este revolucionario museo creado por Fernando Zóbel en 1966. Su colección ofrece una estimulante lectura sobre la variedad y complejidad de la abstracción geométrica, el informalismo y el expresionismo abstracto en Europa y América durante la segunda mitad del siglo XX.


El pequeño museo más bello del mundo

La idea de un museo de arte abstracto surgió del pintor y coleccionista Fernando Zóbel (Manila, 1924-Roma, 1984), en su búsqueda de un espacio para el grupo de obras que estaba adquiriendo de artistas españoles vinculados a esta corriente. En esta labor lo acompañó el pintor y escultor Gustavo Torner, quien dio la idea del emplazamiento en Cuenca.

Con su inauguración a mediados de 1966, Zóbel dio forma a un hecho sin precedente en la historia cultural de España: la inauguración de un espacio expositivo para el abstraccionismo en un país bajo un régimen dictatorial, sin tradición museística para el arte de vanguardia, en un ciudad periférica, lejos de Madrid, y al margen de la política gubernamental . Y otro detalle innovador: un museo concebido y administrado exclusivamente por artistas.

A esta empresa, ya de por sí significativa, se suma el hecho de que el acervo reunido por Zóbel ofrecía una visión clara y didáctica de los caminos que había tomado la abstracción en Europa y América desde el final de la Segunda Guerra Mundial y a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. 
La claridad de esa visión se vio favorecida por una meditada selección de obras y por los criterios de exhibición que seguían la pauta estadounidense e italiana del momento, lo que llevó a Alfred H. Barr, fundador y primer director del MoMA, a considerar el museo de Cuenca como “el pequeño museo más bello del mundo”.


Sobre la génesis de un museo y las lecturas de su colección

La exposición "Los caminos de la abstracción, 1957-1978. Diálogos con el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca" que se presenta en el espacio de la Fundació Catalunya La Pedrera, en Barcelona, se detiene en esta doble circunstancia: los orígenes del museo fundado por Fernando Zóbel y las posibilidades que ofrece su colección para abordar el estudio de la abstracción.

Para cumplir este objetivo se han reunido alrededor de cincuenta pinturas y esculturas, además de obra gráfica, libros de artista, fotografías y otros documentos pertenecientes a los fondos del museo de Cuenca, junto con notables trabajos de artistas nacionales y extranjeros provenientes de otros museos y colecciones particulares.

Como el título de la muestra indica, su estructura y recorrido se basa en la idea del camino para significar las distintas vertientes expresivas que asumió la abstracción entre 1957 y 1978: el informalismo y el expresionismo abstracto, la abstracción lírica y gestual, la abstracción geométrica, el arte óptico y cinético, la abstracción pospictórica y la pintura de campos de color.

La imagen del diálogo da cuenta de los espacios de encuentro y de las soluciones creativas entre los artistas abstractos españoles y algunas figuras de renombre internacional que se incluyen en la muestra como Helen Frankenthaler, Hans Hartung, Willem de Kooning, Jackson Pollock, Ad Reinhardt, o Wols, entre otros. 

Este ejercicio se hace más interesante en algunas disposiciones que estimulan la experiencia estética, como cuando se encuentran las obras de Antoni Tapiès y Jean Dubuffet, Manolo Millares y Alberto Burri, Antonio Saura y Emilio Vedova, Antonio Lorenzo y Nicolas de Stael, Eusebio Sempere y Alexander Calder, o Albert Rafols-Casamada y Mark Rothko.

La exposición forma parte del proyecto “Un museo de artistas. Un museo democrático: el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca (2022-2024)” que itinera por el Centro José Guerrero, Granada, España; el Meadows Museum en Dallas, Estados Unidos y el Ludwig Museum en Koblenz, Alemania, que incluye una muestra complementaria en la Fundación Suñol en Barcelona.

El proyecto ha sido organizado en colaboración con la Fundación Juan March, que desde 1981 gestiona el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca.


"Los caminos de la abstracción, 1957-1978. Diálogos con el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca". Fundació Catalunya La Pedrera. Del 29 de septiembre de 2022 al 15 de enero de 2023. Comisariado: Manuel Fontán del Junco, Sergi Plans y Marga Viza. Más información: fundaciocatalunya-lapedrera.com

Comentarios

lo más visto

Monumento a José de Ribera

La presencia simbólica del origen en la escultura de Martín Chirino

Duane Michals: La imagen como pretexto poético

Gustavo Torner

Libertad de color y forma en el arte de Víctor Valera

Alejandro Otero y el espíritu de su tiempo

Poesía concreta

Más allá de la cercanía. Ronda de exposiciones enero 2024

Atsuko Tanaka: la expansión de la pintura

Más allá de la cercanía. Exposiciones febrero 2024