Ir al contenido principal

El viaje fotográfico de Pierre Verger por la España republicana


Pierre Verger. Gitana, Granada, 1935.  Fundação Pierre Verger

En 1935, Pierre Verger (París, 1902-Salvador de Bahía, Brasil, 1996) comenzó un viaje en bicicleta por la costa del Mediterráneo. Tenía poco más de treinta años y habían pasado tres desde el momento en que decidió abandonar las comodidades de una vida burguesa para dedicarse a sus dos pasiones: los viajes y la fotografía.

En España, Verger visitó distintas ciudades en un recorrido que se inició en Portbou, en los límites con Francia, y terminó en Cádiz. Provisto de una cámara Rolleiflex, fotografió paisajes, calles, edificios, junto con las actividades cotidianas de las personas que encontró a su paso. Fueron varias las ciudades donde este errante infatigable dejó la huella de su mirada: Barcelona, Valencia, Elche, Granada, Córdoba, Málaga o Ronda.

Pierre Verger. Triana, Sevilla, 1935. Fundação Pierre Verger

Bajo el título “Pierre Verger. Un viaje fotográfico por la España republicana”, el Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM) ha reunido un extenso y valioso cuerpo de trabajo. Son imágenes provenientes de la Fundação Pierre Verger, y entre ellas sobresalen las dedicadas al Raval de Barcelona o a la antigua iglesia de San Pascual de Villarreal.

La selección incluye también vistas de las Cuevas de Paterna y del puerto de Valencia, además del Ayuntamiento de Alicante y el Palmeral de Elche. En Murcia, Verger fotografió la iglesia de San Juan de Lorca, y ya en Andalucía se detuvo en La Alhambra de Granada y la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. Al final de su periplo, posiblemente de regreso a Francia, pasó por Madrid donde hizo tomas de la Gran Vía.

Pierre Verger. Paterna, 1935. Fundação Pierre Verger

Pierre Verger tenía vocación de nómada. Antes del viaje por España ya había recorrido buena parte del planeta. La fotografía le acompañó siempre y fue gracias a la publicación en revistas como Paris Match, Daily Mirror y Life que pudo costear sus expediciones. Fruto de sus viajes y la atención que prestaba al folclor y las tradiciones de los sitios que visitaba, se fue interesando en temas de una antropología exótica.

En esa línea van sus filiaciones surrealistas con el poeta Jacques Prévert, así como sus acercamientos al Museo de Etnografía del Trocadero. En 1946, llegó a Brasil, donde de inmediato fue seducido por la tranquilidad y la riqueza cultural de Salvador de Bahía. Allí decidió establecerse para dedicarse al estudio de las deidades del Candomblé. Al cabo de unos años, luego de una reconversión religiosa, cambió la práctica fotográfica por la escritura sobre asuntos afroamericanos.

“Pierre Verger. Un viaje fotográfico por la España republicana (1935)”. Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM). Sala Parpalló. Del 11 de abril al 1 de septiembre de 2019. Más información en: muvim.es.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr