Ir al contenido principal

El viaje fotográfico de Pierre Verger por la España republicana


Granada. Gitana, 1935. Fundação Pierre Verger

En 1935, Pierre Verger (París, 1902-Salvador de Bahía, Brasil, 1996) comenzó un viaje en bicicleta por la costa del Mediterráneo. Tenía poco más de treinta años y habían pasado tres desde el momento en que decidió abandonar las comodidades de una vida burguesa para dedicarse a sus dos pasiones: los viajes y la fotografía.

En España, Verger visitó distintas ciudades en un recorrido que se inició en Portbou, en los límites con Francia, y terminó en Cádiz. Provisto de una cámara Rolleiflex, fotografió paisajes, calles, edificios, junto con las actividades cotidianas de las personas que encontró a su paso. Fueron varias las ciudades donde este errante infatigable dejó la huella de su mirada: Barcelona, Valencia, Elche, Granada, Córdoba, Málaga o Ronda.

Triana, Sevilla, 1935. Fundação Pierre Verger

Bajo el título “Pierre Verger. Un viaje fotográfico por la España republicana”, el Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM) ha reunido un extenso y valioso cuerpo de trabajo. Son imágenes provenientes de la Fundação Pierre Verger, y entre ellas sobresalen las dedicadas al Raval de Barcelona o a la antigua iglesia de San Pascual de Villarreal.

La selección incluye también vistas de las Cuevas de Paterna y del puerto de Valencia, además del Ayuntamiento de Alicante y el Palmeral de Elche. En Murcia, Verger fotografió la iglesia de San Juan de Lorca, y ya en Andalucía se detuvo en La Alhambra de Granada y la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. Al final de su periplo, posiblemente de regreso a Francia, pasó por Madrid donde hizo tomas de la Gran Vía.

Paterna, 1935. Fundação Pierre Verger

Pierre Verger tenía vocación de nómada. Antes del viaje por España ya había recorrido buena parte del planeta. La fotografía le acompañó siempre y fue gracias a la publicación en revistas como Paris Match, Daily Mirror y Life que pudo costear sus expediciones. Fruto de sus viajes y la atención que prestaba al folclor y las tradiciones de los sitios que visitaba, se fue interesando en temas de una antropología exótica.

En esa línea van sus filiaciones surrealistas con el poeta Jacques Prévert, así como sus acercamientos al Museo de Etnografía del Trocadero. En 1946, llegó a Brasil, donde de inmediato fue seducido por la tranquilidad y la riqueza cultural de Salvador de Bahía. Allí decidió establecerse para dedicarse al estudio de las deidades del Candomblé. Al cabo de unos años, luego de una reconversión religiosa, cambió la práctica fotográfica por la escritura sobre asuntos afroamericanos.

“Pierre Verger. Un viaje fotográfico por la España republicana (1935)”. Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM). Sala Parpalló. Del 11 de abril al 1 de septiembre de 2019. Más información en: muvim.es.

Comentarios

lo más visto

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…