Ir al contenido principal

El pintor Tomeu Coll explora la relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de varios poetas

Allà al mirall

El principal objetivo de la pintura sería aspirar a una independencia semántica. Un territorio propio en que resulte accesorio cualquier suma de palabras para explicarla. Se trata de contener una idea o un sentimiento en una imagen que sea capaz de aclarar nuestra forma de entender el mundo o por lo menos que ayude a cambiar el modo en que formulamos las preguntas que sugieren nuestras dudas.

En la segunda mitad del siglo XX, algunos artistas encontraron en la música una analogía para otorgar a las expresiones visuales tal autonomía significativa y sensible. Otros, desde entonces y hasta acá, han hecho de la palabra literaria, especialmente la poesía, una vía para explorar la dimensión subjetiva y el alcance social que se espera de toda obra de arte.

Esta vertiente de la pintura parece no dudar en volver a relacionarse con historias que son un tanto ajenas a la esencia de su universo creador, pero lo hace desde el eco caligráfico, sonoro y cultural de las palabras que sirvieron a otros en la tarea colectiva que entraña la construcción de imágenes.

El pintor Tomeu Coll (Lloseta, Baleares, 1979) explora esta relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de los poetas Pere Joan Martorell (Lloseta, Baleares, 1972), Lucia Pietrelli (Candelara, Italia, 1984), Laia Martínez (Berga, Barcelona, 1984) y Manel Marí (Ibiza, 1975-Valencia, 2018). Se trata de un proyecto que comenzó a gestarse a mediados del 2017 y que con el nombre de “Bipolaritat” se presenta en Octubre Centro de Cultura Contemporània. Allí se reúnen veintidós obras entre pinturas de mediano y gran formato y algunos trabajos sobre papel que se agrupan según el manejo simbólico y cromático atribuido por Coll para cada escritor.

El artista toma como punto de partida los poemarios “Mitologia” de Martorell, “V” de Pietrelli, “Afollada” de Martínez y “Tavernàries” de Marí. Estos autores dieron su consentimiento para que sus poemas, y con ellos sus ideas, sentimientos y opiniones, sirvieran de hilo narrativo a las obras de la exposición. Mediante una técnica que combina pigmentos y materiales diversos sobre tela, Coll despliega un vocabulario de signos figurativos y geométricos a lo largo de una impronta pictórica muy cercana a la abstracción lírica.

Con este bagaje el pintor busca establecer polaridades de carácter volátil y temporal que más allá de su tensión inherente pueden acoger también momentos de bienestar. Coll enumera las parejas que le interesan: “la soledad y la masificación, el taller y la calle, la familia y el egocentrismo, el poema y el lector, la abstracción y la figuración, la realidad y los sueños, la voluntad y el deber, el cuadro y el espectador, la palabra y la imagen”. Más que detenerse en su aparente contradicción o de tomar partido por una de ellas, el artista parece interesarse por el espacio generativo que puede subsistir entre tales oposiciones.

“Tomeu Coll. Bipolaritat”. Octubre Centre de Cultura Contemporània. Del 21 de junio al 21 de julio de 2018. Más información en: www.octubre.cat.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Pere Joan Martorell (2016). Mitologia. Lleonard Muntaner Editor.
Lucía Pietrelli (2016). V. Eumo. 
Laia Martínez (2016). Afollada. LaBreu Edicions.
Manel Marí (2016). Tavernàries. Edicions Bromera.

Comentarios

lo + visto

Xu Bing: el poder de las palabras

Xu Bing(Chongqing, China, 1955) es un artista con una destacada trayectoria en la instalación, la caligrafía y la impresión. A través de estos medios se ha concentrado en estudiar principalmente la dimensión política de las palabras y los textos. Su condición de artista contemporáneo de una nación no occidental como China lo ha llevado a explorar las limitaciones y aperturas del lenguaje desde el punto de vista de la interrelación social y el entendimiento que tenemos del mundo.

El legado del fotógrafo Humberto Rivas se muestra en La Nau

El Centre Cultural La Nau está presentando una exposición del fotógrafo argentino Humberto Rivas,  donde se aprecian los orígenes y alcances de una obra que resulta esencial para comprender el proceso de renovación por el que atravesó la fotografía en España hasta conseguir su reconocimiento como expresión artística.

Gran parte de la obra de Humberto Rivas (Buenos Aires, 1937-Barcelona, 2009) fue realizada en España. En ella sobresale la investigación del retrato y la ciudad de un modo que aunque se excluyen el uno del otro, al final tienden a complementarse desde sus respectivas ausencias. Como resultado, en sus imágenes el sujeto se aprecia como sometido a una descripción descarnada de la que siempre emerge la posibilidad de un misterio.


Organizada por la Fundación Mapfre, la exposición sigue una secuencia cronológica y está dividida en dos salas. En la primera se muestran los inicios del autor en Argentina, donde destacan las imágenes de su carpeta Norte (1974) antecedida por la p…

Fernand Léger: alegrías esenciales

Fernand Léger (1881-1955) es un referente singular del arte del siglo XX. Por una parte, su trayectoria posee la densidad de quien se planteó reconocer desde la pintura las contradicciones que la insurgencia de la vida moderna iba dejando a su paso. Al mismo tiempo, esto lo hizo con una riqueza vital y un optimismo que serían el sustento expresivo de su trabajo.

Estos dos aspectos en la producción del artista son el hilo conductor de la exposición que presenta actualmente el Institut Valencià d'Art Modern (IVAM). En ella es posible entender cómo los acelerados cambios sociales y urbanos que ocurrieron en la metrópolis francesa a principios del siglo pasado, no sólo modificaron el inventario de temas que podía ser tratado en la pintura, sino incluso el lenguaje plástico y el espacio pictórico necesarios para hacerlo.

Para este proyecto, que ha sido coproducido por el Ivam y la Tate Liverpool, se han reunido más de cincuenta pinturas, dibujos, libros, diseño de estampados textiles,…