Ir al contenido principal

El pintor Tomeu Coll explora la relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de varios poetas

Allà al mirall

El principal objetivo de la pintura sería aspirar a una independencia semántica. Un territorio propio en que resulte accesorio cualquier suma de palabras para explicarla. Se trata de contener una idea o un sentimiento en una imagen que sea capaz de aclarar nuestra forma de entender el mundo o por lo menos que ayude a cambiar el modo en que formulamos las preguntas que sugieren nuestras dudas.

En la segunda mitad del siglo XX, algunos artistas encontraron en la música una analogía para otorgar a las expresiones visuales tal autonomía significativa y sensible. Otros, desde entonces y hasta acá, han hecho de la palabra literaria, especialmente la poesía, una vía para explorar la dimensión subjetiva y el alcance social que se espera de toda obra de arte.

Esta vertiente de la pintura parece no dudar en volver a relacionarse con historias que son un tanto ajenas a la esencia de su universo creador, pero lo hace desde el eco caligráfico, sonoro y cultural de las palabras que sirvieron a otros en la tarea colectiva que entraña la construcción de imágenes.

El pintor Tomeu Coll (Lloseta, Baleares, 1979) explora esta relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de los poetas Pere Joan Martorell (Lloseta, Baleares, 1972), Lucia Pietrelli (Candelara, Italia, 1984), Laia Martínez (Berga, Barcelona, 1984) y Manel Marí (Ibiza, 1975-Valencia, 2018). Se trata de un proyecto que comenzó a gestarse a mediados del 2017 y que con el nombre de “Bipolaritat” se presenta en Octubre Centro de Cultura Contemporània. Allí se reúnen veintidós obras entre pinturas de mediano y gran formato y algunos trabajos sobre papel que se agrupan según el manejo simbólico y cromático atribuido por Coll para cada escritor.

El artista toma como punto de partida los poemarios “Mitologia” de Martorell, “V” de Pietrelli, “Afollada” de Martínez y “Tavernàries” de Marí. Estos autores dieron su consentimiento para que sus poemas, y con ellos sus ideas, sentimientos y opiniones, sirvieran de hilo narrativo a las obras de la exposición. Mediante una técnica que combina pigmentos y materiales diversos sobre tela, Coll despliega un vocabulario de signos figurativos y geométricos a lo largo de una impronta pictórica muy cercana a la abstracción lírica.

Con este bagaje el pintor busca establecer polaridades de carácter volátil y temporal que más allá de su tensión inherente pueden acoger también momentos de bienestar. Coll enumera las parejas que le interesan: “la soledad y la masificación, el taller y la calle, la familia y el egocentrismo, el poema y el lector, la abstracción y la figuración, la realidad y los sueños, la voluntad y el deber, el cuadro y el espectador, la palabra y la imagen”. Más que detenerse en su aparente contradicción o de tomar partido por una de ellas, el artista parece interesarse por el espacio generativo que puede subsistir entre tales oposiciones.

“Tomeu Coll. Bipolaritat”. Octubre Centre de Cultura Contemporània. Del 21 de junio al 21 de julio de 2018. Más información en: www.octubre.cat.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Pere Joan Martorell (2016). Mitologia. Lleonard Muntaner Editor.
Lucía Pietrelli (2016). V. Eumo. 
Laia Martínez (2016). Afollada. LaBreu Edicions.
Manel Marí (2016). Tavernàries. Edicions Bromera.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Lettera 22

En esa especie de autobiografía intelectual que es Menos que uno, Joseph Brodsky refiere lo que le motivó a escribir en inglés. Era el verano de 1977 y ya habían pasado cinco años desde el inicio de su exilio estadounidense.

Además de dedicarse a hacer ensayos, traducciones y algún poema en su nueva lengua, el propósito principal del poeta ruso era aproximarse a quien consideraba la mente más privilegiada del siglo XX: Wystan Hugh Auden.

Sin embargo, y este es el detalle que ahora nos interesa, para confirmar su determinación Brodsky se fue hasta una tienda en la sexta avenida de Nueva York y una vez allí se compró una Lettera 22.


La Lettera 22 era una máquina de escribir portátil fabricada por la empresa italiana Olivetti. Fue diseñada por Marcello Nizzoli en 1949, un laureado diseñador y arquitecto, quien también creó otros objetos célebres como la máquina de coser Mirella para Necchi.

La principal promesa de la Lettera 22 era su portabilidad y en aquella época tal cualidad se expr…

Anzo. Aislamientos

En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente.

En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor económico se centró en el fomento del turismo. Esto implicó una cierta apertura por parte de la dictadura que fue aprovechada por Estampa Popular para filtrar su arte de crítica social. Tal cuestionamiento se orientó también al papel que las mejoras económicas tuvieron en la aparición de un sector industrial, empresarial y de servicios hasta entonces inédito.


Estos últimos aspectos, en especial su deriva tecnológica, fueron de gran interés para Anzo, quien mediante un hábil manejo de los recursos del pop art pud…