Ir al contenido principal

El pintor Tomeu Coll explora la relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de varios poetas

Allà al mirall

El principal objetivo de la pintura sería aspirar a una independencia semántica. Un territorio propio en que resulte accesorio cualquier suma de palabras para explicarla. Se trata de contener una idea o un sentimiento en una imagen que sea capaz de aclarar nuestra forma de entender el mundo o por lo menos que ayude a cambiar el modo en que formulamos las preguntas que sugieren nuestras dudas.

En la segunda mitad del siglo XX, algunos artistas encontraron en la música una analogía para otorgar a las expresiones visuales tal autonomía significativa y sensible. Otros, desde entonces y hasta acá, han hecho de la palabra literaria, especialmente la poesía, una vía para explorar la dimensión subjetiva y el alcance social que se espera de toda obra de arte.

Esta vertiente de la pintura parece no dudar en volver a relacionarse con historias que son un tanto ajenas a la esencia de su universo creador, pero lo hace desde el eco caligráfico, sonoro y cultural de las palabras que sirvieron a otros en la tarea colectiva que entraña la construcción de imágenes.

El pintor Tomeu Coll (Lloseta, Baleares, 1979) explora esta relación entre arte y palabra a través de la obra reciente de los poetas Pere Joan Martorell (Lloseta, Baleares, 1972), Lucia Pietrelli (Candelara, Italia, 1984), Laia Martínez (Berga, Barcelona, 1984) y Manel Marí (Ibiza, 1975-Valencia, 2018). Se trata de un proyecto que comenzó a gestarse a mediados del 2017 y que con el nombre de “Bipolaritat” se presenta en Octubre Centro de Cultura Contemporània. Allí se reúnen veintidós obras entre pinturas de mediano y gran formato y algunos trabajos sobre papel que se agrupan según el manejo simbólico y cromático atribuido por Coll para cada escritor.

El artista toma como punto de partida los poemarios “Mitologia” de Martorell, “V” de Pietrelli, “Afollada” de Martínez y “Tavernàries” de Marí. Estos autores dieron su consentimiento para que sus poemas, y con ellos sus ideas, sentimientos y opiniones, sirvieran de hilo narrativo a las obras de la exposición. Mediante una técnica que combina pigmentos y materiales diversos sobre tela, Coll despliega un vocabulario de signos figurativos y geométricos a lo largo de una impronta pictórica muy cercana a la abstracción lírica.

Con este bagaje el pintor busca establecer polaridades de carácter volátil y temporal que más allá de su tensión inherente pueden acoger también momentos de bienestar. Coll enumera las parejas que le interesan: “la soledad y la masificación, el taller y la calle, la familia y el egocentrismo, el poema y el lector, la abstracción y la figuración, la realidad y los sueños, la voluntad y el deber, el cuadro y el espectador, la palabra y la imagen”. Más que detenerse en su aparente contradicción o de tomar partido por una de ellas, el artista parece interesarse por el espacio generativo que puede subsistir entre tales oposiciones.

“Tomeu Coll. Bipolaritat”. Octubre Centre de Cultura Contemporània. Del 21 de junio al 21 de julio de 2018. Más información en: www.octubre.cat.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Pere Joan Martorell (2016). Mitologia. Lleonard Muntaner Editor.
Lucía Pietrelli (2016). V. Eumo. 
Laia Martínez (2016). Afollada. LaBreu Edicions.
Manel Marí (2016). Tavernàries. Edicions Bromera.

Comentarios

lo más visto

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Xu Bing: el poder de las palabras

Xu Bing(Chongqing, China, 1955) es un artista con una destacada trayectoria en la instalación, la caligrafía y la impresión. A través de estos medios se ha concentrado en estudiar principalmente la dimensión política de las palabras y los textos. Su condición de artista contemporáneo de una nación no occidental como China lo ha llevado a explorar las limitaciones y aperturas del lenguaje desde el punto de vista de la interrelación social y el entendimiento que tenemos del mundo.