Ir al contenido principal

Creación y pueblo


El consumo se ha erigido como un sucedáneo del ideal de libertad. Sobre el afán consumista, personalizable y seductor, se sostiene buena parte del individualismo del mundo contemporáneo. Los medios de comunicación y la tecnología de la información han contribuido a potenciar la lógica de una economía global que propone la satisfacción del deseo como centro de la realización personal. Esta lógica, carente de los viejos límites regulatorios como la religión, el Estado o el futuro, también ha penetrado el mundo del arte y es responsable de la centralidad excesiva que cobran la figura del autor, la obra y el mercado.

Confrontando esta situación, la exposición “Creación y pueblo” que presenta el Centre del Carme se ubica dentro de una línea de pensamiento donde lo social adquiere una gran importancia. En ella se reúnen las propuestas de Sara e André (Lisboa, 1980 / 1979), Enric Fort Ballester (Benifairó de les Valls, 1987), Nil Yalter (El Cairo, 1938), Núria Güell / Levi Orta (Vidreres, 1981 / La Habana, 1983), Juanli Carrión (Yecla, 1982) y Rubén Ramos Balsa (Santiago de Compostela, 1978). Allí se incluyen instalaciones, performance, video, escultura y una acción-instalación realizadas todas recientemente a excepción de la obra de Yalter, fechada en 1974.

La muestra se articula en torno a la resistencia como una cualidad esencial del arte, que de manera manifiesta o subvertida se halla en las obras seleccionadas. A lo que estos artistas se oponen es precisamente a la tendencia individualista de la sociedad. Para ello buscan la implicación de comunidades en una suerte de performatividad radical, algo así como formas colectivas de creación a través de la palabra, lo visual y la acción que atiendan a una situación crítica. Se asume entonces que el arte puede transformar la realidad y hacerlo desde espacios muchas veces marginales, lo que da lugar a la premisa central de la exposición: “el arte resiste creando”.

El proyecto reivindica la autonomía del arte, expresada en su carácter transgresor y sobre todo en el empeño de superar las circunstancias históricas que condicionan el devenir de una sociedad. En este caso se busca enfrentar la actitud complaciente que predomina en gran medida en el sistema del arte y en la tendencia homogeneizante y global de la sociedad. A tal fin responden estas estrategias que subvierten la primacía del objeto artístico, la centralidad del autor, la actitud contemplativa del espectador y el espacio consagratorio del mercado como el eje convencional de la experiencia estética.

“Creación y pueblo”. Centre del Carme. Del 23 de enero al 6 de mayo de 2018. Comisariado: Violeta Janeiro. Más información en: www.consorcimuseus.gva.es


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
John L. Austin (2016). Cómo hacer cosas con las palabras. Paidós.

Roland Barthes (2009). El susurro del lenguaje, Paidós.



Comentarios

lo más visto

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Xu Bing: el poder de las palabras

Xu Bing(Chongqing, China, 1955) es un artista con una destacada trayectoria en la instalación, la caligrafía y la impresión. A través de estos medios se ha concentrado en estudiar principalmente la dimensión política de las palabras y los textos. Su condición de artista contemporáneo de una nación no occidental como China lo ha llevado a explorar las limitaciones y aperturas del lenguaje desde el punto de vista de la interrelación social y el entendimiento que tenemos del mundo.