Ir al contenido principal

Creación y pueblo


El consumo se ha erigido como un sucedáneo del ideal de libertad. Sobre el afán consumista, personalizable y seductor, se sostiene buena parte del individualismo del mundo contemporáneo. Los medios de comunicación y la tecnología de la información han contribuido a potenciar la lógica de una economía global que propone la satisfacción del deseo como centro de la realización personal.

Esta lógica, carente de los viejos límites regulatorios como la religión, el Estado o el futuro, también ha penetrado el mundo del arte y es responsable de la centralidad excesiva que cobran la figura del autor, la obra y el mercado.

Confrontando esta situación, la exposición “Creación y pueblo” que presenta el Centre del Carme se ubica dentro de una línea de pensamiento donde lo social adquiere una gran importancia. En ella se reúnen las propuestas de Sara e André (Lisboa, 1980 / 1979), Enric Fort Ballester (Benifairó de les Valls, 1987), Nil Yalter (El Cairo, 1938), Núria Güell / Levi Orta (Vidreres, 1981 / La Habana, 1983), Juanli Carrión (Yecla, 1982) y Rubén Ramos Balsa (Santiago de Compostela, 1978). Allí se incluyen instalaciones, performance, video, escultura y una acción-instalación realizadas todas recientemente a excepción de la obra de Yalter, fechada en 1974.

La muestra se articula en torno a la resistencia como una cualidad esencial del arte, que de manera manifiesta o subvertida se halla en las obras seleccionadas. A lo que estos artistas se oponen es precisamente a la tendencia individualista de la sociedad. Para ello buscan la implicación de comunidades en una suerte de performatividad radical, algo así como formas colectivas de creación a través de la palabra, lo visual y la acción que atiendan a una situación crítica. Se asume entonces que el arte puede transformar la realidad y hacerlo desde espacios muchas veces marginales, lo que da lugar a la premisa central de la exposición: “el arte resiste creando”.

El proyecto reivindica la autonomía del arte, expresada en su carácter transgresor y sobre todo en el empeño de superar las circunstancias históricas que condicionan el devenir de una sociedad. En este caso se busca enfrentar la actitud complaciente que predomina en gran medida en el sistema del arte y en la tendencia homogeneizante y global de la sociedad. A tal fin responden estas estrategias que subvierten la primacía del objeto artístico, la centralidad del autor, la actitud contemplativa del espectador y el espacio consagratorio del mercado como el eje convencional de la experiencia estética.

“Creación y pueblo”. Centre del Carme. Del 23 de enero al 6 de mayo de 2018. Comisariado: Violeta Janeiro. Más información en: www.consorcimuseus.gva.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
John L. Austin (2016). Cómo hacer cosas con las palabras. Paidós.

Roland Barthes (2009). El susurro del lenguaje, Paidós.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop