Ir al contenido principal

Constelaciones de un todo infinito


El paisaje es un territorio o lugar donde se establece una relación emocional expresada a través de la palabra, la música o la imagen visual. Se puede entender también como una relación entre naturaleza y ser humano, cuya expresión es mediada por dispositivos tecnológicos de diversa índole.

En algunos casos esta mediación será a través de artefactos como el libro, el instrumento músico o la pintura, pero en otros se hará uso de recursos más cónsonos con los tiempos actuales. Sobre este aspecto, el arte contemporáneo se interroga por la influencia de la tecnología en la “construcción” mental y sensible del paisaje, ya sea como fotografía o imagen en movimiento, o por su interrelación con otros medios como el sonido, el texto y el espacio.

Los artistas Pepa López Poquet, David Ferrando Giraut y Vicente Tirado del Olmo reflexionan sobre esta presencia de la tecnología en la visión que tenemos del paisaje. Reunidos en la exposición “Constelaciones de un todo infinito”, sus propuestas se despliegan a lo largo de la sala Carlos Pérez del Centre del Carme. La muestra, comisariada por Juan Luis Toboso, la integran dos instalaciones de carácter audiovisual y un conjunto de fotografías en gran formato. La propuesta curatorial parte de tres preguntas:
  • Cómo nos posicionamos frente al paisaje.
  • Cómo analizamos y documentamos la dimensión sensorial de la naturaleza.
  • En qué medida la tecnología condiciona la percepción de algunos aspectos sensoriales del paisaje.
Así, al estudio del paisaje que aborda la manera como nos ubicamos frente a él, se suman también las implicaciones sociales, culturales o políticas inherentes a ese punto de vista. Una vez allí se podrían considerar los procedimientos para registrar sensiblemente el territorio, así como el efecto que los recursos tecnológicos ejercen en la construcción de eso que es percibido. De todo ello, el planteamiento de la exposición busca resaltar la idea común de lo infinito como la síntesis contemporánea de una totalidad que se hace inabarcable.

El paisaje como una experiencia de (des)acuerdo entre ciencia y política 


Con su obra Prótesis discursiva. Una conversación alquímica (2014), David Ferrando Giraut (Negreira, A Coruña, 1978) trata la polémica acerca de las políticas energéticas en España (simbolizadas a través de los cuatro elementos de la naturaleza) y las relaciones complejas entre la investigación científica y la toma de decisiones políticas. Para el proyecto realizó entrevistas con activistas, ecólogos, geólogos, abogados y economistas, cuyos audios se confrontan en sala de manera simultánea en un intento por conciliar una visión panorámica del problema que integre las posturas entre ciencia y política.

El paisaje como una invención analógica y digital 


En la instalación Morel 2. Ilusionismo y revelación (2017), Pepa López Poquet (Vilallonga de la Safor, 1955) plantea un análisis de la generación y percepción de la imagen del paisaje en el contexto digital actual. Para ello combina técnicas analógicas y digitales de imágenes fijas y en movimiento, un proyector y estructuras producidas con negativos fílmicos que referencian los diversos modos de construir la visión de una montaña. El contexto de la imagen está sensibilizado por una cita de La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares.

El paisaje como tensión entre lo sublime y lo trivial


Vicente Tirado del Olmo (Castellón, 1967) reúne en Fantasía (2017) cinco fotografías tomadas en un crucero del mismo nombre durante una travesía por el Mediterráneo. De ellas, cuatro son un registro casi obnubilado de la estela del mar que tiende a la abstracción debido al plano tan cercano de la imagen. La quinta pieza es la visión de la actitud celebratoria de los vacacionistas que altera la deriva sublime del conjunto, planteando la evocación de la naturaleza y la presencia de lo cotidiano como los dos extremos que ayudan a definir la realidad del paisaje contemporáneo.

“Constelaciones de un todo infinito” es el tercer capítulo del proyecto “Reinventar lo posible - Accionar lo imaginable”, a cargo de Juan Luis Toboso, que resultó ganador en “365 dies VLC”. Se trata de una convocatoria organizada por el Consorci de Museus que brinda la posibilidad a los artistas de ejecutar un programa expositivo y de actividades de reflexión a lo largo de un año de duración. En este caso, el objetivo es unir arte y ciencia a fin de estimular el pensamiento sobre el proceder de la naturaleza y el ser humano, en una dimensión que además de lo ecológico contemple los planos político y subjetivo.

“Constelaciones de un todo infinito”. Centre del Carme. Calle Museos, 1. Valencia, España. Del 1 de diciembre al 18 febrero de 2018. Comisario: Juan Luis Toboso.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Raffaele Milani (2015). El arte del paisaje. Biblioteca Nueva. Edición de Federico López Silvestre.

Varios autores (2009). La construcción social del paisaje. Biblioteca Nueva. Edición de Joan Nogué i Font.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr