Ir al contenido principal

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos, 2019

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo irregular. Sin embargo, su recorrido cubre la frente, los ojos, las orejas y el cuello de la mujer. Solo la boca y la nariz han quedado al descubierto.

Con esta imagen anónima y atemporal, la artista ha querido hacer una representación de la mujer que es víctima de injusticias o violencia. Movida por su preocupación acerca del papel que debe cumplir el arte desde una perspectiva social, Carmen Calvo busca llamar la atención a cerca de la importancia de la igualdad de género. Este es un tema donde la artista se involucra también como mujer y ciudadana, y con propuestas como la que ofrece ahora el IVAM hace también partícipe al viandante que pasa frente al museo.

“Carmen Calvo. Los cielos están cosidos”. Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. Del 17 de septiembre al 29 de diciembre de 2012. Más información en: ivam.es.

Comentarios

lo más visto

Ana Teresa Ortega. La memoria y su construcción

Con las foto-esculturas, Ana Teresa Ortega (Alicante, 1952) expandió aspectos sustanciales de la fotografía como son el vínculo con los medios de comunicación de masas, las industrias culturales y la marcada presencia de lo social. Tales elementos son empleados en su obra para conducir un discurso sobre la relación entre el individuo y la sociedad bajo el peso que imprimen la historia y sus condicionantes hegemónicos. En este proceso el soporte tradicional del papel es desplazado por telas, películas y metacrilatos que contribuyen a un juego espacial que realza el protagonismo de los personajes, paisajes y documentos de sus obras.


El Centre del Carme ha organizado la exposición “Pasado y presente. La memoria y su construcción” donde se puede apreciar el trabajo de esta artista alicantina realizado entre los noventa y el presente. El recorrido de la muestra no se atiene a un orden cronológico sino que aprovecha los compartimientos de la sala Goerlich-Ferreres para alojar cada uno de l…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…