Ir al contenido principal

El sentimiento del color recorre la obra de Soledad Sevilla

Soledad Sevilla. De seda azul medianoche, 2018

Soledad Sevilla está presentando en el Centro Cultural Bancaja la exposición “El sentimiento del color”. El título propone una especie de hilo conductor que recorre la extensa trayectoria de la artista valenciana en su empeño por lograr una representación sensible del espacio y la luz.

Se trata de la primera retrospectiva de esta creadora en su ciudad natal, en la que se han reunido más de cuatro décadas de trabajo. La exposición cuenta con casi cincuenta obras fechadas entre 1975 y 2018, y está organizada en seis capítulos según las siguientes series o etapas: Geometría de los setenta, El color y Las meninas, La Alhambra y Los toros, Insomnio, Los Apóstoles, y Nuevas lejanías y Luces de invierno.

Las piezas provienen de la colección de la propia artista y de otros fondos de gran importancia como el Museo Reina Sofía, la Fundación Juan March, el Museo de Arte Contemporaneo de Alicante, la Colección Caixabank, el MACBA, el Banco Sabadell, la Galería Marlborough y la Fundación Bancaja, entre otros.

De manera simultánea, Soledad Sevilla ha ejecutado en uno de los muros de la sala una intervención efímera de gran formato titulada Te llamaré hoja, donde reitera su búsqueda poética en un doble sentido: por una parte, a través de la acumulación de numerosas hojas serigrafiadas que nos hablan de una visión exuberante de la naturaleza, y por la otra, de su caducidad inherente e inquietante que nos revela la fugacidad de la vida.

Junto con la exposición se ha editado un catálogo donde además de los textos de las comisarias y las reproducciones de las obras presentes en sala, se ha incluido un análisis del teórico y crítico Alfonso de la Torre. El proyecto también cuenta con un programa de talleres dirigidos a escolares, personas con diversidad funcional o colectivos en riesgos de exclusión, que se pueden consultar en este enlace.

Uno de los aspectos sustanciales del trabajo de Soledad Sevilla es la manera en que ha logrado abrirse paso dentro de la abstracción sin asumir el extremo del rigor racionalista. En su caso, la subjetividad que da paso a la elocuencia del color, al tejido de las pacientes tramas pictóricas, al cruce de referencias y a los grandes formatos, terminan por revelar una maestría que hacen de la contemplación de estas obras una experiencia única y recomendable.

“Soledad Sevilla. El sentimiento del color”. Centro Cultural Bancaja. Del 21 de febrero al 30 de junio de 2019. Comisariado: María de Corral y Lorena Martínez de Corral . Más información en: www.fundacionbancaja.es.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Esperanza Guillén Marcos et al (2015). Soledad Sevilla: Variaciones de una línea, 1966-1986. Publicaciones de Diputación Provincial de Granada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr