Ir al contenido principal

Sorolla. Un jardín para pintar


El tratamiento del espacio exterior como animado albergue de fenómenos de luz y color es un asunto que Joaquín Sorolla (Valencia, 1863-Madrid, 1923) desarrolló magistralmente a lo largo de su pintura de paisajes. A ello contribuyeron las condiciones lumínicas de una ciudad como Valencia y el efecto reflectante con que el mar Mediterráneo influye en la percepción de las formas.

Pero sobre todo, fue la aguda capacidad de observación de Sorolla y una extraordinaria sensibilidad lo que le permitieron hacer de lo mirado un trasunto poético de la contemplación. Esa dimensión del ser que mira y relata lo natural explicaría que al concebir el espacio de su vivienda familiar y taller, Sorolla diera singular importancia al jardín, tal vez como insistente prolongación de la felicidad arcádica de sus pinturas. Este tema que en un principio parece pertenecer más al ámbito de la arquitectura, fue un motivo recurrente en la obra del artista valenciano y en él se detiene la exposición “Sorolla. Un jardín para pintar” que presenta el Centro Cultural Bancaja.

Enfocada en una faceta poco conocida de Sorolla, propia de una reflexión creadora más personal, la exposición se centra en el estudio de los cuatro espacios que conforman el jardín que el artista ideó para su vivienda y taller, realizada en Madrid entre 1909 y 1911, según proyecto del arquitecto Enrique María de Repullés y Vargas. Para esta ocasión se han reunido más de un centenar de obras entre pinturas, bocetos, dibujos, esculturas, azulejos y fotografías procedentes en su mayoría del Museo Sorolla, así como de otras colecciones como Fundación Bancaja, Museo de Bellas Artes de Valencia, Ayuntamiento de Valencia, Museo Carmen Thyssen de Málaga, Hispanic Society of America y coleccionistas privados.

La exposición asume el jardín de la residencia de Sorolla a partir de un enfoque histórico, donde las fotografías, cartas, planos, elementos ornamentales y por supuesto las propias pinturas dan cuenta de la investigación, reflexión y estudio que acompañó la realización de este enclave vegetal. En este sentido, destacan en la muestra tres vertientes de recorrido que proponen el jardín como espacio de la intimidad familiar, como desencadenante del disfrute estético y como motivo de la creación artística.

En esa visión se mantiene como una constante la inspiración andaluza seguida por el artista para el diseño de estos jardines, que lo condujo a copiar ciertos espacios de patios granadinos y sevillanos, y hasta incorporar con pasión de coleccionista, azulejos, elementos arquitectónicos y árboles, en su mayoría reminiscentes del sur de España. A ello se suma la consideración de las plantas desde su importancia botánica pero también desde el efecto cromático que podían ejercer en el espacio de la vivienda y en su equivalente en pintura. Finalmente, la muestra se complementa con una selección de pinturas donde el jardín valenciano tiene especial presencia, así como con varios ejemplares de azulejos provenientes de la población de Manises.

Este proyecto ofrece una magnífica oportunidad de internarse en el universo lumínico de Sorolla a través de una faceta más íntima de su trayectoria como pintor y como hombre, en un espacio que para él fue propicio no solo para el deleite estético, la vida familiar y el encuentro social, sino también porque aquel reducto madrileño, hoy sede del Museo Sorolla, fue testigo de sus últimas obras.

"Sorolla. Un jardín para pintar". Del 7 de noviembre de 2017 al 19 de marzo de 2018. Centro Cultural Bancaja. Comisariado: Consuelo Luca de Tena. Co-comisariado: María López y Ana Luengo. Más información y horarios en www.fundacionbancaja.es

Tambien te puede interesar (enlaces patrocinados):
Consuelo Luca de Tena (2017). Sorolla. Un jardín para pintar. El Viso.

Blanca Pons-Sorolla (2015). Sorolla. Obras maestras. El Viso.

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho