Ir al contenido principal

Sorolla. Un jardín para pintar

Joaquín Sorolla, El jardín de la casa de Sorolla, hacia 1919. Museo Sorolla

El tratamiento del espacio exterior como animado albergue de fenómenos de luz y color es un asunto que Joaquín Sorolla (Valencia, 1863-Madrid, 1923) desarrolló magistralmente a lo largo de su pintura de paisajes. A ello contribuyeron las condiciones lumínicas de una ciudad como Valencia y el efecto reflectante con que el mar Mediterráneo influye en la percepción de las formas. Pero sobre todo, fue la aguda capacidad de observación de Sorolla y una extraordinaria sensibilidad lo que le permitieron hacer de lo mirado un trasunto poético de la contemplación. Esa dimensión del ser que mira y relata lo natural explicaría que al concebir el espacio de su vivienda familiar y taller, Sorolla diera singular importancia al jardín, tal vez como insistente prolongación de la felicidad arcádica de sus pinturas. Este tema que en un principio parece pertenecer más al ámbito de la arquitectura, fue un motivo recurrente en la obra del artista valenciano y en él se detiene la exposición “Sorolla. Un jardín para pintar” que presenta el Centro Cultural Bancaja.

Enfocada en una faceta poco conocida de Sorolla, propia de una reflexión creadora más personal, la exposición se centra en el estudio de los cuatro espacios que conforman el jardín que el artista ideó para su vivienda y taller, realizada en Madrid entre 1909 y 1911, según proyecto del arquitecto Enrique María de Repullés y Vargas. Para esta ocasión se han reunido más de un centenar de obras entre pinturas, bocetos, dibujos, esculturas, azulejos y fotografías procedentes en su mayoría del Museo Sorolla, así como de otras colecciones como Fundación BancajaMuseo de Bellas Artes de ValenciaAyuntamiento de ValenciaMuseo Carmen Thyssen de MálagaHispanic Society of America y coleccionistas privados.

La exposición asume el jardín de la residencia de Sorolla a partir de un enfoque histórico, donde las fotografías, cartas, planos, elementos ornamentales y por supuesto las propias pinturas dan cuenta de la investigación, reflexión y estudio que acompañó la realización de este enclave vegetal. En este sentido, destacan en la muestra tres vertientes de recorrido que proponen el jardín como espacio de la intimidad familiar, como desencadenante del disfrute estético y como motivo de la creación artística. En esa visión se mantiene como una constante la inspiración andaluza seguida por el artista para el diseño de estos jardines, que lo condujo a copiar ciertos espacios de patios granadinos y sevillanos, y hasta incorporar con pasión de coleccionista, azulejos, elementos arquitectónicos y árboles, en su mayoría reminiscentes del sur de España. A ello se suma la consideración de las plantas desde su importancia botánica pero también desde el efecto cromático que podían ejercer en el espacio de la vivienda y en su equivalente en pintura. Finalmente, la muestra se complementa con una selección de pinturas donde el jardín valenciano tiene especial presencia, así como con varios ejemplares de azulejos provenientes de la población de Manises.

Este proyecto ofrece una magnífica oportunidad de internarse en el universo lumínico de Sorolla a través de una faceta más íntima de su trayectoria como pintor y como hombre, en un espacio que para él fue propicio no solo para el deleite estético, la vida familiar y el encuentro social, sino también porque aquel reducto madrileño, hoy sede del Museo Sorolla, fue testigo de sus últimas obras.

"Sorolla. Un jardín para pintar". Del 7 de noviembre de 2017 al 19 de marzo de 2018. Centro Cultural Bancaja. Comisariado: Consuelo Luca de Tena. Co-comisariado: María López y Ana Luengo. Más información y horarios en www.fundacionbancaja.es


Tambien te puede interesar (enlaces patrocinados):
Consuelo Luca de Tena (2017). Sorolla. Un jardín para pintar. El Viso.

Blanca Pons-Sorolla (2015). Sorolla. Obras maestras. El Viso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alfaro. Laboratorio de formas escultóricas

Andreu Alfaro (Valencia, 1929 - Rocafort, 2012) es un referente en el arte español e internacional de la segunda mitad del siglo XX. Su trascendencia, más allá del atractivo encantador de sus esculturas, se debe tal vez a que logró conjuntar sin mayores fricciones el carácter racional de su obra, la naturaleza subjetiva implícita en la transformación del material y el compromiso con el contexto político, social y cultural de su tiempo.

De este importante artista se está presentando la exposición “Alfaro. Laboratorio de formas escultóricas”. Organizada por la Fundación Bancaja, la selección de casi noventa piezas sigue un criterio retrospectivo, en un arco histórico que se inicia con las primeras esculturas del artista de finales de los cincuenta hasta sus últimos trabajos fechados a principios del siglo XXI.

A fin de poder comprender este vasta producción, la exposición se organiza cronológicamente en varias vertientes temáticas que cubren los inicios del artista inspirados por el con…

Prietas las filas

La exposición “Prietas las filas” estudia el régimen político y la ideología de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) a partir de los mecanismos de adoctrinamiento y propaganda que dieron lugar a una cotidianidad y una historia nacional inéditas en España. Para conseguirlo, la muestra hace una indagación transversal en la cultural material asociada a este período de censura y represión. Dispuestos según un tratamiento didáctico, los objetos reunidos en sala ofrecen una visión muy completa de los símbolos inducidos por el régimen para redefinir la vida pública y privada, la función de la escuela, los roles de género y la cultura en general. La exposición se presenta en el Museu Valencià d'Etnologia desde el 19 de septiembre y su clausura, prevista para el 6 de enero, ha sido prorrogada hasta el 27 de este mes.


Uno de los logros más significativos de este proyecto es que sirve para que las generaciones que han nacido en democracia tengan una información más directa y vital a…

Babalunga i Kamolongos

Un panorama de la ilustración editorial más reciente, a través de las obras de casi sesenta creadores gráficos provenientes de diferentes países, nos ofrece la exposición “Babalunga i Kamalongos”. La muestra se está presentando en el Centre del Carme Cultura Contemporània desde el 14 de diciembre y clausurará el próximo 13 de enero.

Los trabajos fueron seleccionados en una convocatoria internacional que contó con un jurado integrado por personalidades de la ilustración como Inmaculada Corcho (directora del Museo ABC del dibujo y la ilustración), Manuela Rodríguez (directora de la editorial Kalandraka), Sandra López y Ángel Domingo (directores de la agencia de ilustración Pencil - Ilustradores), Artur Garlocha (director de arte de la revista Retina de El País) y el equipo Baba Kamo, integrado por Clara Berenguer, Manuel Garrido Barberá y Paula Pérez i de Lanuza.


Entre los artistas participantes se encuentran nombres como Aina Bestard (Naixements Bestials), Cachetejack (Une après-midi …