Ir al contenido principal

Alfaro-Fuster. Assaig amb els dits

Andreu Alfaro y Joan Fuster, 1987. Foto: José García Poveda

El erudito Joan Fuster (Sueca, 1922-1992) impulsó en libros como Nosaltres, els valencians (1962), las ideas que darían sustento al nacionalismo valenciano contemporáneo y a la definición de lo que se conoce como Países catalanes. Sus planteamientos acerca de la construcción de una identidad nacional basada en la lengua, la cultura y la historia, no pasaron desapercibidos para el joven artista Andreu Alfaro (Valencia, 1929-2012).

Para Alfaro el pensamiento de Fuster resultó esclarecedor en la búsqueda de salidas para el limitado panorama artístico en la Valencia de la época, marcada aún por la influencia del luminismo pictórico de Sorolla. Fuster, por su cultura y lucidez, se convirtió en una referencia importante en la carrera artística de Alfaro, dotando a su obra de un arraigo local que enriquecerá sabiamente el alcance universal de sus esculturas.

La magnitud de esta fructífera relación de amistad y conocimiento se puede apreciar en la exposición “Alfaro-Fuster. Assaig amb els dits. Escultures. Escrits. Dibuixos” que se presenta en la Sala Martínez Guerricabeitia del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València. Allí se han reunido cerca de un centenar de objetos entre dibujos, esculturas, bocetos, libros, fotografías y otras publicaciones que en su mayoría son exhibidas por primera vez. Se trata de casi la totalidad de dibujos que Alfaro hizo sobre la figura de Fuster, muchos realizados incluso después de la muerte del pensador, así como algunas piezas tridimensionales. El material exhibido suma las condiciones de obra de arte y de valor documental no solo para testimoniar un proceso de pensamiento y madurez intelectual, sino la amistad y la admiración que unió a ambos personajes.

La exposición realza una cierta coincidencia de procedimiento en los dos creadores que se vislumbra en la reserva formal y expresiva que parecen perseguir: la elocuencia y brevedad de la línea dibujada en Alfaro; la síntesis aforística en Fuster. El título de la exposición busca  aludir a un enfoque y proyección de esa experiencia creadora como algo que se intenta hacer con las manos (assaig amb els dits) y que encuentra en esa espontaneidad su poso de verdad y compromiso. Los dibujos de Alfaro abarcan desde el naturalismo más depurado y se extienden hasta una estilización geométrica que parece ser el punto de partida para resolver el planteamiento espacial  de las ingeniosas esculturas.

“Alfaro-Fuster. Assaig amb els dits. Escultures. Escrits. Dibuixos”. Sala Martínez Guerricabeitia del Centre Cultural La Nau. Del 23 de octubre al 14 de enero del 2018. Comisarios: Artur Heras y Anacleto Ferrer. Consulta más información en: Universitat de València.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
José Martín Martínez (2015). Andreu Alfaro en torno a la escultura. Escritos y entrevistas. Publicacions de la Universitat de València.

Joan Fuster (2010). Nosaltres, els valencians. Labutxaca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr