Ir al contenido principal

Manuel Sáez. Por las ramas


La sala Estufa Freda del Jardín Botánico recibe el conjunto de 24 obras que integran la exposición “Por las ramas” de Manuel Sáez. Elaborados con lápiz, acuarela y témpera, los dibujos tienen como motivo algunos útiles de jardinería, así como detalles de varias especies vegetales.

Destacan en esta propuesta la mirada que propone el artista para aproximarnos a estos objetos, tan cercana que alcanza a ratos efectos de un inquietante extrañamiento. El otro aspecto a considerar es la admirable técnica empleada por Sáez, una compleja retícula de líneas que actúa como un espacio autónomo para la creación de este complejo mundo natural.


Manuel Sáez (Castellón de la Plana, 1961) es un artista de formación autodidacta, para quien la falta de ataduras académicas además de libertad le significa también mayores niveles de exigencia.

Como su método de trabajo se basa en la intuición se siente más inclinado hacia una búsqueda de la precisión y no tanto del resultado perfecto.

En la precisión encuentra un sentido del riesgo y el vértigo que aunado a la libertad que conlleva, lo obliga a ser más fuerte y potente en sus planteamientos.

Prueba de ello es la imagen que escogió para la plaza de la Universitat Jaume I de Castellón, en donde un guante se convierte en original símbolo de las cinco ramas del conocimiento.

Foto: sitio web de Manuel Sáez

Desde niño, el dibujo fue para Manuel Sáez una forma de evasión, una suerte de mundo paralelo que le permitía alejarse de ciertas cosas y darle vida a otras.

Por eso prefiere considerarse un retratista de los objetos cotidianos, alguien que a través del dibujo consigue extraerles una vida propia y una cierta psicología.

Ese sentido vital del dibujo se puede encontrar también en el campo de las ciencias naturales, donde las láminas ilustradas han contribuido enormemente a la identificación, el conocimiento y la conservación de muchas especies.

No obstante, hay también en estas obras una notable dimensión de disfrute estético que proviene tal vez de la fragilidad y la fuerza del hábitat natural en que trabaja el botánico, que se conjugan inevitablemente con la sensibilidad de su mano creadora.


Esta confluencia de ciencia y naturaleza actúa como una sutil referencia en el trabajo que presenta ahora Manuel Sáez, el cual surge de las constantes visitas del artista al Jardín Botánico.

En esta ocasión, además de recorrer muchos rincones del Jardín, ha podido internarse en los laboratorios y espacios de conservación, incluida sesiones de trabajo frente al microscopio de la Universitat de València.

De esta experiencia provienen las obras de esta exposición, que recibe al visitante con un conjunto donde se representan una azada, una hoz, un mosquetón y una cuña, como vía para significar la sencillez de las herramientas del jardín.

De allí pasa al registro granos de polen y semillas vistos a través del microscopio, así como a otros acercamientos a cortezas de árboles, muros y otros detalles singulares del magnífico enclave vegetal de Valencia.


Las pinturas han sido realizadas con acuarelas a partir de una superficie tramada que le otorga una cualidad especial al motivo y una autonomía que se intensifica por la expresividad del color.

Esta configuración de las pinturas permite la sugerencia de la exposición, según Sáez, como un “tapiz sensorial” con significados abiertos y plurales.

La exposición se completa con algunos dibujos realizados en 1995 que formaron parte de su propuesta “Trópicos”, también presentada en el Jardín Botánico, y donde el trazo curvilíneo de las formas vegetales se confunde con la sinuosidad de la figura femenina.

“Manuel Sáez. Por las ramas”. Jardí Botànic de la Universitat de València. Calle  Quart , 80. Del 25 de mayo al 24 de septiembre de 2017. 


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
William Jeffett (2000). Manuel Sáez. IVAM Centre Julio González.

Francesc Vera Forment y Antoni Aguilella (2010). Un oasis en la ciudad: El Jardín Botánico de la Universitat de València. Publicacions de la Universitat de València.

Comentarios

lo más visto

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio

Hace ochenta años, por causa de la Guerra Civil, miles de personas se vieron obligadas a abandonar España en lo que para muchas sería un viaje sin retorno. Con su marcha, aquellos emigrantes dejaron atrás sus pertenencias, memorias y sobre todo su cultura. La llegada de la democracia animó la reconstrucción histórica del peregrinar de aquellos españoles por los países donde residieron. Fruto de este esfuerzo es la llamada “Biblioteca del exilio”, una sección de los fondos de la Biblioteca Valenciana que reúne un amplio acervo donado por los exiliados o sus familiares.

Ochenta años del exilio republicano español Para conmemorar el aniversario del exilio republicano español, la Biblioteca Valenciana está presentando la exposición “Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio”. La muestra brinda una oportunidad excepcional de acceder a esos fondos y conocer las historias de estas personas que tuvieron que desplazarse por motivos políticos o ideológicos A lo largo del recorrido, el visit…

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…