Ir al contenido principal

Manuel Sáez. Por las ramas


La sala Estufa Freda del Jardín Botánico recibe el conjunto de 24 obras que integran la exposición “Por las ramas” de Manuel Sáez. Elaborados con lápiz, acuarela y témpera, los dibujos tienen como motivo algunos útiles de jardinería, así como detalles de varias especies vegetales.

Destacan en esta propuesta la mirada que propone el artista para aproximarnos a estos objetos, tan cercana que alcanza a ratos efectos de un inquietante extrañamiento. El otro aspecto a considerar es la admirable técnica empleada por Sáez, una compleja retícula de líneas que actúa como un espacio autónomo para la creación de este complejo mundo natural.


Manuel Sáez (Castellón de la Plana, 1961) es un artista de formación autodidacta, para quien la falta de ataduras académicas además de libertad le significa también mayores niveles de exigencia.

Como su método de trabajo se basa en la intuición se siente más inclinado hacia una búsqueda de la precisión y no tanto del resultado perfecto.

En la precisión encuentra un sentido del riesgo y el vértigo que aunado a la libertad que conlleva, lo obliga a ser más fuerte y potente en sus planteamientos.

Prueba de ello es la imagen que escogió para la plaza de la Universitat Jaume I de Castellón, en donde un guante se convierte en original símbolo de las cinco ramas del conocimiento.

Foto: sitio web de Manuel Sáez

Desde niño, el dibujo fue para Manuel Sáez una forma de evasión, una suerte de mundo paralelo que le permitía alejarse de ciertas cosas y darle vida a otras.

Por eso prefiere considerarse un retratista de los objetos cotidianos, alguien que a través del dibujo consigue extraerles una vida propia y una cierta psicología.

Ese sentido vital del dibujo se puede encontrar también en el campo de las ciencias naturales, donde las láminas ilustradas han contribuido enormemente a la identificación, el conocimiento y la conservación de muchas especies.

No obstante, hay también en estas obras una notable dimensión de disfrute estético que proviene tal vez de la fragilidad y la fuerza del hábitat natural en que trabaja el botánico, que se conjugan inevitablemente con la sensibilidad de su mano creadora.


Esta confluencia de ciencia y naturaleza actúa como una sutil referencia en el trabajo que presenta ahora Manuel Sáez, el cual surge de las constantes visitas del artista al Jardín Botánico.

En esta ocasión, además de recorrer muchos rincones del Jardín, ha podido internarse en los laboratorios y espacios de conservación, incluida sesiones de trabajo frente al microscopio de la Universitat de València.

De esta experiencia provienen las obras de esta exposición, que recibe al visitante con un conjunto donde se representan una azada, una hoz, un mosquetón y una cuña, como vía para significar la sencillez de las herramientas del jardín.

De allí pasa al registro granos de polen y semillas vistos a través del microscopio, así como a otros acercamientos a cortezas de árboles, muros y otros detalles singulares del magnífico enclave vegetal de Valencia.


Las pinturas han sido realizadas con acuarelas a partir de una superficie tramada que le otorga una cualidad especial al motivo y una autonomía que se intensifica por la expresividad del color.

Esta configuración de las pinturas permite la sugerencia de la exposición, según Sáez, como un “tapiz sensorial” con significados abiertos y plurales.

La exposición se completa con algunos dibujos realizados en 1995 que formaron parte de su propuesta “Trópicos”, también presentada en el Jardín Botánico, y donde el trazo curvilíneo de las formas vegetales se confunde con la sinuosidad de la figura femenina.

“Manuel Sáez. Por las ramas”. Jardí Botànic de la Universitat de València. Calle  Quart , 80. Del 25 de mayo al 24 de septiembre de 2017. 


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
William Jeffett (2000). Manuel Sáez. IVAM Centre Julio González.

Francesc Vera Forment y Antoni Aguilella (2010). Un oasis en la ciudad: El Jardín Botánico de la Universitat de València. Publicacions de la Universitat de València.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…