Ir al contenido principal

Las constelaciones de Julio González


“Las constelaciones de Julio González. Entre la representación y la abstracción” es el título de la exposición con la que el IVAM propone una perspectiva contemporánea para valorar la producción de este importante artista catalán. Configurada a partir del trabajo de once escultores de renombre internacional, la muestra destaca la contribución de González al desarrollo de la escultura moderna y su influencia decisiva en la renovación de la forma tridimensional y el manejo del espacio.

En total se han reunido cuarenta y dos obras pertenecientes a diferentes estilos y corrientes firmadas por Andreu Alfaro, Martín Chirinos, Georg Herold, Jacques Lipchitz, Miquel Navarro, Reiner Ruthenbeck, Joel Shapiro, Tony Smith y David Smith.

Andreu Alfaro

Julio González Pellicer (Barcelona, España, 1876 - Arcueil, 1942) fue uno de los principales impulsores de la escultura moderna, debido especialmente al uso pionero y versátil del hierro. Gracias a su formación como orfebre y a las habilidades en la técnica de la soldadura autógena hizo del hierro la materia por excelencia de su expresión artística.

A partir de la década del treinta, el interés y la destreza con este material le permitió a González una manera diferente de pensar el volumen escultórico y su apertura hacia el espacio. Su obra se caracteriza por una especie de antiforma creada a partir de la combinación de planos mínimos y líneas de fuerzas que, gracias a la destreza en la soldadura, concluyen en una compleja coincidencia de escala ascendente y levedad. El carácter etéreo y frágil de su escultura, junto con la ruptura con el pesado volumen tradicional, actúan como un medio que conduce a la fecunda proyección de la obra en el espacio.

De Julio González, el IVAM posee la colección más importante y numerosa de obras, las cuales fueron donadas por sus herederas. Este acervo conforma lo que se conoce como el Centro Julio González, dedicado al estudio y difusión del legado de este escultor catalán. El claro perfil contemporáneo del IVAM, que convive con los orígenes modernos de su colección, actúa como el escenario más propicio para la obra de Julio González, la cual se ubica también en una especie de tensión entre modernidad y vanguardia.


La noción de constelación, empleada en la exposición como una red que articula a los artistas vinculados formal o conceptualmente con González, es el instrumento teórico que ayuda a desmontar cualquier posible fricción temporal entre los participantes. Este riesgo aumenta si se considera que como artista “del siglo pasado” los aportes de Julio González pudieran parecer como desconectados del arte contemporáneo.

En este sentido, la exposición se propone actualizar su papel en el desarrollo de los lenguajes escultóricos recientes a través de la relevancia estética del espacio como un elemento con el cual las esculturas intentan dialogar. La propuesta se organiza en cinco grupos temáticos: la transformación de la mirada y la percepción; los valores racionales e intuitivos; las formulaciones arquitectónicas y espaciales; los procesos y conciencia de la forma; y la estructura del objeto y su defensa de la ficción.

A lo largo del recorrido por la exhibición, y como ocurre con las constelaciones en general, las conexiones entre las obras configuran evidencias que son algunas muy palpables y otras que se insinúan apenas como matices. De este modo, la propuesta del IVAM, que no sigue un esquema retrospectivo, se concentra en llamar la atención sobre los aspectos que confirman a González como uno de los escultores más importantes del siglo XX.

"Las constelaciones de Julio González. Entre la representación y la abstracción". Institut Valencià d’Art Modern, IVAM. Guillem de Castro, Valencia, España. Del 23 de marzo de 2017 al 14 de enero de 2018. Comisario: Josep Salvador.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr