Ir al contenido principal

Ignacio Pinazo y las vanguardias. Afinidades electivas

Foto: IVAM

Una vía para reconocer y consolidar la importancia histórica de un personaje son los ejercicios de imaginación que fomentan diálogos entre hechos y situaciones de diferente época. En el caso del arte, se busca establecer antecedentes y proyecciones que permitan considerar los aportes de un creador y su obra más allá de los naturales límites cronológicos, de escuelas o de estilo.

Tal esfuerzo especulativo implica desmontar prejuicios y estrecheces de visión de modo que el contexto conceptual y sensible de cada obra surja como el mecanismo que active su relación con la de otros creadores con lenguajes y procederes de diverso orden.

Esta labor, que ya ha sido puesta en práctica en relación con movimientos como el romanticismo y el expresionismo abstracto, y también con artistas como Édouard Manet, Claude Monet, El Greco y Diego Velázquez, entre otros, actúa como una caja de resonancia que resulta útil para valorar la magnitud de una propuesta creativa.

En el caso de Ignacio Pinazo (Valencia, 1849-Godella, España, 1916), de quien se conmemora este año el centenario de su muerte, el IVAM ofrece una nutrida exposición que apoyada en este planteamiento, quiere hacer visible la faceta más moderna de este pintor a través de las afinidades que se puedan plantear con la producción de otros artistas de vanguardia.

Se trata de obras que amplifican el pensamiento artístico de Pinazo más allá de la época y los recursos plásticos que le fueron propios y que bajo el estimulante título de una novela de Goethe se reúnen ahora en el museo valenciano.

Para Ignacio Pinazo, uno de los más destacados artistas españoles de fin del siglo XIX, este modelo de análisis podría presentar la dificultad de la escasa proyección y presencia del maestro valenciano en el contexto histórico del arte europeo, lo que convierte en inéditas a muchas de las afinidades que se proponen en la exposición.

Sin embargo, tales relaciones parten de una tesis muy sólida que entiende a Pinazo como “un artista inserto en la cultura del naturalismo que evoluciona hacia visiones y tensiones más psicológicas y emotivas con el cambio de siglo”.

Desde esta perspectiva es posible la visión macroscópica de las intuiciones premodernas de Pinazo que previene de la agrupación de obras por el mero parecido formal entre ellas.

Así, la actitud renovadora y experimental, en sintonía con el momento de la pintura europea de su época, sirve de guía para destacar su cercanía con el impresionismo. Esto se aprecia en aspectos como la valoración de los empastes de su pintura, el inacabado expresivo de muchas de sus obras y en otros recursos discursivos de la materia pictórica: frotados, rayas, garabatos, chorreados y la elocuencia del soporte desnudo para fundir el espacio representado y el real.

Esta actitud claramente experimental lo ubica en el ámbito impreciso donde se mezclan la figuración y la abstracción, y donde la gestualidad y la materia parecen tornarse tan autónomas al punto que llevan a hablar de un “informalismo emocional”.

Esta amplitud conceptual es la que convida el trabajo de autores de orígenes y destinos tan dispares como Miquel Barceló, Pancho Cossío, Ramón Gaya, Alberto Greco, Herbert List, Robert Rauschenberg, Antonio Saura y Joaquín Torres-García, entre muchos otros que contribuyen a revelar el propio peso de Pinazo en el entramado de las artes de finales del siglo XIX y la actualidad.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Johann Wolfgang von Goethe (2005). Las afinidades electivas. Cátedra.

“Ignacio Pinazo y las vanguardias. Afinidades electivas”. Institut Valencià d'Art Modern - IVAM. Valencia, España. Del 8 de septiembre de 2016 al 17 de septiembre de 2017. Comisariado: Javier Pérez Rojas.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop