Ir al contenido principal

Ignacio Pinazo y las vanguardias. Afinidades electivas

Foto: IVAM

Una vía para reconocer y consolidar la importancia histórica de un personaje son los ejercicios de imaginación que fomentan diálogos entre hechos y situaciones de diferente época. En el caso del arte, se busca establecer antecedentes y proyecciones que permitan considerar los aportes de un creador y su obra más allá de los naturales límites cronológicos, de escuelas o de estilo.

Tal esfuerzo especulativo implica desmontar prejuicios y estrecheces de visión de modo que el contexto conceptual y sensible de cada obra surja como el mecanismo que active su relación con la de otros creadores con lenguajes y procederes de diverso orden.

Esta labor, que ya ha sido puesta en práctica en relación con movimientos como el romanticismo y el expresionismo abstracto, y también con artistas como Édouard Manet, Claude Monet, El Greco y Diego Velázquez, entre otros, actúa como una caja de resonancia que resulta útil para valorar la magnitud de una propuesta creativa.

En el caso de Ignacio Pinazo (Valencia, 1849-Godella, España, 1916), de quien se conmemora este año el centenario de su muerte, el IVAM ofrece una nutrida exposición que apoyada en este planteamiento, quiere hacer visible la faceta más moderna de este pintor a través de las afinidades que se puedan plantear con la producción de otros artistas de vanguardia.

Se trata de obras que amplifican el pensamiento artístico de Pinazo más allá de la época y los recursos plásticos que le fueron propios y que bajo el estimulante título de una novela de Goethe se reúnen ahora en el museo valenciano.

Para Ignacio Pinazo, uno de los más destacados artistas españoles de fin del siglo XIX, este modelo de análisis podría presentar la dificultad de la escasa proyección y presencia del maestro valenciano en el contexto histórico del arte europeo, lo que convierte en inéditas a muchas de las afinidades que se proponen en la exposición.

Sin embargo, tales relaciones parten de una tesis muy sólida que entiende a Pinazo como “un artista inserto en la cultura del naturalismo que evoluciona hacia visiones y tensiones más psicológicas y emotivas con el cambio de siglo”.

Desde esta perspectiva es posible la visión macroscópica de las intuiciones premodernas de Pinazo que previene de la agrupación de obras por el mero parecido formal entre ellas.

Así, la actitud renovadora y experimental, en sintonía con el momento de la pintura europea de su época, sirve de guía para destacar su cercanía con el impresionismo. Esto se aprecia en aspectos como la valoración de los empastes de su pintura, el inacabado expresivo de muchas de sus obras y en otros recursos discursivos de la materia pictórica: frotados, rayas, garabatos, chorreados y la elocuencia del soporte desnudo para fundir el espacio representado y el real.

Esta actitud claramente experimental lo ubica en el ámbito impreciso donde se mezclan la figuración y la abstracción, y donde la gestualidad y la materia parecen tornarse tan autónomas al punto que llevan a hablar de un “informalismo emocional”.

Esta amplitud conceptual es la que convida el trabajo de autores de orígenes y destinos tan dispares como Miquel Barceló, Pancho Cossío, Ramón Gaya, Alberto Greco, Herbert List, Robert Rauschenberg, Antonio Saura y Joaquín Torres-García, entre muchos otros que contribuyen a revelar el propio peso de Pinazo en el entramado de las artes de finales del siglo XIX y la actualidad.

También te puede interesar:
Johann Wolfgang von Goethe (2005). Las afinidades electivas. Cátedra.

“Ignacio Pinazo y las vanguardias. Afinidades electivas”. Institut Valencià d'Art Modern - IVAM. Valencia, España. Del 8 de septiembre de 2016 al 17 de septiembre de 2017. Comisario: Javier Pérez Rojas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prietas las filas

La exposición “Prietas las filas” estudia el régimen político y la ideología de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) a partir de los mecanismos de adoctrinamiento y propaganda que dieron lugar a una cotidianidad y una historia nacional inéditas en España. Para conseguirlo, la muestra hace una indagación transversal en la cultural material asociada a este período de censura y represión.

Dispuestos según un tratamiento didáctico, los objetos reunidos en sala ofrecen una visión muy completa de los símbolos inducidos por el régimen para redefinir la vida pública y privada, la función de la escuela, los roles de género y la cultura en general. La exposición se presenta en el Museu Valencià d'Etnologia desde el 19 de septiembre y su clausura, prevista para el 6 de enero, ha sido prorrogada hasta el 27 de este mes.


Uno de los logros más significativos de este proyecto es que sirve para que las generaciones que han nacido en democracia tengan una información más directa y vital a…

Joel Meyerowitz. Hacia la luz

Joel Meyerowitz es considerado un fotógrafo de la calle, una definición que lo ubica en la vertiente histórica de Henri Cartier-Bresson o Robert Frank.

Actualmente, este artista nacido en Nueva York (1938) presenta una exposición que lleva por título “Hacia la luz”. En ella se pueden apreciar dos de los rasgos fundamentales de su trabajo. Por una parte, el uso desprejuiciado del color, incluso en tiempos donde era casi imposible separar la fotografía de autor del clásico blanco y negro. Por la otra, un complejo encuadre fotográfico que incorpora el carácter fragmentario y los contrastes cotidianos de la vida urbana. Estos aspectos se anunciaron desde temprano en la obra de Meyerowitz y resultan relevantes en la exposición que ofrece Bombas Gens. Centre d’Art hasta el 10 de febrero.

Los organizadores de la muestra han seleccionado casi cien fotografíaspertenecientes a la Colección Per Amor a l‘Art, tomadas la mayoría en Málaga entre 1966 y 1967. De ese conjunto hay una selección de imá…

Soledad Sevilla. El patriarca

Soledad Sevilla (Valencia, 1944) ha ideado un proyecto específico para la fachada del IVAM. La obra consiste en una reproducción a gran escala de algunos azulejos que conforman el zócalo de uno de los muros del claustro de la iglesia del Patriarca, en Valencia.

El marcado diseño geométrico de aquellas piezas constituye la base de un recuerdo adolescente de la artista. Tras la aparente intrascendencia de la imagen seleccionada, el proyecto busca destacar las resonancias poéticas que pueden surgir de la asociación del ornamento cerámico, el vetusto inmueble y la ciudad natal de la artista. La hipótesis planteada es que en la fluencia libre y constante del recuerdo reside el alimento y el sustento de la mirada.

El proyecto forma parte del programa “El IVAM produce” y estará en exhibición desde el 17 de enero hasta el 16 de junio de 2019.

“Soledad Sevilla. El patriarca”. Institut Valencià d'Art Modern. Del 17 de enero hasta el 16 de junio de 2019. Más información en: ivam.es.

También t…