Ir al contenido principal

Julian Opie



El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna.

Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tales ideas se pueden apreciar en la muestra de este artista británico que ha organizado el Centro Cultural Bancaja con una amplia selección de trabajos recientes. Se trata de obras bidimensionales en tamaños que abarcan el mediano y el gran formato, y en técnicas y medios que incluyen la reproducción mecánica en acrílico y la animación digital.

La exposición permite comprobar las estrategias planteadas para lograr una experiencia estética que se nutre del ruido visual de la calle. Para ello se valió Opie del estudio de la gramática icónica de la ciudad y del humor como mecanismo para cuestionar la institucionalidad del arte. De este modo es posible generar interrogantes acerca de cómo vemos el mundo que nos rodea y de la validez de los sistemas de representación visual con que nos relacionamos habitualmente. Como consecuencia, la propuesta se manifiesta en unos principios formales que son útiles no solo para una mirada de lo urbano y el paisaje natural sino también del retrato y de la intimidad del cuerpo.

Opie parece partir de la claridad informativa y el peso institucional del pictograma para llevarlo a la dimensión vivencial y vital que resultó sacrificada en su proceso de abstracción. La propuesta del artista británico trasluce esa búsqueda de una imagen casi universal cuyo registro de lo cotidiano y lo fugaz es aún capaz de preservarse más allá de los límites sociales o culturales. Tras esa aparente figura sin complicaciones que elabora el artista es posible reflexionar acerca del valor contemporáneo de la imagen, sobre todo ahora que las fronteras entre el arte, el museo y la ciudad tienden finalmente a difuminarse.

Julian Opie. Centro Cultural Bancaja. Plaza de Tetuán, 23. Valencia. Del 28 de febrero al 25 de junio de 2017. Comisario: Fernando Castro Flórez.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Jonathan Watkins (2011). Julian Opie: Editions 1984 - 2011. Londres: Alan Cristea Gallery.

Julian Opie (2008). Shahnoza Dancing in Bra and Pants. Londres: Kit Grover Ltd.

Peter Noever (2008). Julian Opie Recent Works. Berlín: Hatje Cantz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr