Ir al contenido principal

Fina Gómez. El barco encallado




Fina Gómez (Maracay, Venezuela, 1920-Valle de Arán, España, 1997) fue una mecenas venezolana que en los años sesenta tuvo un papel de importancia promoviendo la carrera de varios artistas a través del premio que ella misma creo en el Salón Oficial. En aquellos años organizó varias exposiciones en España y Francia donde destacaba la riqueza del arte venezolano, desde lo aborigen hasta las manifestaciones más contemporáneas.  Su incursión en la fotografía se produce desde muy joven con trabajos que realiza en Nueva York entre las décadas del treinta y cuarenta. A mediados de los cincuenta comienza a acompañarse de la palabra poética de Lise Deharme (Fotografías, 1954), de Pierre Seghers (Piedras, 1958 y Dialogo, 1965) e Ida Gramcko (0 grados, norte franco, 1964).

La exposición “El barco encallado”, que presenta en Caracas la galería Cubo7 Espacio fotográfico, está compuesta por poco más de diez fotografías en blanco y negro realizadas en una playa de la región de Bretaña, en Francia, en 1964. El tema son objetos encontrados en la península de Quiberon: troncos de árboles y restos de embarcaciones. Junto con la quietud de esos objetos extraviados de la naturaleza, destaca también el tiempo lento del mar esculpiendo la madera. El resultado es una visión poética del objeto que apela a una mayor presencia sensible del espectador.

La consideración contemplativa del objeto fue muy apreciada a mediados de los años sesenta en Venezuela. Una vertiente del objeto artificial dispuesto como obra de arte la encontramos, por ejemplo, en Mario Abreu, Alejandro Otero o Jesús Rafael Soto. Que estos dos últimos artistas, provenientes del rigor formal de la geometría, hayan sucumbido a la elocuencia oculta del objeto, deja ver hasta qué punto la realidad se vio sensiblemente amplificada en estos años.  En el caso específico del desgaste de la madera por la acción del mar se puede mencionar también el trabajo de Elsa Gramcko, quien incorporó en su obra estos objetos encontrados para ahondar en este desafío al canon abstracto geométrico.


Fina Gómez. De la serie El barco encallado, 1964

En El barco encallado puedo destacar la selección del objeto fotografiado, los puntos de vista sorprendentes, la mirada de la artista que revela la cualidad más sensual de la madera desgastada por el oleaje marino. Hay como una exaltación del material en atributos casi escultóricos, como si Gómez nos descubriera insólitos volúmenes tallados por la parsimonia del tiempo reiterativo y eterno, y el olvido de los hombres. La expresividad autónoma de aquellos troncos y viejos barcos, detenidos en el vaivén de una playa, debe mucho también al acertado manejo lumínico, a esa luz plata de Bretaña que parece haber alimentado la riqueza de grises de estas magníficas fotografías. Finalmente, llama la atención el nivel de evasión en que la artista quiere colocar estos objetos, ese esfuerzo en reducir al máximo la cualidad de representación de la fotografía. Seguramente a ese interés se deba también la estrategia de vincular su obra con la sensibilidad poética de la palabra.

Comentarios

lo más visto

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…