Ir al contenido principal

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes


Imagen en cómic de un profesor y estudiantes en la acrópolis de Atenas,
Portada del libro Historia del arte en cómic, de Pedro Cifuentes

La cuestión del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos. Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, lo que puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree hay que abordar estos temas.

Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social. Una alternativa que ayude a los estudiantes en la comprensión de la historia del arte pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación

En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifuentes (Burriana, 1975). Se trata de una obra que ha sido editada por Desperta Ferro Ediciones gracias a una exitosa gestión de micro mecenazgo.

A lo largo de poco más de noventa páginas transcurren las lecciones de El Profe, sus cinco estudiantes y la mascota Lómper. Sin pretender ser un manual, el libro, dirigido principalmente a un público juvenil, abarca de un modo ameno algunos aspectos del arte clásico en Grecia y Roma, así como definiciones de arte y otros conceptos básicos.

Cuenta también con una sección dedicada a los héroes, reyes y dioses, y a lugares dignos de verse, así como un capítulo para la Hispania Romana. Trae además varios extras, un glosario y un adelanto de lo que será el segundo volumen de esta colección, que estará dedicado a la Edad Media.

Cómic de Pedro Cifuentes que ilustra un recorrido por Palmira guiado por Hipatia
Página interior del libro Historia del arte en cómic, de Pedro Cifuentes

Docere et delectare

El libro se presenta como una clase que, gracias a la imaginación, se convierte en un viaje donde los personajes interactúan con Leonardo Da Vinci, Safo, Atenea y Homero, entre otros. Siguiendo el viejo consejo, docere et delectare, la historia del arte se asume entonces como un tema que se puede disfrutar si se sabe combinar pasión, curiosidad y diversión. De este modo, la enseñanza supera los límites del tiempo en el aula y se convierte en parte de un proceso más duradero.

Una de las principales cualidades de esta obra de Pedro Cifuentes es su habilidad para resumir en viñetas ideas que en palabras tomaría un tiempo mayor explicar. Esto se debe a las posibilidades didácticas que el autor encuentra en los cómics y en su consideración como herramienta educativa de gran valor. Esta convicción le mereció ser reconocido con el Premio Nacional de Educación para el Desarrollo Vicente Ferrer (2010) y el Premio Materiales Didácticos Comunitat Valenciana (2011).

Si bien la obra puede resultar por momentos densa y plantear ligeras dificultades para seguir la secuencia narrativa, no deja de ser un producto muy útil y recomendable para estudiantes y público general interesados en entender el arte antiguo de una manera lúdica. Tal como se apunta en el prólogo: “este libro reúne la maestría artística de un excelente dibujante de viñetas con la vocación didáctica de un docente inquieto y siempre en busca de la mejora educativa en su aula”.


Historia del arte en cómic. El mundo clásico. Pedro Cifuentes. Desperta Ferro Ediciones, 2019. 91 páginas. 18,95 euros.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…