Ir al contenido principal

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes


Imagen en cómic de un profesor y estudiantes en la acrópolis de Atenas,
Portada del libro Historia del arte en cómic, de Pedro Cifuentes

La cuestión del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos. Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, lo que puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree hay que abordar estos temas.

Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social. Una alternativa que ayude a los estudiantes en la comprensión de la historia del arte pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación

En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifuentes (Burriana, 1975). Se trata de una obra que ha sido editada por Desperta Ferro Ediciones gracias a una exitosa gestión de micro mecenazgo.

A lo largo de poco más de noventa páginas transcurren las lecciones de El Profe, sus cinco estudiantes y la mascota Lómper. Sin pretender ser un manual, el libro, dirigido principalmente a un público juvenil, abarca de un modo ameno algunos aspectos del arte clásico en Grecia y Roma, así como definiciones de arte y otros conceptos básicos.

Cuenta también con una sección dedicada a los héroes, reyes y dioses, y a lugares dignos de verse, así como un capítulo para la Hispania Romana. Trae además varios extras, un glosario y un adelanto de lo que será el segundo volumen de esta colección, que estará dedicado a la Edad Media.

Cómic de Pedro Cifuentes que ilustra un recorrido por Palmira guiado por Hipatia
Página interior del libro Historia del arte en cómic, de Pedro Cifuentes

Docere et delectare

El libro se presenta como una clase que, gracias a la imaginación, se convierte en un viaje donde los personajes interactúan con Leonardo Da Vinci, Safo, Atenea y Homero, entre otros. Siguiendo el viejo consejo, docere et delectare, la historia del arte se asume entonces como un tema que se puede disfrutar si se sabe combinar pasión, curiosidad y diversión. De este modo, la enseñanza supera los límites del tiempo en el aula y se convierte en parte de un proceso más duradero.

Una de las principales cualidades de esta obra de Pedro Cifuentes es su habilidad para resumir en viñetas ideas que en palabras tomaría un tiempo mayor explicar. Esto se debe a las posibilidades didácticas que el autor encuentra en los cómics y en su consideración como herramienta educativa de gran valor. Esta convicción le mereció ser reconocido con el Premio Nacional de Educación para el Desarrollo Vicente Ferrer (2010) y el Premio Materiales Didácticos Comunitat Valenciana (2011).

Si bien la obra puede resultar por momentos densa y plantear ligeras dificultades para seguir la secuencia narrativa, no deja de ser un producto muy útil y recomendable para estudiantes y público general interesados en entender el arte antiguo de una manera lúdica. Tal como se apunta en el prólogo: “este libro reúne la maestría artística de un excelente dibujante de viñetas con la vocación didáctica de un docente inquieto y siempre en busca de la mejora educativa en su aula”.


Pedro Cifuentes. Historia del arte en cómic. El mundo clásico. Desperta Ferro Ediciones, 2019. 91 páginas.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop