Ir al contenido principal

María Gómez y la involución contemporánea de lo humano

Esculturas de la exposición "Involución" de la artista valenciana María Gómez
María Gómez. Involución. Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat. Foto: MuVIM

La propuesta de María Gómez se centra en esculturas figurativas de un estilo expresionista que conectan con preocupaciones sobre el destino del ser humano contemporáneo. Son personajes que han evolucionado en su naturaleza antropomórfica para conducir narrativas de la sociedad actual. Así, actúan como una especie de repositorio de referencias y asociaciones de gran repercusión psicológica y social. La cualidad inacabada de los extraños seres que crea María Gómez parece remitir a esa identidad informe con que los mass media definen la anonimia del individuo contemporáneo. Al respecto, la investigadora Ana Mafé García, en un texto para la exposición, habla de “un vacío interior que inunda la sociedad entera y es de vital importancia reconocerlo como propio para poder empezar a evolucionar como seres humanos”. Ese vacío sería también responsable de la falta de empatía social y de la pérdida de la capacidad de reconocernos en nuestros semejantes.

Estas ideas se recogen en el más reciente proyecto de María Gómez que se presenta en el Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM). En el espacio conocido como El Cubo, de gran atractivo por la manera como se integra en la vía pública, se han dispuesto las enigmáticas figuras de “Involución”. Tal es el nombre de esta instalación de varias esculturas realizadas en una combinación de técnicas que remiten al pasado y de materiales diversos que conectan con el presente. Las figuras no son producto de moldes sino que provienen directamente del modelado de la artista y sobre todo de su conocimiento de la anatomía humana. Esa maestría surge de sus vastos conocimientos en técnica artística e investigación del patrimonio, asignaturas que imparte en la Universitat de València.

María Gómez es graduada en bellas artes por la Universitat Politècnica de València y doctora por la de València. Según se lee en la exposición, Gómez destaca por su “pasión por la investigación, una capacidad titánica de trabajo y un poder creativo sobrecogedor”. Estas cualidades parecen necesarias para la triple faceta en que se desenvuelve esta creadora: la producción artística, la docencia y la restauración. En estas últimas destacan su investigación sobre las pinturas quemadas de la Catedral de Valencia en 1936 o el estudio sobre la anamorfosis.

“María Gómez Rodrigo. Involución”. Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM). El Cubo. Del 11 de julio al 29 de septiembre. Más información en: muvim.es.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Anamorfosis: El ángulo mágico. María Gómez Rodrigo. Publicacions de la Universitat de València, 2008, 152 páginas.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Ana Teresa Ortega. La memoria y su construcción

Con las foto-esculturas, Ana Teresa Ortega (Alicante, 1952) expandió aspectos sustanciales de la fotografía como son el vínculo con los medios de comunicación de masas, las industrias culturales y la marcada presencia de lo social. Tales elementos son empleados en su obra para conducir un discurso sobre la relación entre el individuo y la sociedad bajo el peso que imprimen la historia y sus condicionantes hegemónicos. En este proceso el soporte tradicional del papel es desplazado por telas, películas y metacrilatos que contribuyen a un juego espacial que realza el protagonismo de los personajes, paisajes y documentos de sus obras.


El Centre del Carme ha organizado la exposición “Pasado y presente. La memoria y su construcción” donde se puede apreciar el trabajo de esta artista alicantina realizado entre los noventa y el presente. El recorrido de la muestra no se atiene a un orden cronológico sino que aprovecha los compartimientos de la sala Goerlich-Ferreres para alojar cada uno de l…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…