Ir al contenido principal

Little Black Dress: de la moda y la diversidad del cuerpo


El little black dress es un concepto referido a una prenda de vestir que la industria de la moda promueve como imprescindible en el fondo de armario de toda mujer, una idea que visualmente se ha convertido en un prototipo publicitario que hoy en día define la imagen aspiracional del cuerpo femenino.

La artista visual y activista Yolanda Domínguez (Madrid, 1977) ha tomado el término little black dress para titular la propuesta que en el marco del Photon Festival 2019 está presentando en el Centre Cultural La Nau. Con ella busca elaborar una crítica a la representación de la mujer que se promueve insistentemente desde el sistema de la moda.


La estrategia de Domínguez consistió en escoger un LBD (sigla fashionista para el little black dress) de la talla 38 europea, entregárselo a mujeres de diferentes orígenes étnicos, dimensiones físicas y edades para que lo usaran y hacerles una fotografía. El resultado ha revelado la falta de correspondencia entre el cuerpo ideal de mujer que suele aparecer en los medios de comunicación y la diversidad de cuerpos que existen en la vida real.


La propuesta es de gran impacto visual no tanto por el tamaño monumental de las fotografías dispuestas en el patio de la Universitat de València, o por el contraste entre el vestido y las mujeres que lo llevan, sino por la actitud de las retratadas que parecen desafiar los límites físicos y sociales que la prenda pretende establecer.


Yolanda Domínguez ve en el arte una vía para transformar el mundo. Con este objetivo su práctica se ubica más allá de la denuncia del conflicto y se desenvuelve en acciones que fomentan un vínculo entre las personas. El trabajo resultante supera la condición de objeto artístico y actúa como el testimonio de un proceso que aspira a favorecer el empoderamiento colectivo.

“Yolanda Domínguez. Little Black Dress”. Centre Cultural La Nau. Del 7 de mayo al 9 de junio 2019. Comisariado: Más información en: www.uv.es

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop