Ir al contenido principal

En Distopía, Juan Cuéllar se vale del dibujo para señalar el vacío de la modernidad


Podría decirse que la naturaleza del dibujo es exploratoria, se funda en la observación y se desarrolla en la reflexión. El dibujo puede ser útil para esbozar un registro rápido de lo circundante pero también para un análisis más sustantivo de los objetos a partir de la forma y el contorno. A diferencia de la pintura, que se explaya en la sensibilidad de la mancha, el dibujo parece concentrarse en la esencia (más racional) de la línea. Por ello, el dibujo se hallaría a un paso de la representación fidedigna, contrario a la pintura cuya poética es siempre un estímulo para la abstracción emotiva.

Estos pensamientos acerca del dibujo podrían ser útiles para abordar el más reciente proyecto del artista Juan Cuéllar (Valencia, 1967). Reunidas bajo el título de “Distopía”, las obras que se presentan ahora en el Centre Cultural La Nau se articulan en la línea y el trazo como técnica predominante. Tal influjo se manifiesta también en las pinturas que se suman a esta selección de trabajos realizados desde 2015. A partir de sus cualidades técnicas y expresivas, el autor se sirve del dibujo para construir una reflexión acerca de los desvaríos utópicos del proyecto moderno.


Un proyecto, en general, es en gran medida un dibujo, ya sea como esbozo o como idea más avanzada. En el caso del proyecto moderno, en especial el de la primera mitad del siglo XX, mucho de su imaginario colectivo está fundado en una propuesta de futuro que primero tuvo que ser dibujada para poder ser comunicada. De allí que no resulte extraño que Juan Cuéllar se valga de este medio para señalar, desde un contexto contemporáneo, las contradicciones de una modernidad que ya lejos de su cualidad de promesa se asume ahora como la imagen de un futuro que nunca ocurrió o que lo hizo de manera fallida.



El signo de esa ausencia parece proponerse en una circunferencia blanca que, suerte de leit motiv, el artista inserta en los ambientes de sus obras. El círculo en blanco actúa como un símbolo que trastoca el virtuosismo representacional del dibujo y al mismo tiempo alude a una sensación de vacío. El círculo, y a veces también una forma rectilínea, con su condición de geometría perfecta, concluyen la operación crítica de la obra de Cuéllar, que no sólo reproduce la imagen idealizada y estéril de una sociedad en sus variantes de familia, espacio público y naturaleza, sino que además la desestabiliza desde el vacío que siempre habría estado latente en el ideal moderno.


“Juan Cuéllar. Distopía. Sala Oberta del Centre Cultural La Nau. Del 5 de junio al 9 de septiembre de 2018. Comisariado: Vicente Pla. 

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Lettera 22

En esa especie de autobiografía intelectual que es Menos que uno, Joseph Brodsky refiere lo que le motivó a escribir en inglés. Era el verano de 1977 y ya habían pasado cinco años desde el inicio de su exilio estadounidense.

Además de dedicarse a hacer ensayos, traducciones y algún poema en su nueva lengua, el propósito principal del poeta ruso era aproximarse a quien consideraba la mente más privilegiada del siglo XX: Wystan Hugh Auden.

Sin embargo, y este es el detalle que ahora nos interesa, para confirmar su determinación Brodsky se fue hasta una tienda en la sexta avenida de Nueva York y una vez allí se compró una Lettera 22.


La Lettera 22 era una máquina de escribir portátil fabricada por la empresa italiana Olivetti. Fue diseñada por Marcello Nizzoli en 1949, un laureado diseñador y arquitecto, quien también creó otros objetos célebres como la máquina de coser Mirella para Necchi.

La principal promesa de la Lettera 22 era su portabilidad y en aquella época tal cualidad se expr…

Anzo. Aislamientos

En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente.

En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor económico se centró en el fomento del turismo. Esto implicó una cierta apertura por parte de la dictadura que fue aprovechada por Estampa Popular para filtrar su arte de crítica social. Tal cuestionamiento se orientó también al papel que las mejoras económicas tuvieron en la aparición de un sector industrial, empresarial y de servicios hasta entonces inédito.


Estos últimos aspectos, en especial su deriva tecnológica, fueron de gran interés para Anzo, quien mediante un hábil manejo de los recursos del pop art pud…