Ir al contenido principal

En Distopía, Juan Cuéllar se vale del dibujo para señalar el vacío de la modernidad


Podría decirse que la naturaleza del dibujo es exploratoria, se funda en la observación y se desarrolla en la reflexión. El dibujo puede ser útil para esbozar un registro rápido de lo circundante pero también para un análisis más sustantivo de los objetos a partir de la forma y el contorno. A diferencia de la pintura, que se explaya en la sensibilidad de la mancha, el dibujo parece concentrarse en la esencia (más racional) de la línea. Por ello, el dibujo se hallaría a un paso de la representación fidedigna, contrario a la pintura cuya poética es siempre un estímulo para la abstracción emotiva.

Estos pensamientos acerca del dibujo podrían ser útiles para abordar el más reciente proyecto del artista Juan Cuéllar (Valencia, 1967). Reunidas bajo el título de “Distopía”, las obras que se presentan ahora en el Centre Cultural La Nau se articulan en la línea y el trazo como técnica predominante. Tal influjo se manifiesta también en las pinturas que se suman a esta selección de trabajos realizados desde 2015. A partir de sus cualidades técnicas y expresivas, el autor se sirve del dibujo para construir una reflexión acerca de los desvaríos utópicos del proyecto moderno.


Un proyecto, en general, es en gran medida un dibujo, ya sea como esbozo o como idea más avanzada. En el caso del proyecto moderno, en especial el de la primera mitad del siglo XX, mucho de su imaginario colectivo está fundado en una propuesta de futuro que primero tuvo que ser dibujada para poder ser comunicada. De allí que no resulte extraño que Juan Cuéllar se valga de este medio para señalar, desde un contexto contemporáneo, las contradicciones de una modernidad que ya lejos de su cualidad de promesa se asume ahora como la imagen de un futuro que nunca ocurrió o que lo hizo de manera fallida.



El signo de esa ausencia parece proponerse en una circunferencia blanca que, suerte de leit motiv, el artista inserta en los ambientes de sus obras. El círculo en blanco actúa como un símbolo que trastoca el virtuosismo representacional del dibujo y al mismo tiempo alude a una sensación de vacío. El círculo, y a veces también una forma rectilínea, con su condición de geometría perfecta, concluyen la operación crítica de la obra de Cuéllar, que no sólo reproduce la imagen idealizada y estéril de una sociedad en sus variantes de familia, espacio público y naturaleza, sino que además la desestabiliza desde el vacío que siempre habría estado latente en el ideal moderno.


“Juan Cuéllar. Distopía. Sala Oberta del Centre Cultural La Nau. Del 5 de junio al 9 de septiembre de 2018. Comisariado: Vicente Pla. 

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Morton Feldman

Morton Feldman (Nueva York, 1926-1987) fue un compositor estadounidense de obras que destacan por sus delicadas y envolventes notas de extensa duración. Figura destacada de la música académica del siglo XX, es considerado un pionero de la llamada música indeterminada.

La influencia de John Cage y el círculo creativo de Nueva York Durante su infancia tomó clases de piano con Vera Maurina-Press. Luego estudió composición con Wallingford Riegger, uno de los primeros seguidores estadounidenses de Arnold Schoenberg, y con Stefan Wolpe, quien se había formado con los también músicos experimentales Franz Schreker y Anton Webern. En 1950, durante a una audición de una obra de Webern a cargo de la Filarmónica de Nueva York, conoció a John Cage, quien se convertiría en una de las influencias más importantes de su carrera. Gracias a Cage, pudo entrar en contacto con figuras de gran notoriedad en el mundo artístico de Nueva York, como Jackson Pollock, Robert Rauschenberg, Richard Lippold, Frank …

Manuel Quintana Castillo. Pintura topológica

A comienzos de los años noventa, Manuel Quintana Castillo elaboró una reflexión sobre el espacio pictórico a partir de una rama de la geometría conocida como topología, una disciplina cuyas aplicaciones buscan establecer modelos o estructuras para espacios inestables. La interpretación artística de este planteamiento por parte del artista venezolano, corresponde a la etapa en su trayectoria conocida como la pintura topológica. El resultado es una propuesta en la cual los signos, las caligrafías y las líneas atienden a una noción del espacio entendido como continuidad, en el que puedan convivir el azar y la racionalidad de las estructuras geométricas.

El propósito es reivindicar la superficie bidimensional y el espacio plano del cuadro, el cual ya no pretende ser ilusorio, sino real y concreto. De esta manera, la pintura deja de ser el reflejo o el instrumento comunicativo de otras realidades para convertirse en una realidad sustantiva y a la vez integrante de la totalidad del mundo, …