Ir al contenido principal

Cristina Lucas. Box

Foto: IVAM

Box es la primera de las intervenciones efímeras que forman parte del programa “El IVAM produce”. El proyecto consiste en una fotografía de la artista Cristina Lucas (Jaén, 1973) que reproduce el interior de un nicho mortuorio.

El tratamiento de la imagen, tan descontextualizado y carente de mayores referencias, dio lugar a un austero e inquietante prisma ortogonal que desde sus 9 x 9 metros extendidos sobre una sección de la fachada del museo, se abre a todo un cruce de significados.

Por una parte es una vista de un contenedor funerario que alude al carácter efímero de la vida y a la condición universal de la muerte, y por la otra es la representación de un volumen de geometría desnuda que remite a los pioneros del arte abstracto y a la idea de caja blanca tan afín a la museología moderna.

El concepto museológico del cubo blanco surgió como una manera de garantizar un espacio expositivo neutral capaz de aislar la obra de arte de su contexto inmediato y de garantizar al espectador una experiencia de contemplación pura.

Hoy en día, sin embargo, la tendencia es abrir el museo más allá de sus muros físicos y fomentar un intercambio más integrador en lo social.

A ello ha contribuido el internet y el auge de las redes sociales, pero también un programa expositivo que valora espacios alternativos del propio museo, donde más que la contemplación se tiende a destacar el carácter relacional que pueda propiciar la obra.

En este clima de intenciones resultan coherentes propuestas que incorporen estrategias para subvertir el predominio del cubo blanco como vía única para la interrelación artística.

Así, este tipo de intervenciones llegan a producir cambios en el modo de percibir y relacionarse con el edificio, con significados que se intensifican por la propia temporalidad del proyecto.

Una estrategia para contaminar la imagen aséptica del cubo blanco podría plantearse a través de contenidos asociados a la muerte, no en el sentido escatólogico del término sino como una suerte de vanitas latente que remitiría a la intrascendencia muchas veces señalalada de la utopía moderna.

Algunos de estos contenidos ya han sido asumidos por la arquitectura funeraria más contemporánea y demuestran su pertinencia para ser usados como vía para la resignificación del espacio del museo.


Desde estas ideas se podría abordar el proyecto de la artista multidisciplinar Cristina Lucas para el IVAM, en el cual propone una reflexión sobre aspectos que atañen a lo permanente y lo efímero a través de un lenguaje que nunca ha sido extraño a estas ideas como es la geometría.

En este caso, la artista parece recuperar las nociones de cuerpo y tránsito que habían sido excluidas por el ideal de un espectador etéreo y contemplativo ubicado en el contenedor prístino del museo.

A este fin resulta propicio el emplazamiento de la obra en el exterior del edificio, donde la enigmática fotografía de Lucas debe convivir con la transitoriedad de lo cotidiano, con la percepción más diáfana de lo temporal y con otras expresiones como la publicidad que pugnan también por el imaginario de sus propias promesas, recordándonos que en medio de tanta futilidad habrá siempre una permanencia que nos trasciende.

"Cristina Lucas. Box". Institut Valencià d’Art Modern, IVAM. Guillem de Castro, Valencia, España. Del 20 de enero al 15 de octubre de 2017.


También te puede interesar:
Brian O'Doherty (2000). Inside the White Cube: The Ideology of the Gallery Space. University of California Press.

Kasimir Malevich (2013). El mundo no objetivo. Gegner.

Sergio Rubira y Cristina Lucas (2017). Wavelength. Longitud de onda. Arte y Fotografía.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…