Ir al contenido principal

Helena Almeida. Corpus




Nacida en 1934, Helena Almeida desarrolló a finales de los años sesenta una propuesta basada en la abstracción geométrica, a la que incorporó nociones del arte conceptual, el performance y la valoración del cuerpo. Estas influencias propiciaron una consideración alternativa de los materiales propios de la pintura, con lo cual los lienzos y bastidores asumieron un carácter protagónico, a modo de pieles y armazones que trastornaron la estabilidad de las formas geométricas y dieron a sus obras la cualidad de lo "habitable".



La sublimación de los medios de la pintura para convertirlos en cuerpos que habitan un espacio real, dio paso en los setenta al aislamiento de la pincelada como unidad mínima de lo pictórico. A partir de allí, a través de un elaborado vaivén entre el espacio ilusorio y el real de la imagen, Almeida construyó un discurso diáfano, poético y esencial acerca del signo visual, la pintura, el autor y la modelo. Este entramado se despliega en una secuencia cinematográfico que gracias a la fotografía manipulada, hace que el juego que propone la artista se extienda hasta una estimulante simulación de lo veraz.

Luego de su paso por Lisboa, Bruselas y París, la exposición "Corpus", de Helena Almeida, que se presenta en el IVAM plantea un recorrido por la fecunda trayectoria de esta artista portuguesa, considerada una de las más importantes de su país. En la muestra se reúnen pinturas, fotografías y vídeos realizados entre la década del sesenta y el presente que brindan una visión muy asequible acerca de la dimensión del aporte de esta creadora al arte contemporáneo. La curaduría a cargo de João Ribas y Marta Almeida organizó la exposición en un sentido cronológico, que a su vez pone de manifiesto la coherencia del pensamiento de la artista, un aspecto que se ve reforzado por la inclusión de los bocetos preparatorios de sus proyectos.

El alcance de la producción de Almeida es sin duda de un gran valor para entender el devenir del arte contemporáneo, sobre todo si se aprecia la desarticulación que ella propone de algunas de las premisas que sostuvieron el arte moderno: la primacía del autor, la separación de medios y disciplinas, el papel menor o pasivo de la mujer como artista o modelo de la obra, la frontera entre ficción y realidad. Esta operación de desmontaje se confirma acertadamente en la contundencia comunicacional de sus imágenes, y sobre todo en esa invitación velada que hace al espectador para que de manera lúdica y crítica se disponga también a una interpretación creativa de lo visual.

“Helena Almeida. Corpus". Institut Valenciá d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 16 de febrero al 18 de junio de 2017. Comisarios: João Ribas y Marta Almeida.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…