Ir al contenido principal

Cuerpos en lucha



En los últimos años, los estudios museológicos han promovido una línea de investigación que atiende al papel que los museos y sus colecciones pueden cumplir en el fomento y preservación de la salud y bienestar de la gente. Este interés, localizado principalmente en museos y universidades del Reino Unido, puede deberse a la mayor implicación que las instituciones museísticas experimentaron a medida que se especializaban en los estudios de público, labor que se ha visto ampliamente reforzada gracias al uso de las redes sociales.

Esta área de acción le ha permitido al museo conocer mejor a sus visitantes, sus motivaciones y necesidades y en función de ello planificar con más acierto sus actividades y afinar su pertinencia social.

Un componente importante de las audiencias de estos espacios culturales son los llamados adultos mayores, jubilados con tiempo libre y más o menos recursos económicos e intelectuales para involucrarse en una visita a una exposición, un taller de creatividad o una conferencia. Pero el detalle de esta población deja ver también un público que a medida que aumenta su expectativa de vida, debe convivir muchas veces con una serie de condiciones particulares de salud y enfermedades que definen no solo su relación con los centros de arte sino también con la sociedad en general. Y este es el espacio donde los museos se quieren implicar.

Bajo este enfoque algunos museos han propiciado el encuentro entre los contenidos de sus colecciones y conceptos como enfermedad, muerte o depresión, que son muchas veces difíciles de tratar más allá de la lógica del ámbito hospitalario. Dentro de las experiencias que generan estas nuevas alternativas museológicas se podría ubicar la exposición "Cuerpos en lucha. Enfermedad y auto-representación" que ofrece Las Naves, Espai d'innovació i creació. Esta muestra se propone, a través de la escritura y las artes visuales, ampliar el horizonte de sentido del enfermo a través de nociones como soledad, dolor, frustración y conflicto de identidad, las cuales suelen excluirse del protocolo clínico de la medicina.

La preparación del proyecto estuvo integrado en un ciclo de talleres y encuentros del que surgieron testimonios escritos y visuales de gran impacto emotivo que conforman el trabajo que se muestra en sala. La selección incluye una sugerente fotografía que hace de introducción al significado del cuerpo y continúa con extractos gráficos y sonoros de las declaraciones de los participantes, así como fotografías y vídeos que muestran una cotidianidad del afectado que invita a reflexionar sobre términos como "enfermo" y "paciente". De este modo, la exposición promueve vías para una aproximación más integradora de la enfermedad como un hecho que demanda una mayor conciencia humana y social.

"Cuerpos en lucha. Enfermedad y auto-representación". Las Naves, Espai d'innovació i creació. Juan Verdeguer 16, Valencia. Del 9 de enero al 25 de febrero de 2017. Comisario: Miguel Ángel Martínez. Colabora: Asociación de Mujeres Mastectomizadas y afectadas de cáncer de mama de la Comunidad Valenciana (AMMCOVA) y Asociación CARENA (enfermos de cáncer).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr