Ir al contenido principal

Álter-ego: una exploración del retrato


La Colección Mercantil se ha planteado hacer un estudio del retrato que supera la convencional noción de género artístico propio de épocas remotas. Haciendo una especie de viaje por la línea de tiempo que cubre el siglo XIX hasta el presente, la exposición "Álter-ego: lecturas del retrato" ofrece al público una selección de poco más de cuarenta obras donde el retrato opera como un medio que permite reconocer la fisonomía de un individuo, pero también comunicar su condición psíquica, el valor social y su peso histórico. En función del objetivo de la muestra, el retrato también podría dar cuenta de la fisonomía política de la sociedad que le ha servido de marco.

Como un género que se impuso gracias a las estructuras del poder —eclesiástico en un principio, luego militar y burgués—, la exposición despliega un conjunto de obras que evidencian la voluntad del poder de expresarse a través del talento artístico. El visitante se encontrará con valiosos ejemplos concentrados en los héroes de la independencia de Venezuela, Simón Bolívar y José Antonio Páez. Uno de los textos del catálogo, a cargo de Roldán Esteva-Grillet, da cuenta de este perfil histórico del retrato y ayuda mucho a poner en perspectiva los elementos semánticos que persisten en su manifestación contemporánea.

Así como hay una visión historicista, también se cuenta con una consideración del género desde una profundización del retratado, ya no como un personaje que la pintura termina convirtiendo en símbolo, sino buscando trascender todo el aparataje atávico que envuelve a la efigie hasta llegar al ego que es su esencia primaria. Un interesante ensayo de Emilio J. Narciso nos aproxima a las maneras en que el yo se construye en su acepción psíquica, social y cultural, y al surgimiento de la imagen como soporte de una identidad donde los grupos pueden reconocerse.

La exposición está dividida en dos secciones. La primera, titulada Modelos y creencias, atiende al modo en que el retrato construye idealizaciones de origen divino, histórico o que se concentran en la naturaleza inasible del cuerpo representado. También, a la inversa, a la puesta en escena del tiempo libre como una forma de captar situaciones desprovistas —aparentemente— del entramado convencional del género que tiende a situar al retratado fuera de contexto

La segunda sección, identificada como Formas y conductas, se ubica en el sentido clásico del retrato como contenedor de fisonomías y connotador de una personalidad. Así, se explora la ya mencionada función de consolidar un atributo de poder, pero también — lo que puede resultar más inquietante— se indaga en las relaciones de lo que es “igual” y lo que es “otro” en un retrato, y que son producto de una negociación más allá del acuerdo entre el retratado y el artista.

La propuesta del equipo curatorial se extiende hacia otras vertientes de interpretación que en general contribuyen a resaltar la vigencia del interés por la imagen del rostro y del cuerpo. Este empeño nos lleva a los tiempos más remotos de la historia, y hoy lo podríamos extender al selfie, esa variante del género donde millones de individuos posan para el objetivo de sus teléfonos móviles en las infinitas réplicas de un ego que se dispersa a través de la redes sociales. En todo caso, en esta nueva revisión del retrato que emprende la Colección Mercantil se mantiene en evidencia esa complejidad que envuelve el enigmático momento en que un humano mira a otro humano y surge, tal vez para sorpresa de ambos, el álter ego hecho en otra dimensión, la del arte, casi siempre.

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…